ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/30/2020 2:30:00 AM

“A mí no me molesta que me digan abuelito”: Pedro Gómez

El empresario y constructor de 91 años aseguró a SEMANA que la revolución de las canas le parece divertida. Sin embargo, propondría "mejor una revolución para reflexionar sobre lo injusto que es este país". Así pasa la cuarentena.

Coronavirus: Pedro Gómez habla de la cuarentena en adultos mayores "Yo propondría mejor una revolución para que reflexionar a profundidad sobre lo injusto que es nuestro país", Pedro Gómez Foto: Juan Carlos Sierra/SEMANA
audio player
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

"Para mí la cuarentena empezó hace rato. El mundo de los negocios me mandó a la casa hace años y desde entonces resolví pasar mi tiempo haciendo cosas propias de un confinamiento: leyendo, escribiendo apuntes de lo que fue mi vida, escuchando música, y viendo en televisión los mejores partidos de fútbol que se han jugado. En ese sentido, el coronavirus no me cambió la vida como a muchos. Mi rutina ya era estar en casa, pasar los días dentro de esta biblioteca.

Para los demás y mucha gente que conozco, sé que es sumamente duro. Dejar de trabajar es difícil, no por el gusto o la costumbre, sino por los ingresos. Sé que millones de personas lo necesitan para sobrevivir. Tampoco es fácil renunciar a las pequeñas cosas, como salir a un restaurante o reunirse con amigos y aquí tengo que confesar que hace mucha falta la comunicación directa, presencial. Me comunico con mi familia y mis amigos por teléfono pero no es lo mismo. 


Foto: Juan Carlos Sierra/SEMANA

La revolución de las canas me parece divertida. Ciertamente podríamos hacer una revolución con todos los que ya tenemos canas, pero no para hacer daño, ni contradecir a la autoridad. Yo propondría mejor una revolución para que reflexionar a profundidad sobre lo injusto que es nuestro país, pues la pandemia ha dejado en evidencia que en Colombia no solo hay gente pobre, sino terriblemente pobre. 

Por estos días también he leído expresiones de inconformidad porque nos llaman "abuelitos”. A mí no me parece ofensivo el diminutivo. Lo que quiere significar es afecto, cercanía, respeto. No creo que con esa palabra se exprese un insulto o un desconocimiento de méritos. Somos abuelos, afortunadamente, y en mi caso bisabuelo. No me siento mal porque me recuerden la edad que tengo, que tengo hijos, nietos y ahora un bisnieto. Me gusta. 

Ahora que tengo 91 años, tampoco le tengo miedo a la muerte. Sé que está próxima pero he comprendido que es un paso más en la vida, como cualquier otro, como cumplir la mayoría de edad. Eso está establecido. Es saludable. Aún más, hay mucha gente que prefiere la muerte para no sufrir las consecuencias negativas de la vejez. Aunque me siento cerca no le temo, pues espero que mis médicos y mi familia me den una muerte tranquila. Solo me gustaría que me recordaran como una persona normal, con muchos deseos de servir".

EDICIÓN 1997

PORTADA

Terremoto político: el proceso contra Álvaro Uribe sacude al país

¿Qué sigue para Álvaro Uribe, para el Gobierno y para el país después de la medida de aseguramiento dictada por la Corte Suprema de Justicia? Esa decisión marca un antes y un después en la historia de Colombia.

05

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1997

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall