mundo

VIDEO | Ni el ataúd respetaron: exequias de la periodista Shireen Abu Akleh terminaron en batalla campal

Los incidentes en Jerusalén estallaron cuando la policía intentó dispersar a la multitud tras la salida del hospital del féretro de la reportera.


Miles de palestinos despidieron este viernes en Jerusalén a la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, abatida durante una operación militar israelí, en exequias marcadas por escenas de violencia tras una intervención policial al inicio del cortejo.

Los incidentes estallaron cuando la policía intentó dispersar a la multitud tras la salida del hospital del féretro de la reportera. Imágenes transmitidas por Palestine TV muestran que el ataúd casi cae al suelo mientras los policías dispersaron a las personas que ondeaban banderas palestinas. Según la Media Luna palestina, 33 personas resultaron heridas durante el funeral, seis de las cuales tuvieron que ser hospitalizadas.

La Unión Europea (UE) se declaró “consternada” por este uso “inútil” de la fuerza y Estados Unidos se dijo “profundamente perturbado” por las imágenes del funeral. “Deploramos la intrusión en lo que debería haber sido una procesión pacífica”, declaró la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. “Hemos pedido respeto por el cortejo fúnebre, los familiares de los fallecidos y la familia en este contexto delicado”, continuó Psaki, rindiendo homenaje a la “notable periodista” asesinada el miércoles durante una redada israelí en la Cisjordania ocupada.

A diferencia de la Unión Europea, la portavoz del Ejecutivo estadounidense se abstuvo de denunciar el uso desproporcionado de la fuerza de parte de los policías israelíes durante el funeral. “Cuando decimos que (estas imágenes) son perturbadoras, obviamente no las justificamos”, se limitó a decir.

Periodista asesinada en Cisjordania
Shireen Abu Aqleh, periodista asesinada en Cisjordania - Foto: AFP

Los restos de la popular reportera de la cadena catarí Al Jazeera, una cristiana de 51 años de edad nacida en Jerusalén Este, fueron finalmente llevados hasta una iglesia de Jerusalén, donde se le dedicó una misa. Las calles aledañas estaban repletas de personas que vinieron para despedirse de la periodista. La multitud siguió luego al féretro hasta un cementerio cercano a la Ciudad Vieja, donde Shireen Abu Akleh fue enterrada cerca de sus padres.

La periodista, con chaleco antibalas con el rótulo “Prensa” y un casco, fue abatida el miércoles de un disparo en la cabeza, cuando cubría una operación militar en el campo de refugiados de Yenín, en Cisjordania, un territorio palestino ocupado por Israel desde 1967. El origen del disparo dio lugar a varias hipótesis. Al Jazeera acusó a las fuerzas israelíes de matar “deliberadamente” y “a sangre fría” a su periodista estrella.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, dijo que la reportera murió “probablemente” a consecuencia de disparos de combatientes palestinos. Pero unas horas más tarde, su ministro de Defensa, Benny Gantz, dijo que el ejército “no está seguro de cómo fue asesinada”. “Puede haber sido un palestino el que le disparó (...). El disparo también puede venir de nuestro lado, estamos investigando”, añadió.

Nuevos enfrentamientos

Durante el funeral se produjeron nuevos enfrentamientos en Yenín, que dejaron 13 heridos, según el ministerio palestino de Salud. Yenín es un bastión de facciones armadas palestinas, de donde proceden los autores de recientes atentados en Israel, que multiplicó las operaciones para capturarlos. Un policía israelí murió este viernes en un operativo en Burqin, cerca de Yenín, según un comunicado oficial. El grupo armado palestino Yihad Islámico se atribuyó la autoría de la muerte del agente.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, discutió con el rey Abdalá II de Jordania “mecanismos urgentes” para frenar la violencia en Israel y Cisjordania, indicó la Casa Blanca. La Autoridad Palestina, dirigida por Mahmud Abas, ha rechazado la idea de una investigación conjunta con Israel y declaró que quería remitir el caso a la Corte Penal Internacional.

El anuncio del deceso de Shireen Abu Akleh conmocionó a la población palestina y al mundo árabe, que había seguido durante más de dos décadas sus reportajes en Al Jazeera. En varios territorios palestinos surgieron protestas espontáneas y una calle de Ramala fue rebautizada con su nombre. Miles de palestinos ya le rindieron homenaje el jueves durante una ceremonia oficial en Ramala, sede de la Autoridad Palestina de Cisjordania.

*Con información de AFP.