valle del cauca

Diariamente mueren 40 personas en Cali por covid; la mayoría, sin esquema de vacunación

La capital del Valle promedia una reducción en contagios, pero la mortalidad aún es alta.


Aunque se registra un descenso la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivo de Cali, la administración distrital aún no baja las banderas rojas por cuenta de la alta mortalidad en el cuarto pico de la covid-19 en al ciudad.

Miyerlandi Torres, secretaria de Salud distrital, confirmó que en la capital del Valle hay un porcentaje de positividad del 33 %, lo que plantea una disminución en los contagios. La semana pasada, esa misma medida estaba en un 45 %

Asimismo, la funcionario señaló que en las unidades de cuidados intensivos hay una ocupación del 85 % y de esa cifra el 40 % de las camas son carga por covid. Sobre este registro, Torres indicó que también se ha reducido un poco, toda vez que se tenía un 44 % de ocupación y ahora los índices están en un 40 %.

Sin embargo, al referirse a mortalidad, Torres Agredo precisó que la ciudad se encuentra en un pico en el que se tienen alrededor de 40 casos reportados día, lo que representa una cifra bastante alta; de ahí el llamado a extremar las medidas de bioseguridad como completar los esquemas de inmunización, incluidos los refuerzos, lavado constante de manos, distanciamiento social, evitar aglomeraciones y emplear debidamente el tapabocas sobre nariz y boca.

De acuerdo con datos de las autoridades sanitarias, al culminar la semana, murieron en Cali 312 personas a causa de la enfermedad y de ellas, cerca del 60 % no se había aplicado ninguna dosis de la vacuna contra la covid-19.

La tragedia de los no vacunados

Por tercera semana consecutiva, aumentaron los casos y fallecimientos por covid en Colombia, y solo en los últimos ocho días, según el epidemiólogo Jaime Ordóñez, el porcentaje de nuevos infectados subió casi 33 %. Eso presagia lo que todos más temen: una nueva ola. Y, ante esa amenaza, la población en mayor riesgo será la de los no vacunados, especialmente quienes se encuentran en edades vulnerables (más de 50 años) o tienen comorbilidades.

De hecho, muchos llaman a este pico la ola de los no vacunados, pues serán ellos los más susceptibles al virus. Además, podrían ser un vector de contagio en la sociedad al transmitirlo a otros ya inmunizados. Que los no vacunados morirán más se sabe por muchos estudios hechos en diferentes partes del mundo. En Estados Unidos, donde el pico propiciado por la variante delta ya se presentó, las curvas de sobrevivencia entre vacunados y no vacunados hablan por sí solas.

Solo en Texas, según un reporte realizado por el departamento estatal de salud con datos de enero 15 a octubre 1, los no inmunizados tenían más riesgo de infección, hospitalización y muerte que aquellos que recibieron la vacuna.

En ese periodo hubo un total de 29.000 muertes asociadas con covid-19, y más de 85 % correspondía a individuos que no recibieron el pinchazo en el brazo. Casi 7 % de las muertes ocurrieron entre gente parcialmente vacunada (una sola dosis), y 8 %, entre vacunados con esquemas completos. En otras palabras, en Texas los no vacunados tuvieron un riesgo 40 veces mayor de morir que quienes habían completado su esquema.

En otro estudio, realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos, los inmunizados tuvieron cinco veces menos riesgo de infectarse de covid-19, diez veces menos posibilidades de enfermarse y once veces menos oportunidades de terminar en un hospital y morir. Todo lo contrario sucedió con los no vacunados, que tuvieron once veces más oportunidades de fallecer por dicha enfermedad.