nación

Calamidad pública: bajo el agua quedaron cinco veredas de Sabana de Torres en Santander

Más de 20 mil hectáreas están inundadas


Miles de damnificados ha dejado la ola invernal que azota el departamento de Santander, donde en las últimas horas se presentó una nueva emergencia por cuenta de la ruptura de la muralla que evitaba el paso del río Lebrija, a la zona rural del municipio de Sabana de Torres. Las autoridades atienden la situación.

Según el reporte oficial de los organismos de Socorro y de las autoridades, el desbordamiento del afluente se registró en el sector de Barranco Colorado, afectando principalmente a los pobladores de las veredas Magará, Barranco Colorado, Puerto Limón, Provincia y Aguas Negras. Allí, además 20 mil hectáreas de cultivos se encuentran inundadas.

“Dadas las lluvias torrenciales que se registraron en nuestro municipio se están padeciendo afectaciones en diferentes sectores de nuestro municipio. Uno de los más afectados es el centro poblado de Vanegas, en donde se reporta que hubo una inundación, pero por fortuna no hubo perdidas humanas”, explicó César Castellanos, coordinador de gestión de riesgo de Sabana de Torres.

De acuerdo con el funcionario, “en el casco urbano también se presentaron pequeñas inundaciones por las crecientes súbitas de las quebradas, pero tampoco hay afectaciones mayores”.

Ante la emergencia, las autoridades municipales adelantaron un consejo extraordinario donde se declaró la alerta roja según decreto 141, y 146, esto con el fin de solicitar ayudas a la dirección de gestión de Riesgo departamental, y a la Oficina Nacional de Gestión.

“La temporada invernal nos preocupa y por ello establecimos un Puesto de Mando Unificado (PMU) y llevamos a cabo la reunión con la gestión municipal del riesgo, en donde se declaró la calamidad pública en nuestro municipio y con esto poder efectuar las ayudas necesarias para nuestra comunidad” agregó el coordinador.

A través de videos compartidos en redes sociales, los habitantes de Sabana de Torres han mostrado cómo sus viviendas y cultivos han quedado inundados. Pese a que, por fortuna, no se han registrado perdidas humanas, las perdidas materiales son millonarias.

“El agua se nos metió, la gente le ha tocado resguardarse en el colegio”, dijo uno de los habitantes de la zona en un video, mostrando cómo perdieron de un momento a otro el trabajo de toda una vida.

Desde la Unidad de Gestión de Riesgo de Santander han solicitado a los comités locales de gestión realizar constantes monitoreos a los ríos y quebradas de la región e informar a tiempo para adoptar medidas de prevención al respecto.

Ayudas del Ejército

Los pelotones de atención de desastres de la Quinta Brigada llegaron hasta el municipio de Sabana de Torres y en un trabajo mancomunado con las autoridades locales trabajan en pro de las comunidades afectadas por la ola invernal.

“En el caso de Sabana de Torres tenemos 18 familias afectadas en la vereda Vanegas y cuatro más en El Conchal, la Quinta Brigada a través de sus batallones de Infantería número 40 y Batallón de Ingenieros Caldas número 5, nos encontramos apoyando a las oficinas de Gestión de Riesgo departamental y locales”, informó el Coronel Siervo Tulio Roa Roa, comandante Quinta Brigada.

Los soldados y los organismos de socorro realizaron la evacuación de ciudadanos del sectores y traslado de enseres que las familias han podido rescatar del agua. El trabajo articulado con la Defensa Civil y demás autoridades pertenecientes al sistema de atención y prevención de desastres, ha permitido actuar de manera oportuna y evitar tragedias mayores.

Alerta roja

Sabana de Torres se suma a los más de 10 municipios de Santander que han sido declarados en alerta roja debido a las fuertes lluvias que se han registrado en los últimos días en el departamento. Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, (Ideam) estas localidades presentan mayor riesgo de deslizamientos de tierra y crecientes súbitas de algunos ríos.

Según el informe, los municipios de Guadalupe, Simacota, Suaita, Confines, Contratación, Encino, Gámbita y Albania son los que requieren atención especial, en estos lugares, “las intensas lluvias de los últimos días ha hecho que se presente saturación de humedad en los suelos, lo que podría provocar deslizamientos de tierra, especialmente en zonas de ladera y alta pendiente”, explica el Ideam.

Asimismo, el Ideam había lanzado la alerta de desbordamiento del río Lebrija, predicción que se cumplió. Igualmente advirtió que la zona sur y oriente del departamento podría ser la más afectada en esta temporada de lluvias que se extendería hasta finales de abril.