nación

Batalla judicial entre cirujano estético y reconocida diseñadora llega a manos de la CIDH

Se trata de Walberto Salgado y Giovanna Maroso. El caso llega, de esta manera, a instancias internacionales.


En noviembre de 2012, uno de los cirujanos más reconocidos, Walberto Antonio Salgado Bustamante, fue condenado por un tribunal a más de 72 meses de prisión por violencia intrafamiliar.

Salgado era un hombre que disfrutó “las mieles” de la fama y el reconocimiento, codeándose con todo tipo de celebridades. Sin embargo, ese imperio y esa fortaleza que había construido se empezó a derribar como un castillo de naipes por cuenta de una historia de maltrato de todo tipo en contra de Giovanna Maroso, su exesposa, una reconocida diseñadora. Él insiste en que es inocente.

SEMANA conversó días atrás con los dos protagonistas de esta historia que ahora, según ha podido establecer este medio en primicia, llega a instancias internacionales.

La defensa del cirujano Walberto Salgado presentó de manera formal una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanas (CIDH) en la que, señalan, se les han vulnerado varios derechos a lo largo de este tedioso proceso.

El documento de 16 páginas, señala que se ha violado el derecho a la verdad del cirujano Salgado. Tal como la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos lo ha resaltado: “la prevalencia del derecho a la verdad es esencial para el combate a la impunidad, y se encuentra ineluctablemente ligada a la propia realización de la justicia, y a la garantía de no repetición de aquellas violaciones”.

Lo que advierte Salgado y su defensa, a través del abogado Juan Camilo Sanclemente, es que también se ha vulnerado lo que se conoce como Protección Judicial, Derecho de igualdad ante la Ley, entre otros derechos.

El documento, en este caso, ante la CIDH señala que supuestamente Salgado “es víctima del sistema judicial colombiano, por lo que se solicita la implementación de medidas cautelares porque se encuentra en una situación de gravedad y urgencia, porque le han sido violados sus Derechos Humanos”.

Y concluyen señalando que, a pesar de que la Rama Judicial ha detallado todas las irregulares procesales y la ausencia de una responsabilidad penal del ciudadano Salgado, “dentro de dichos fallos han culminado con una condena en su contra, afectando directamente su derecho al debido proceso, además de sus derechos humanos al buen nombre y al trabajo”, ya que, al establecerse una condena sin pruebas de responsabilidad, “el proceso del cirujano ha sido llevado a medios de comunicación por la contraparte afectando su buen nombre y viéndose en la imposibilidad de trabajar, trayendo con ello un derrumbe de toda su carrera profesión”.

¿Qué ha dicho Giovanna Maroso sobre el caso?

Maroso, por su parte, le dijo a SEMANA hace pocos días que: “El caso llegó ya a la Corte Suprema de Justicia. Supe que ahora dice que no tuvo defensa y eso no es cierto porque sus abogados, durante los 10 años que duró el proceso, presentaron recursos contra las pruebas decretadas, pidieron nulidades y muchos aplazamientos que hicieron que el proceso se prolongara desde 2011, que puse la denuncia, hasta 2021, que es bastante tiempo para un caso de estos”.

Y agrega que se expuso tanto a violencia tanto física como verbal y psicológica: “escupitajos, me golpeaba con mis propias manos, humillaciones como fracasada y que parecía un “macho” por el simple hecho de trabajar. También con palabras soeces que no quiero repetir acá, por respeto, pero basta decir que me descalificaba como mujer y se refería de manera ofensiva a mi manera de vestir”.