nación

¡Exclusivo! Las conmovedora reacción de la mamá de Ana María Castro, tras la condena por el feminicidio de su hija

La señora Nadia Romero celebró la decisión de la justicia. Sin embargo, con dolor, señaló que su sueño era ver el nombre de su hija en un diploma y no en una lápida.


La justicia dio su veredicto tras once meses de un complejo proceso. Paul Naranjo y Julián Ortegón fueron condenados por el feminicidio de Ana María Castro, la hipótesis de la Fiscalía fue acogida por la juez del caso, la misma que dibujaba un escenario donde la víctima fue arrojada de un vehículo en movimiento, en el occidente de Bogotá, causándole la muerte.

SEMANA habló en exclusiva con Nadia Romero, la mamá de Ana María, quien ha tenido que cargar a cuestas la muerte de su hija y el doloroso proceso judicial. Cada diligencia, cada prueba, cada versión era como repetir la tragedia que ocurrió ese 5 de marzo de 2020.

En diálogo con SEMANA, le dio gracias a Dios porque se hizo justicia, aunque en el fondo de su corazón, señala, tiene sentimientos encontrados por la condena a los dos jóvenes porque “no le desea el mal a nadie”.

Reconoce que el dolor y la nula reacción de las autoridades la obligaron a convertirse en una suerte de investigadora, las dos semanas previas a que iniciara la cuarentena decretada por la pandemia de covid-19. En ese doloroso proceso, tuvo una mano amiga, la de la familia de Luis Andrés Colmenares que aseguró la llenó de fortaleza, porque al tratarse de casos similares la invitaron a continuar con su lucha por exigir justicia.

NADIA ROMERO MAMA DE ANA MARIA CASTRO
Estos son algunos de los recuerdos que mantiene en su casa Nadia Romero, mamá de Ana María Castro. - Foto: Alexandra Ruiz

La condena

Para la señora Nidia, la condena se convierte en un importante logro de la justicia, en especial en su caso, que de forma particular es un claro ejemplo de muchos otros que siguen por despachos judiciales sin una respuesta efectiva de las autoridades.

Una juez del circuito en Bogotá decidió condenar a Paul Naranjo y Julián Ortegón como coautores del delito de feminicidio agravado, esto luego de varios meses de investigación y de pruebas recaudadas por las partes en este proceso.

“Con sentimientos encontrados claro que sí, pero el tamaño de las pruebas concretas y concisas y relevantes que presentaron la Fiscalía y mis abogados, pues era de esperarse este fallo…”, dijo la señora Nidia

Para las víctimas resulta significativo el fallo condenatorio, más allá de conseguir una pena ejemplar contra los responsables, se convierte en una muestra contundente de justicia en casos que como este, estuvo varios meses dando vueltas por la Fiscalía.

La representación de víctimas, en cabeza del abogado Abelardo de la Espriella, aseguró que siempre confiaron en la justicia y no iban a permitir que el caso quedara en la impunidad. Advirtió el abogado que fueron meses de trabajo incansable para demostrar la responsabilidad de los dos condenados.

“Una juez de la república en la ciudad de Bogotá ha condenado a Paul Naranjo y Julian Ortegón, quienes segaron la vida de esta inocente muchacha, como apoderado de las víctimas, de su señora madre me siento satisfecho con la decisión de la justicia, se ha condenado a este par de infames delincuentes y estarán de seguro el resto de sus vidas tras las rejas”, dijo Ab.elardo de la Espriella

¿Colmenares?

En diferentes momentos, quienes participaban como espectadores o partes dentro del proceso encontraron alguna clase de similitud entre el feminicidio de Ana María Castro y el llamado caso Colmenares, el asesinato de Luis Andrés Colmenares, también ocurrido en Bogotá.

Esta versión no solo fue una suposición o idea fría, incluso para los protagonistas de estos dos casos las coincidencias no pudieron evitar al punto de que la familia de Colmenares se comunicó con la señora Nidia Romero para expresarle su apoyo y advertirle que se sentían identificados con su situación.

“Más o menos obramos de la misma manera como madres, Moleste y moleste buscando pruebas, gracias a Dios en el camino se encuentran mis abogados y pues el apoyo de ellos ha sido grande y fue más valioso el trabajo así en conjunto”, explicó la mamá de Ana María.

Fueron varias las oportunidades en las que hablaron las dos madres compartiendo experiencias y llenándose de fuerza para continuar en la lucha por exigir justicia que, por lo menos en el caso de Ana María Castro, tuvo una respuesta a través del fallo condenatorio.

