judicial

JEP cerró incidente de desacato a director de la Dijín por presencia de policías en audiencias de Otoniel

El general Fernando Murillo presentó sus argumentos ante la misma JEP alegando que se trataba de motivos de seguridad.


La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) cerró el incidente de desacato al director de la Dijín de la Policía, general Fernando Murillo, tras la polémica por la presencia de agentes fuertemente armados dentro de la sala en la que se escuchaba la declaración de Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel.

La decisión se tomó tras evaluar las pruebas y escuchar los argumentos del oficial el pasado 1 de abril. Para la JEP, la posición de la Dijín es válida y cuenta con una justificación, hecho por el cual dio por terminado el incidente que abrió el pasado 24 de marzo.

Ante la Sala de Ausencia de Reconocimiento de la JEP el general Murillo justificó la presencia de agentes de la Institución dentro de la sala de audiencias pese a los llamados de atención de los magistrados que presidían la audiencia. El oficial aseguró que existía un motivo de seguridad nacional, hecho por el cual se tomaron las medidas para evitar la fuga del exjefe del Clan del Golfo o un posible atentado en contra de la integridad de los ahí presentes.

El general Murillo Orrego aseguró que los protocolos exigen aumentar las medidas de protección, hecho por el cual los agentes de policía estaban siempre fuertemente armados, esposar a Otoniel de pies y manos y dejarlo así durante todas las diligencias y que un agente siempre esté junto a él, para que no pierda de vista sus movimientos.

Por la presencia de los agentes de la Policía en dos oportunidades se tuvo que suspender la declaración de Otoniel. La primera interrupción se presentó el 10 de marzo, cuando Otoniel iba a declarar en el subcaso que hace referencia a los falsos positivos que se registraron entre 2008-2010 en el departamento del Casanare. En esa oportunidad, el narcotraficante fue trasladado, esposado de pies y manos, por cuatro agentes de la policía que estaban fuertemente armados.

Pese a las constantes peticiones de la magistrada que presidía la sesión para que los cuatro agentes se retiraran de la sala, los mismos indicaron que no podían hacer eso puesto que existían motivos de seguridad nacional. Esto llevó a cancelar la audiencia al considerar que no existían las garantías procesales.

Debido a esto, el pasado 12 de marzo, la Sección de Ausencia de Reconocimiento de la JEP emitió medidas cautelares para ordenarle a la Policía Nacional garantizar la reserva y privacidad del interrogatorio de Otoniel. Igualmente, se le hizo un llamado de atención al director de la Dijín.