nación

Así como Venecia, Cartagena se estaría hundiendo, advierten expertos

Factores climáticos, la extracción de gas natural y el elevado peso de los edificios son algunas causas.


Un grupo de científicos que forman parte del proyecto Basic, en el que participan las universidades Eafit, Cartagena y Los Andes, advirtió en una investigación que la Bahía de Cartagena se estaría hundiendo.

Durante siete años, los investigadores midieron y monitorearon la calidad ambiental de las aguas y los sedimentos de la bahía, el nivel toxicológico de los peces y la salud de sus habitantes. Sus resultados los presentaron recientemente en Cartagena y ya están en manos de las autoridades para que tomen acciones.

Dicen los científicos del proyecto Basic que la renovación de las aguas es muy lenta, pues ocurre cada dos o tres meses, y lo que sale es igual de contaminante a lo que llega. Esto sucede principalmente en la bahía interna que es fija en su área geográfica y tiene dos bocas: Bocachica y Bocagrande. Es decir, la bahía no se descontamina naturalmente.

El Proyecto Basic analizó los datos de estaciones geodésicas permanentes (GPS) instaladas en tres puntos de la Bahía, con imágenes satelitales y mareógrafos, y encontró la respuesta: la ciudad se está hundiendo. ¿Cuáles son las razones?

Hace unos días, en Cartagena, el oceanógrafo y profesor investigador de Eafit, Juan Darío Restrepo, explicó los resultados de la investigación publicada en la revista Scientific Reports, del grupo Nature. “Si saco agua del suelo subterráneo, petróleo o gas, los suelos se compactan por el peso y por esa razón ese espacio queda vacío”, aseguró.

Los científicos describieron que Mamonal, Tierrabomba, Barú y la Bahía de Cartagena están sobre al menos 45 volcanes activos de lodo, fenómeno que los geólogos llaman diapirismo. De modo tal que entre los años 2017 y 2020, la Ciénaga de la Virgen, Pasacaballos y Bocagrande presentan los más altos niveles de hundimiento.

El oceanógrafo Restrepo advierte que con el cambio climático, en el año 2050 el nivel del mar será 26 centímetros más alto que ahora, pero si se le suma el hundimiento del terreno en Cartagena, serán 35 centímetros aproximadamente, y se atreve a pronosticar que en el año 2100 la elevación llegará a un metro.

Otro punto de vista de la investigación expresó el geodesta Héctor Mora, del Servicio Geológico Colombiano y coinvestigador en este estudio. El investigador explicó que cuando hay exceso de humedad y se le pone el peso de las edificaciones, se compacta bastante el terreno.

Precisó que la estimación cuantitativa de los valores posibles de subsidencia o hundimiento en Cartagena se basó en la combinación de datos recolectados durante varios años en tres estaciones de GPS ubicadas en Barú, en el Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas (CIOH) en Manzanillo y en el Canal del Dique. Con los resultados del procesamiento de imágenes de radar de los satélites de observación de la Agencia Espacial Europea Sentinel 1 y del Centro Aeroespacial Alemán, TerraSAR X.

Para explicar en profundidad este fenómeno, el diario El Universal de Cartagena conversó con Jairo Useche, doctor en Ingeniería Mecánica de la Universidad Estatal de Campinas, Brasil y director de Investigaciones de la Universidad Tecnológica de Bolívar (UTB), quien recientemente escribió un artículo que sugería un escenario en el que algunos barrios de Cartagena tendrían que moverse debido a las inundaciones.

Cartagena de Indias
Cuando llueve fuerte, las inundaciones en Cartagena son cada vez más recurrentes. - Foto: Julio Castaño

Useche estudió el impacto del crecimiento de la marea en el tema de inundaciones en toda la costa. Se analizaron los 70 kilómetros de costa que conforma toda la bahía de Cartagena y se estudió la mejor forma de evitar que estas zonas se inundaran.

El investigador propone soluciones basándose en lo que él refiere como estudios de ingeniería conceptual. Así, le planteó al medio de Cartagena realizar una protección del borde de costa sobre la bahía utilizando muros de contención y un sistema de achique de agua a través de un bombeo a todo lo largo de esa costa, para que no haya problema de evacuar las aguas lluvias.

“Esto quiere decir que todo lo largo de la bahía se elevaría mediante los muros y del otro lado habrían una serie de canales pegados a ese muro que recogerían el agua lluvia y mediante el bombeo esta iría nuevamente a la bahía sin afectar a las zonas residenciales”, explicó el brasileño.

El investigador planteó otra alternativa mucho más complicada y costosa, pero que la han implementado en países europeos. “Consiste en cerrar las entradas de la bahía mediante exclusas con algo similar a lo que tiene la ciudad de Venecia en Italia. Allá se construyeron exclusas para cerrar la entrada del mar hacia la laguna costera donde está la ciudad y así protegerla de la marea. La solución no ha sido totalmente exitosa y tiene un costo altísimo”, dijo.

Sin embargo, también aclaró que esta solución sería muy difícil de aplicar en Cartagena porque el cierre de la bahía afectaría la llegada y salida de las embarcaciones.

Si las autoridades regionales y nacionales deciden tomar acciones para evitar el hundimiento de Cartagena, el investigador alertó que toda esta problemática podría causar que se tengan que mover varios barrios de la ciudad costera por el aumento del nivel del mar, y esto debe definirse en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

El CIOH (Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas) también ha investigado este fenómeno a través de un estudio con avanzadas sondas Multihaz de altísima resolución. Este equipo permitió un levantamiento del área al sur de la bahía de Cartagena. Las imágenes dejan ver que se encontraron más de 300 cráteres sobre un plano lodoso, que son marcas de gas, debido a que Cartagena abastece de gas natural a toda la zona norte del país. Tras haber entregado todo ese gas, el terreno se está compactando y la ciudad se está hundiendo.

Según reseña el diario El Espectador, el biólogo marino Jaime Ricardo Cantera planteó que este fenómeno de hundimiento en Cartagena se debe a factores climáticos. “Puede que el agua aumente o puede ser que el suelo se profundice debido al peso que está encima del suelo. La península soporta los edificios y no nos hemos preocupado por esto, ya que estamos convencidos de que el suelo es una cosa muerta que soporta cualquier cosa encima”, explicó.

La ciudad italiana Venecia es muy vulnerable a cambios en el nivel del mar, ya que está construida sobre las islas bajas de la Laguna Venecia, que han existido desde la última glaciación. Los edificios se sostienen gracias a pilotes de madera. El movimiento de subsidencia de la tierra contribuye favorablemente a la inundación, debido a la extracción de agua subterránea entre los años 1950 y 1960.

Según expertos, hoy en día, la subsidencia de la ciudad italiana se estima entre 0,5 mm y 1 mm al año, debido básicamente a la compresión de la tierra por los millones de pilotes colocados y factores geológicos. Es decir, que Venecia se hunde cada siglo entre 2 y 4 centímetros.