Tendencias

Home

Nación

Artículo

Encapuchadas intentaron quemar la Catedral Primada de Bogotá.
Otra iglesia ubicada en la localidad de Chapinero localidad de Chapinero fue vandalizada el pasado 28 de septiembre, según videos. - Foto: Captura de pantalla Twitter @ClaudiaLopez

nación

Indignante: las mujeres desadaptadas no solo intentaron incendiar la Catedral Primada, sino que vandalizaron otra reconocida iglesia del norte de Bogotá

Aparecen videos de una nueva iglesia vandalizada por parte de un grupo de mujeres, en hechos ocurridos el pasado miércoles.

La Policía Metropolitana de Bogotá publicó recientemente un cartel con las fotos de las siete mujeres que protagonizaron una escena vandálica en la Catedral Primada de Bogotá, el pasado miércoles 28 de septiembre. Hay información que confirma que la Catedral Primada no fue la única atacada, pues la tradicional iglesia de La Porciúncula, ubicada en la localidad de Chapinero, también fue blanco del vandalismo.

En los videos que circulan en redes sociales se observa a una mujer que, a la luz del día, gratifea una de las paredes exteriores de la iglesia, mientras atrás otras corean la arenga “saquen su rosario de nuestros ovarios” y “saquen sus doctrinas de nuestras vaginas”. Las placas ubicadas al exterior de la infraestructura también fueron destrozadas.

Este acto de vandalismo ocurrió en el marco de la conmemoración del Día de Acción Global por un Aborto Legal y Seguro. La manifestación tuvo como punto de partida la Universidad Pedagógica e inició sobre las dos de la tarde, con la participación de alrededor de 400 mujeres en la protesta general.

¿Qué pasó en la Catedral Primada?

En imágenes ya conocidas desde el mismo día del ataque se ve como un grupo de mujeres intenta prenderle fuego a la entrada de la Catedral Primada en Bogotá. En medio de gritos y chiflidos, los manifestantes celebran haber podido encender una enorme llamarada. Todas las mujeres están encapuchadas y es imposible reconocer sus rostros, varias de ellas llevan antorchas. Alrededor de quienes cometen el acto vandálico, se encuentran varios gestores de convivencia.

Los Gestores de Convivencia no intervinieron directamente en estas acciones, ya que su papel es de intermediarios entre las autoridades y las personas que participan en eventos de asistencia masiva o protestas. Después de los hechos, miembros del Esmad fueron desplegados en la Plaza de Bolívar, y en la noche los uniformados custodiaron las instalaciones de la iglesia, la entrada principal del Congreso y también la carrera séptima y la carrera octava.

La alcaldesa Claudia López fue criticada con contundencia desde las redes sociales, pues desde sus propios canales compartió los videos con el mensaje “Esto es vandalismo. Tiene y merece sanción social y legal. Este video me lo mandó el propio comandante de @PoliciaBogota ¿Por qué en vez de grabar no aplicaron el protocolo distrital y la Ley? Además, añadió, desligándose de cualquier responsabilidad propia como mandataria “Pregunto con respeto, ¿tienen la orden de su mando nacional de dejar hacer y dejar pasar?”

En su comunicación, López no aclaró que la reacción de la Policía, tiempo después, permitió controlar la situación, según declaró el propio brigadier general Carlos Fernando Triana Bernal, desde sus redes. De hecho, el alto mando también detalló que además del fuego, el grupo de manifestantes lanzó bombas molotov a la entrada del lugar “con intención de incendiar la puerta”.

Colombia, un país liberal frente al aborto

Las violentas manifestaciones se dieron a pesar de que en febrero pasado la Corte Constitucional en Colombia despenalizó el aborto, con uno de los rangos más amplios en el mundo, dejando hasta la semana 24 de gestación la posibilidad de realizar el procedimiento.

Antes de la decisión de la Corte, el aborto estaba permitido en Colombia solamente bajo tres causales, según lo que dictaminaba la Sentencia C-355 de 2006 de la Corte Constitucional: cuando la vida o la salud (física o mental) de la mujer está en peligro, cuando el embarazo es resultado de violación o incesto, o cuando una malformación fetal hace inviable la vida fuera del útero.

En Colombia también está garantizada la libertad religiosa como derecho fundamental en el artículo 19 de la Constitución Política: “Se garantiza la libertad de cultos. Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva”.