nación

Autoridades no son responsables de los daños que sufrieron víctimas del desbordamiento del río Lebrija en 2011

El pronunciamiento lo hizo el Consejo de Estado tras revisar una demanda de reparación directa por hechos ocurridos durante la ola invernal de ese año.


Las autoridades departamentales, ambientales y municipales no deberán reparar económicamente a una familia del municipio de Rionegro (Santander) que se vio afectada por el desbordamiento del río Lebrija, ocasionado por la ola invernal que provocó el fenómeno de la niña, entre el 2010 y el 2011.

Así lo determinó el Consejo de Estado, que negó una demanda de reparación directa que interpusieron estas personas, con el fin de que el municipio, la Gobernación de Santander y la Corporación Autónoma Regional para la Meseta de Bucaramanga (CDMB) repararan los perjuicios.

A juicio de los demandantes, “las autoridades no se ocuparon del mantenimiento de barreras naturales o artificiales de la fuente hídrica, como los jarillones, unas estructuras que son utilizadas para la contención de las aguas que corren por estos ecosistemas, dando lugar a la inundación” que, aseguran, produjo la destrucción de cultivos de palma y pasto sembrados en el predio La Esmeralda. Por esa razón, solicitaron que se les indemnizara con el pago de más de 1.500 millones de pesos.

El Tribunal Administrativo de Santander negó las pretensiones de la demanda. Sostuvo que las consecuencias del fenómeno de La Niña sobrepasaron la capacidad de respuesta de las demandadas y, por esa razón, no estaban obligadas a resarcir el daño. La decisión fue apelada por los accionantes, que insistían en la necesidad de que se ordenara su reparación.

El Consejo de Estado ratificó que las autoridades “no incurrieron en acción u omisión que tuviera alguna incidencia en la producción del daño”. Sostuvo además que, a pesar de que se probó la ocurrencia del daño como consecuencia de las lluvias, “también se demostró que las autoridades demandas tomaron todas las medidas que correspondían, en el marco de sus competencias, como la vigilancia permanente de las fuentes hídricas y las oportunas declaratorias de emergencia en esta y otras zonas en riesgo”.

Sin embargo, “la pluviometría se mantuvo en unos niveles imprevisiblemente altos, lo que indica que fue la fuerza mayor y no la falta de acción de la administración lo que dio origen al daño. Además, no se probó que las entidades accionadas hubieran podido evitar estos perjuicios”, advierte el Consejo de Estado.

Situación actual

Más de un mes completan los habitantes de la vereda La Platanala, en el municipio de Rionegro (Santander) viviendo bajo el agua, luego de que las fuertes lluvias que cayeron en el departamento durante los meses de abril y mayo provocaran el desbordamiento de los ríos Lebrija y Cáchira, que su vez generaron la pérdida de cultivos y cientos de cabezas de ganado.

María Luisa Rivera, presidenta de la Junta de Acción Comunal (JAC) de la vereda, en diálogo con SEMANA, aseguró que más de 200 familias están afectadas por esta emergencia ambiental, debido a que la vereda se ha convertido en un “mar y los pobladores están atrapados en sus viviendas”.

“Desde el año pasado se viene presentando un fenómeno y es que el río ya perdió su cauce natural y se desborda por la margen izquierda, inundando todas las fincas que se encuentran sobre esa margen, cerca de 3.000 hectáreas están inundadas”, contó Rivera.

De acuerdo con la presidenta de la JAC, toda la sedimentación del río Cáchira termina en Bajo Rionegro, porque es la parte plana del municipio, allí durante más de 10 años se ha acumulado grandes cantidades de arena. “Cuando estamos en época de verano y el flujo del río está normal, la profundidad no alcanza más de 50 centímetros por la cantidad de arena, es prácticamente una playa”, agregó.