protestas

Hospital confirma que Santiago Murillo murió por disparo de arma de fuego

El joven de 19 años de edad fue atendido en la Clínica Nuestra de Ibagué y sufrió una herida de tórax en la región precordial.


Este domingo, la Clínica Nuestra de Ibagué confirmó que el joven Santiago Murillo, de 19 años de edad, falleció por el disparo de un arma de fuego, durante las protestas que se han registrado en el país.

De acuerdo con El Tiempo, la clínica explicó: “Siendo aproximadamente las 21:00 horas del sábado 1 de mayo del 2021 ingresa al servicio de urgencias de nuestra entidad el paciente identificado como Santiago Andrés Murillo, de 19 años de edad, en quien se documenta herida en tórax región precordial por proyectil de arma de fuego”.

A pesar de que Murillo recibió atención médica al instante, “debido a la gravedad de la lesión sufrida falleció sobre las 22:20 horas del sábado”, detalló el centro de salud de la capital del Tolima, al cual fue llevado por un domiciliario después de ser impactado por la bala.

Santiago Murillo era un joven de 19 años de edad que, como miles lo han hecho en el país, salió a manifestarse en medio de las convocatorias que se han dado durante el paro nacional.

Sus amigos e incluso su novia aseguran con videos que han circulado en las redes sociales que un integrante de la Policía le disparó con su arma de dotación en el pecho cuando iba caminando con otro grupo de personas, dejándolo mal herido y huyendo del sitio.

Los hechos se presentaron en la Calle 60 con Carrera Quinta en Ibagué, una situación que ha generado toda clase de reclamos para la Policía por el presunto accionar de uno de sus integrantes.

Sobre este caso, la Policía indicó que se abrió la respectiva investigación a través de la inspección general y que se entregará apoyo a la Fiscalía General de la Nación para que se desarrolle la investigación penal.

De hecho, algunas oenegés han entregado informes sobre los presuntos abusos de la Policía para contener los actos. Por ejemplo la ONG Temblores, que se ha caracterizado por documentar casos en los que uniformados de la Policía exceden sus funciones, señaló que entre el 28 y 29 de abril se presentaron más de 180 casos de abuso policial.

Ante la situación, varias organizaciones no gubernamentales le enviaron una petición a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que investigue los presuntos casos de abuso de la Policía, que en algunos casos habrían terminado en homicidios.

En respuesta, la CIDH se pronunció e indicó que “exhorta al Estado de Colombia a investigar pronta y diligentemente esclareciendo el alcance de la denunciada participación de agentes de seguridad y en los casos de denuncias sobre violencia sexual, con la debida diligencia reforzada”.

La declaración de la CIDH se conoce luego de que 97 organizaciones sociales denunciaran, a través de un comunicado, ante este organismo las posibles violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes estatales durante las movilizaciones.

En el documento, las organizaciones denuncian que, según cifras de la Campaña Defender la Libertad Asunto de Todas, entre el 28 y 30 de abril de este año se registraron estos hechos violentos: “La Policía Nacional hirió a 105 personas, de estas, seis sufrieron lesiones oculares y cuatro fueron impactadas con armas de fuego”, según se lee en el documento.

Además, la denuncia habla de un reporte de 445 detenciones arbitrarias en las principales ciudades del país. De estas, 159 se habrían dado en Medellín y el resto en Bogotá, Cali, Yopal, Neiva, Ibagué, Pasto, Villavicencio y Barranquilla.

Según este informe, las autoridades estarían abusando del traslado por protección para realizar detenciones masivas y sin justificación. Inclusive, las organizaciones señalan que solo el 28 de abril, cuando inició la jornada, se registraron 286 personas detenidas en Bogotá, Cali, Yopal, Neiva, Pasto, Ibagué, Villavicencio y Barranquilla.

Precisamente en la capital de Antioquia, de acuerdo con los denunciantes, hubo 226 agresiones de las autoridades a defensores de derechos humanos y a la prensa en una sola jornada, la del 28 de abril. Luego, al siguiente día, se habría presentado una agresión por agentes estatales que dejó como resultado seis defensores con graves lesiones.

Además de las detenciones arbitrarias, las organizaciones señalan que la comunidad también ha sido víctima de hostigamientos y abuso de la fuerza. “Golpizas, amenazas, choques eléctricos fueron propinados por los policiales de manera indiscriminada y brutal, produciendo heridas abiertas y graves contusiones a las víctimas, así como nuevamente se presentan agresiones en contra de las mujeres por su sexualidad y condición de género”, se lee en el informe enviado a la Comisión interamericana.

Ante esto, la organización internacional se pronunció y dijo: “La CIDH expresa preocupación por la información pública, según la cual el 30 de abril se habría registrado varias personas fallecidas, heridas, detenciones arbitrarias y denuncias de violencia sexual en el marco de las protestas”.