mundo

Primera dama de Perú declara ante fiscal por caso de supuesto tráfico de influencias

Lilia Paredes es investigada nuevamente, esta vez por tráfico de influencias.


La esposa del presidente peruano Pedro Castillo, Lilia Paredes, declaró este viernes durante tres horas ante un fiscal que investiga una causa por supuesto tráfico de influencias que involucra a su hermana.

La primera dama “contestó a todas las preguntas que el Ministerio Público le realizó, pudiendo haber guardado silencio”, indicó su abogado, Benji Espinoza, tras finalizar el interrogatorio. “Han sido más de 30 preguntas que se han hecho durante tres horas”, dijo el abogado a los periodistas afuera de la sede de la Fiscalía en Lima, sin revelar lo que declaró su cliente ante el fiscal Jony Peña.

La Fiscalía citó a la primera dama luego de que un programa dominical de televisión afirmara que su hermana Yenifer Paredes y un empresario de la construcción ofrecían obras de saneamiento en un pueblo de Cajamarca, la región del norte de Perú de donde son originarios el mandatario y su familia.

El empresario cuestionado, Jhony Espino, se había reunido con la primera dama en Lima, lo que fue conocido por la Fiscalía al revisar los libros de visita del palacio de gobierno.

El programa Cuarto Poder exhibió un video, grabado en septiembre de 2021, en el que se ve a Yenifer Paredes y Espino en una reunión con los pobladores durante la cual supuestamente hablan sobre las obras de saneamiento. Ambos están citados a declarar el lunes ante el fiscal Peña.

Espino ha visitado cinco veces el palacio de gobierno durante la gestión de Castillo, iniciada hace casi un año, según el portal de transparencia del Estado.

El 13 de mayo, la primera dama también compareció ante la Fiscalía por otro caso de presunta corrupción que salpica al mandatario, pero en esa ocasión se acogió a su derecho a guardar silencio.

Además, el 17 de junio Castillo declaró durante cuatro horas ante un fiscal que lo investiga por presunto tráfico de influencias, organización criminal y colusión agravada, por una causa que involucra a dos sobrinos y a dos exfuncionarios de confianza.

Presidente de Perú nombra a su segundo ministro del Interior en menos de dos meses

El presidente de Perú, Pedro Castillo, nombró esta semana al nuevo ministro del Interior, Mariano González Fernández, menos de dos meses después de que jurase el cargo el exministro Dimitri Senmache, que hace cuatro días abandonó el cargo después que el Congreso peruano sacara adelante una moción de censura en su contra.

González Fernández se ha desempeñado anteriormente como titular de la cartera de Defensa en 2016. Aunque, tras renunciar al cargo, se reincorporó como representante de Perú en el Parlamento, en el cual llegó a ser elegido de manera unánime como vicepresidente en 2017 y en 2020, según informó el Ejecutivo en una misiva.

El nuevo ministro del Interior reemplaza en el cargo a Dimitri Senmache Artola, que con 78 votos a favor, 29 en contra y ocho abstenciones, se vio obligado el pasado viernes a dejar el cargo por orden del Congreso de Perú, con motivo de la fuga del exministro de Transportes Juan Silva.

Entre los votos a favor de la moción, se encontraban los de la bancada de Perú Libre –el partido de Pedro Castillo–, convirtiendo a Senmache en el cuarto integrante del Ejecutivo de Castillo en ser apartado de su puesto desde el Parlamento peruano, y el segundo en ocupar la cartera de Interior.

Senmache había jurado al cargo hace poco más de un mes, el 22 de mayo, en reemplazo del exministro del Interior Alfonso Chávarry. Según el reglamento del Congreso, el ministro censurado debe renunciar y el presidente de la República debe aceptar la dimisión dentro de las 72 horas siguientes.

*Con información de la AFP.