mundo

Siguen las críticas a Catar, pero el país no escucha más críticas al mundial

A menos de dos meses del inicio del mundial, en Catar dicen que cerrarán diálogo ante críticas.


Faltan menos de dos meses para que inicie el evento deportivo más importante del mundo en Catar, un pequeño golfo de 2,8 millones de habitantes. Por ahora el país no escuchará ni atenderá más críticas al evento, de acuerdo con Hassan al Thawadi, Secretario General del comité organizador.

Desde el año 2010 cuando la FIFA anunció que este país sería sede del mundial, las críticas comenzaron porque se realizaría allí el evento, a pesar de que el país ni siquiera se había clasificado para un mundial antes.

Poco respeto a los derechos humanos en Catar

Las críticas a la sede están dirigidas en varios sentidos. La más importante está relacionada con la explotación de los trabajadores, que en su mayoría provienen de países como Nepal, Bangladesh e India y se encuentran contratados en condiciones inadecuadas por la falta de garantías de seguridad y garantías laborales. De acuerdo Amnistía Internacional, muchos trabajadores tienen que esperar varios meses para recibir sus salarios y en muchos casos no pueden salir del país, porque tienen millonarias deudas que adquirieron para conseguir el empleo con reclutadores, pagando hasta 4.300 dólares por adquirir su derecho a trabajar.

Las agencias que hicieron de intermediarias para conseguir los trabajos, hicieron según las denuncias falsas promesas al momento del reclutamiento. Por ejemplo varios obreros de Nepal han denunciado que en su país les prometieron 300 dólares de pago mensual, cuando en realidad están recibiendo 190, y dado que están lejos de su lugar de origen no encuentran muchas formas de protegerse frente a los abusos. también se han conocido casos de personas contratadas en la construcción de los estadios, especialmente los estadios de Jalifa y Aspire Zone, que no reciben el sueldo mes a mes, se les retiene su compensación por largo tiempo y no pueden comprar alimentos ni enviar nada a su familia.

Como muchos empleados vienen con permisos de residencia, necesitan que sus empleadores expidan y renueven los permisos para continuar trabajando. Cosa que varios empleadores han decidido no hacer, haciéndolos así propensos a ser sancionados por trabajar sin autorización. Justamente por esa condición muchos de ellos no pueden salir de la zona donde trabajan y viven, para evitar problemas con las autoridades. Algunos han querido simplemente renunciar, pero se han encontrado con que retienen sus pasaportes. La denuncia más grave es que más de 7000 personas han muerto durante la construcción de los estadios, por la falta de garantías de seguridad.

Otros cuestionamientos al país, se relacionan con la prohibición del homosexualismo en la isla, ya que las relaciones entre dos personas del mismo género están condenadas con siete años de cárcel. Aunque algunas autoridades del país han declarado recientemente que la comunidad LGBT será bienvenida, la duda permanece abierta porque Catar es aún uno de los países del mundo que considera delito la orientación sexual.

Respuesta a críticas que según dicen, ya no responderán

De acuerdo con el vocero de la organización “Catar superó desde hace tiempo el momento de responder a los escépticos sobre su capacidad de organizar la Copa del Mundo” y dice que ellos saben desde el primer día, que probarán con los hechos, la gran capacidad de Catar para realizar un evento de esta magnitud.

Autoridades cataríes antes se han excusado de las críticas poniendo el caso de Rusia, que en 2014 se anexó Crimea ante el rechazo de la comunidad internacional, pero aún así fue sede del mundial en 2018, ante el silencio de organismos internacionales.

A menos de dos meses del partido inaugural, entre Catar y Ecuador, los ocho estadios en los que se jugarán los 64 partidos del torneo ya están preparados.

Más de un millón de visitantes viajarán para la Copa del Mundo, prevista entre el 20 de noviembre y el 18 de diciembre, con un partido inaugural que será entre Catar y Ecuador.