1. Ana María Castro, la víctima. 2. Video del bar, de donde sale en compañía de los ahora capturados. 3. Video del parqueadero. Todos los implicados se suben, junto con Ana María, a la camioneta.
1. Ana María Castro, la víctima. 2. Video del bar, de donde sale en compañía de los ahora capturados. 3. Video del parqueadero. Todos los implicados se suben, junto con Ana María, a la camioneta. - Foto:

Investigadora

Nidia Romero le contó a SEMANA de qué manera tuvo que convertirse en una investigadora para avanzar o exigir a la Fiscalía las actuaciones que debieron hacerse de oficio, es decir, por iniciativa del ente acusador. Dijo que fue ella la que buscó los videos de seguridad y los testigos que más tarde fueron usados a lo largo del proceso.

“Yo tuve como las dos semanas antes de que nos encerraron por pandemia y ese fue el tiempo justo que Dios me dio para hacer lo que se debía hacer, los abogados empiezan también con su investigación y logramos resultados, los que conocemos”, dijo Nidia Romero

La mamá de Ana María Castro hizo un relato cronológico desde el momento en que su hija salió de la casa, 24 horas después fue informada de su fallecimiento y el día de la mujer tuvo que sepultarla. Fueron detalles dolorosos pero que en la señora Nidia se notan llenos de fuerza.

“Ana María sale el 4 de marzo miércoles y el jueves falleció, el viernes se le hizo la necropsia, el sábado se veló y el domingo, curiosamente 8 de marzo día de la mujer, la enterré. El lunes temprano estábamos en la Fiscalía molestando tratando de conseguir pruebas, el croquis y los vídeos”, aseguró.

NADIA ROMERO MAMA DE ANA MARIA CASTRO
Nidia Romero, mamá de Ana María Castro, aseguró que a su hija la revictimazaron en todo este proceso. - Foto: Alexandra Ruiz

Revelación

Fue la propia señora Nidia la que tuvo que reconocer el cuerpo de su hija en la morgue del hospital y fue allí donde ella, con el presentimiento de una madre, advirtió que las heridas le hablaron y le indicaron que Ana María fue asesinada y no víctima de un accidente de tránsito.

“Cuando me toca identificar el cuerpo de ella en la morgue del hospital todavía estaba entubada, pero yo la veo muy golpeada y es donde digo Ana Maria me la mataron, lo sentí desde el primer momento”, dijo Nidia.

También como en el caso Colmenares, la señora Nidia, dice que soñó varias veces con Ana María y un sueño ella le habló y le pedió tranquilidad, confiada en que pronto llegaría la justicia y los responsables de su asesinato se conocerían.

“Digamos aquí que los muertos hablen y los cuerpos enseñan entonces no hay que ser un médico ni un investigador para darse cuenta que ella estaba muy golpeada esa es la verdad procesal y me acojo a ella”, puntualizó la señora Nidia.

NADIA ROMERO MAMA DE ANA MARIA CASTRO
Nidia Romero, mamá de Ana María Castro, aseguró que a su hija la revictimazaron en todo este proceso. - Foto: Alexandra Ruiz

Lo que faltó

A pesar de sentir un poco de alivio tras la condena en contra de Paul Naranjo y Julián Ortegón, como una muestra de justicia, la señora Nidia insiste que faltaron varios escenarios por investigar, cómo la participación o presunta vinculación que podría tener Mateo Reyes en todo este proceso.

Ella insiste que Mateo Reyes se encontraba junto a su hija y es la persona que conoce exactamente lo que ocurrió y hasta el momento no ha entregado la verdad, por lo menos no una clara. Ella habló con Mateo y las versiones fueron distintas, en el mismo sentido que las entregó a la Fiscalía.

“Hay un testimonio donde se demuestra que Mateo no estaba dentro de la camioneta en el momento que la lanzan a ella, pero tampoco estoy de acuerdo que haya estado como invisible. Mateo estaba al lado de mi hija entonces sólo dos están dando la cara yo le pido mucho a Dios que pague el que tenga que pagar”, explicó la señora Nidia.

Con el sentido del fallo condenatorio en contra de Paul Naranjo y Julián Ortegón lo que está pendiente es conocer el monto de la pena y cuántos años de cárcel tendrán que pasar estos dos jóvenes procesados por el feminicidio de Ana María Castro. A ellos como defensa aún le quede a la apelación ante el Tribunal Superior de Bogotá.