nación

Hombres víctimas de violencia sexual presentaron sus casos ante la JEP

Mediante un sentido acto dieron a conocer los casos de los que fueron víctimas. En total fueron 82 los informes que quedaron en manos de la corporación.


El director de la Unidad de Investigación y Acusación, Giovanni Álvarez Santoyo, calificó de histórico para Colombia y el mundo el informe que 82 hombres de todas las regiones del país entregaron a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) sobre la violencia sexual de que fueron víctimas en el marco del conflicto armado colombiano. “Hoy, 17 de marzo de 2022, en Colombia seguimos haciendo historia porque un grupo de hombres valientes presentan ante la Jurisdicción Especial para la Paz el primer informe en la historia del mundo” sobre violencia sexual con ocasión de un conflicto armado, aseguró el funcionario en el Teatro Santa Marta de la capital de Magdalena.

En el emotivo acto, al que aparte de las víctimas asistieron servidores de la Gobernación de Magdalena, la Alcaldía de Santa Marta, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo, Álvarez Santoyo agregó que “este momento histórico no podía registrarse de manera distinta a la de un evento que reconozca desde su inicio a las víctimas del conflicto”.

De acuerdo con el jefe fiscal de la JEP, los hombres que “tuvieron la valentía de construir este informe” merecen un reconocimiento de gratitud porque con su trabajo será posible “que Colombia y el mundo puedan saber la verdad de lo ocurrido a lo largo del conflicto”. Y, añadió el director de la Unidad de Investigación y Acusación, “todas las verdades del conflicto armado colombiano son y serán dolorosas”. En síntesis, enfatizó, lo ocurrido en la jornada en Santa Marta representa la consolidación del trabajo por parte de la entidad a su cargo.

En tanto, Heydi Baldosea, magistrada de la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP, consideró también como histórica la presentación del informe “y es una muestra más de la centralidad de las víctimas como principio rector del sistema integral de verdad, justicia y reparación”. Para Baldosea, quien recibió el informe a nombre de la JEP, el del Teatro Santa Marta “es un evento en el que se materializa el acceso a la administración de justicia (en la JEP) y pone de presente violencias invisibilizadas” como las conocidas el jueves. Por eso calificó a los 82 autores del informe como valientes, sobre todo por exigir justicia (…) para violencias que siempre tuvieron “un marco de altísima impunidad”.

Por su parte, el nobel de Paz de 2018, el médico congoleño Denis Mukwege, les envió un mensaje a los asistentes del evento denominado “Deponer las armas, retomar las almas”. “Hoy quiero saludar la valentía de los hombres que están presentando el primer informe sobre violencia sexual de la que fueron víctimas durante el conflicto armado colombiano”, sostuvo Mukwege, vía teleconferencia, desde Ginebra, Suiza.

Al decir del reputado médico, el informe presentado por los 82 hombres “es una muestra de que estamos haciendo lo correcto (…) Ustedes, que han decidido romper el silencio, son una voz importante para mostrar que las masculinidades tóxicas afectan a las mujeres y a los hombres, y que para construir paz en el país y paz en la casa es necesario transformar esas masculinidades”.

A su turno, Hugo Tighe, jefe adjunto de la Oficina Regional de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas, observó durante el certamen que “este tema (de hombres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto) no es fácil de tocar y menos hablarlo en público (…) Por eso “merecen todo mi respeto”. En su concepto, “el proceso de paz colombiano es ejemplar en todo el mundo (…) La JEP tiene todo el apoyo de la ONU y de la comunidad internacional”.

Una de las víctimas, Michelson Orellano, que fue abusado sexualmente hace seis años, relató que con los talleres y programas promovidos por la Unidad de Investigación y Acusación “empecé a volverle a ver sentido a mi vida, empecé a ver la vida desde una perspectiva diferente y positiva y empecé a mejorar” del cuerpo y del alma.

“Ya no tengo tanto miedo”, dijo Orellano, con la voz entrecortada.

Orellano, de 32 años de edad, aseveró que en la Unidad de Investigación y Acusación “me han tratado muy bien” porque, “sobre todo, le hablan a uno como debe ser, porque le transmiten a uno paz y tranquilidad que es verdaderamente lo que uno necesita”. El evento fue promovido por la Red de Mujeres Víctimas y Profesionales, una organización sin ánimo de lucro que actualmente congrega a más de 700 mujeres que fueron víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado y contó con el apoyo de la OIM, la Alcaldía de Santa Marta y la Gobernación del Magdalena.