nación

Aida Victoria Merlano dice que la empresa por la que la acusan de enriquecimiento ilícito es una “donación” de su mamá

La reconocida ‘influencer’ se defendió de las acusaciones a través de las redes sociales.


Después de tres intentos, la Fiscalía General le imputó este jueves el delito de enriquecimiento ilícito de particulares a la influencer Aida Victoria Merlano Manzaneda. El fiscal del caso señaló que la joven hizo parte de la conformación de una sociedad fachada que tenía como único objetivo ocultar los bienes que había ejecutado en marzo de 2018 su madre, la excongresista Aida Merlano.

Por este motivo, la reconocida creadora de contenido quiso pronunciarse y defenderse a través de su cuenta personal en la red social Instagram, ya que varios de sus más de tres millones de seguidores le han estado preguntando por la segunda imputación en su contra. Ante esto, la barranquillera decidió explicar su versión de la situación.

“Actualmente me están investigando por enriquecimiento ilícito y no tiene nada que ver con mi actividad como influencer. Se trata de un tema de 2019 que está siendo anclado a un proceso de mi mamá”, aclaró la reconocida mujer.

Y continuó explicando la situación a través de sus historias de Instagram: “Ese año mi hermano y yo creamos una sociedad cuando mi mamá estaba presa, y queríamos empezar a trabajar en lo de nosotros, pero esa sociedad nunca alcanzó a operar porque de manera prematura el Estado la intervino”.

Posteriormente, aseguró que su mamá, la excongresista Aida Merlano, les había donado unos bienes que ella había adquirido tiempo antes de involucrarse con la política y tener todos los escándalos de corrupción que se conocieron. Defendiendo el patrimonio que tenía su madre antes de ser congresista.

“Ella antes de hacer política ya tenía un patrimonio de 3.000 millones de pesos, y resulta que ella los dona a nuestra compañía y el Estado los interviene. Ahora, están en poder de ellos”, afirmó la creadora de contenido digital.

Finalmente, confirmó que este es un proceso que está en investigación, por lo que aún nadie puede decir que esos bienes que pertenecían a su mamá eran ilícitos. Por lo que deben investigar directamente cuál fue su participación (el de Aida Victoria) y qué fue lo que realmente sucedió.

La empresa ficticia que creó Aida Victoria Merlano, según la Fiscalía, y por la cual la señalan

“Creó una empresa ficticia para que su madre transfiriera, a modo de donación, 2.900 millones de pesos”, precisó el fiscal del caso durante la imputación de cargos. En este sentido, se advierte que se puso en marcha un estructurado plan con el fin de que el Estado no tuviera control o conocimiento de los bienes de exrepresentante a la Cámara, condenada por compra de votos.

Estas actividades ilícitas, enfatizó el fiscal, le permitieron a la joven un incremento injustificado en su patrimonio de 3.200 millones de pesos. Pese a que tenía la capacidad de comprender que se trataba de una actividad totalmente ilegal, la joven siguió haciéndolo: “Aceptó llevar a cabo este acto (...) de resguardar, administrar y darle apariencia de legalidad a los bienes de la otrora senadora”.

Merlano se expone, de ser hallada culpable, a una condena entre los seis y los diez años de prisión. Tras la pregunta del juez de Control de Garantías, la joven se declaró inocente: “Por supuesto que no acepto los cargos, señor juez, voy a pelear hasta el final de este proceso por mi inocencia”.

En octubre de 2019, pocos días después de conocerse la fuga de la excongresista, una fuente humana le informó a la Fiscalía General sobre la existencia de una sociedad conformada por José Antonio Manzaneda Vergara, excompañero sentimental de Aida Merlano y padre de Aida Victoria.

Aida Victoria aparecía en los documentos como la representante legal. El objetivo de la empresa era la explotación de la ingeniería y el diseño de todo tipo de obras relacionadas con la ingeniería civil, eléctrica y mecánica, como obras hidráulicas, de acueducto y de alcantarillado, aseo y alumbrado público. Pese a este amplio catálogo, la sociedad jamás ejerció ninguna de estas actividades.

“Acorde a los actos de investigación desplegados por la Fiscalía, se evidenció que para el momento de la constitución de la sociedad, Aida Victoria Merlano Manzaneda no contaba con la capacidad económica que pudiera soportar los aportes sociales en cuantía, principalmente de 242 millones de pesos, es decir, el 50 % del capital pagado para la constitución de la empresa”, precisó el fiscal.

Para el momento en que se constituyó dicha empresa, la joven tenía un “vida crediticia mínima” lo que lleva a concluir que su “participación en el sistema financiero nacional era insuficiente, pues no contaba con créditos en el sector bancario ni real de la economía. Así mismo, no registraba propiedades”.

Los pocos bienes muebles e inmuebles con los que contaba no generaban ningún tipo de ingreso. “La señora Merlano Manzaneda era un fantasma para el sistema financiero colombiano”.