Home

Nación

Artículo

 Mauricio Leal (izq.), Marleny Hernández y Jhonier Leal (der.) vivían juntos en una lujosa casa ubicada en la vía La Calera, donde fue ejecutado el crimen.
Mauricio Leal (izq.), Marleny Hernández y Jhonier Leal (der.) vivían juntos en una lujosa casa ubicada en la vía La Calera, donde fue ejecutado el crimen. - Foto: Jharoccy Vásquez Peñaranda

judicial

Atención | Jhonier Leal reitera que con la ayuda de Dios demostrará que es inocente del crimen de su hermano Mauricio Leal

El acusado anunció que fue mal asesorado por su abogado cuando tomó la decisión de aceptar cargos y firmar el preacuerdo.

Jhonier Leal reiteró que no tuvo participación y responsabilidad en los hechos que rodearon el crimen de su hermano, el reconocido estilista Mauricio Leal, y su madre, Marleny Hernández, cuyos cuerpos sin vida aparecieron en la casa que compartían en el condominio Arboretto Bosque Residencial, en el municipio de La Calera (Cundinamarca), en la noche del 21 de noviembre de 2021.

“Totalmente me declaro totalmente, soy inocente de los cargos que me están imputando y vamos a demostrar mi inocencia de la mano de Dios”. El procesado, quien se encuentra privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá, reiteró que fue muy mal asesorado por su abogado en la audiencia que se celebró en enero pasado en la cual aceptó su responsabilidad en el doble asesinato. Con esta posición, se confirmó la continuación del juicio en su contra.

“En un principio hice mi declaración y quise hacer un acuerdo con la Fiscalía fue porque me sentía presionado psicológicamente, me vi mal asesorado por el abogado que tenía en ese momento, él cual me llevó a que era mejor un acuerdo y yo no tenía los ingresos para pagar una defensa”.

Leal, pese a que tras la audiencia de imputación de cargos aceptó su responsabilidad en el doble crimen y hasta llegó a firmar un preacuerdo en el que se fijaba una pena de 27 años de prisión y un acto de excusas públicas a sus familiares. Sin embargo, cuando se iba a presentar ante una jueza el procesado se retractó y aseguró que había sido víctima de presiones por parte de la Fiscalía, a lo que se sumó una mala asesoría de su abogado defensor.

Con su nueva abogada ha manifestado que la teoría de la Fiscalía es contraría a la verdad, puesto que no se puede afirmar que él hubiese sido la última persona que estuvo en la casa junto a Mauricio y Marleny antes del crimen. Para esto, pusieron de presente una serie de pruebas técnicas que señalan que se presentaron movimientos en la vivienda cuando él salió en la mañana del 21 de noviembre de 2021. Así como actividad en los teléfonos celulares de Marleny y Mauricio.

La diligencia judicial se reanudará el próximo 16 de diciembre con la etapa de estipulaciones probatorias por parte de la defensa de Jhonier y la Fiscalía.

Las pruebas del juicio

Este viernes se realizó la enunciación de las pruebas que la defensa de Jhonier Leal y la Fiscalía General espera que sean tenidas en cuenta en el juicio penal. A primer ahora, la defensa del procesado anunció 85 pruebas testimoniales, entre las que se destacan peritos internacionales y forenses, con los que busca demostrar que la Fiscalía omitió varias pruebas y no tuvo en cuenta la existencia de una tercera persona en el lugar de los trágicos hechos. Igualmente, le pidió a la jueza de conocimiento que tenga en cuenta 16 informes.

Frente a esto, el fiscal Mario Burgos presentó varias objeciones puesto que no entendió la pertinencia de varios de los testimonios citados ni lo que aportarán en el juicio oral. Hecho por el cual pidió más claridad frente a los hechos que quiere demostrar o tratar durante las declaraciones.

El delegado del ente investigador, a su turno, manifestó que cuenta con 200 elementos probatorios que permitirán concluir más allá de toda duda razonable que Jhonier Leal fue la persona que asesinó a sangre fría a su hermano y a su madre, esto con el fin de quedarse con toda la herencia del reconocido estilista.

Para esto, incluso, ejerció una presión para que Mauricio escribiera con su puño y letra una carta en la que manifestaba que su hermano y sobrinos eran sus únicos herederos.