mundo

Suiza no rompe su neutralidad: prohibió uso de su espacio aéreo para transportar armas

El estatus de país neutral le impone algunas condiciones a Suiza y están reglamentadas en el Derecho Internacional.


En el marco de la actual crisis bélica que centra sus ojos del mundo y que se refiere a la invasión de tropas rusas a territorio ucraniano, y a los esfuerzos de los países de Occidente por repeler la situación mediante la imposición de sanciones económicas y apoyo armamentístico a la resistencia de Kiev, Suiza elevó una prohibición: no permitirá que su territorio sea sobrevolado por quienes deseen suministrar armas que aticen el conflicto.

El anuncio fue hecho este viernes 11 de marzo por el Gobierno de ese país y va en la misma senda que por años ha defendido Suiza: su doctrina de neutralidad militar.

“En relación con la agresión rusa contra Ucrania, el Consejo Federal decidió (...) que las solicitudes de sobrevuelos sobre el territorio suizo de las partes en conflicto y otros estados con el fin de aportar un apoyo militar a las partes, incluso a través de la entrega de material bélico, no serán aceptadas”, advirtió el Gobierno suizo a través de un comunicado recogido por diversos medios internacionales.

Sin embargo, cabe la pena destacar que dicha disposición no contempla el veto al sobrevuelo de aeronaves de corte militar, adscritas a los países en conflicto, o de otros estados, siempre y cuando dichos sobrevuelos respondan a labores humanitarias como el transporte de ayudas para los afectados e incluso el mismo transporte de heridos.

Suiza y su carácter neutral

La neutralidad de Suiza tiene un carácter histórico, e incluso está consignada en una ley nacional que dispone que el país “no puede participar en una guerra internacional”.

Esta posición mundialmente reconocida forma parte de los principios básicos de la conformación del Estado suizo y ha sido una permanente incluso desde mediados de los años 1640, tal y como lo recordó el mismo Gobierno nacional con ocasión del inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, en el que se recuerda que el carácter de “neutralidad militar” que ha expuesto Suiza desde siglos atrás, incluso cuenta con el mismo reconocimiento de las grandes potencias europeas de inicio del siglo XIX.

En un documento que data de 1815, la “neutralidad militar permanente de Suiza” fue reconocida por Rusia, Inglaterra, Prusia, Austria y Francia, y hace parte de los acuerdos suscritos en el marco del Congreso de Viena.

De acuerdo con lo recogido por medios internacionales, la neutralidad de Suiza es un aspecto masivamente aceptado en su población, es eje fundamental de su política exterior e incluso podría ser visto hasta como una de las claves de su acervo identitario.

Referido ‘derecho a la neutralidad’ es un estatus contemplado en las Convenciones de la Haya suscritas en 1917, estableciendo a su vez los ‘derechos y obligaciones’ de dichos estados.

Dentro de ese marco legal, uno de los principales aspectos contemplados es el de la denominada ‘inviolabilidad del territorio’.

De igual modo, en cuanto a las obligaciones que adquiere un Estado que se declara en neutralidad, está el de ‘abstenerse de participar de la guerra’, situación que a su vez implica que ese país debe garantizar su propia defensa, comprometiéndose a dar un trato equitativo a los bandos en pugna, situación que contempla que sus habitantes tampoco obren como mercenarios, ni que sus gentes o territorios sirvan de refugio o se pongan, voluntaria a o involuntariamente, al servicio de alguno de los países en guerra.

Solicitud especial a sus ciudadanos

Este viernes también se dio a conocer un mensaje del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suiza, en el que les pidió a sus ciudadanos residentes en Rusia que abandonen en la medida de lo posible y, por sus propios medios, el país, advirtiendo que solamente deberían quedarse en casos derivados de ‘razones urgentes’.

El llamado del gobierno Suizo se conoció luego de que Moscú emitiera una llamada lista de países inamistosos, en la que se incluye a ese país, admitiendo que desde el Ejecutivo, se teme que Rusia emprenda acciones en represalia contra sus nacionales.

Sobre la salida de ese país, Suiza advirtió que será una decisión individual de cada uno de los ciudadanos, advirtiendo además que esa operación se deberá dar por medios propios, recordando que el espacio aéreo europeo se cerró para la operación de compañías rusas.

En ese mismo sentido, Suiza recomendó a sus conciudadanos no participar de manifestaciones públicas y se priven de dar declaraciones de corte político, dadas las actuales políticas impuestas por el Kremlin.

Según datos oficiales suizos, a finales de 2018, se estimaba que la población de suizos en Rusia ascendía a 732 personas.

*Con información de AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.