Tendencias

Home

Nación

Artículo

Juan Fernando Cristo
Juan Fernando Cristo, integrante de la Centro Esperanza. - Foto: guillermo torres-semana

política

Juan Fernando Cristo renunció a la Centro Esperanza para enviar mensaje de unidad de la coalición

Juan Fernando Cristo admitió que los enfrentamientos públicos entre Íngrid Betancourt y Alejandro Gaviria debilitaron a la coalición Centro Esperanza y que el tiempo que queda de campaña, poco más de 40 días, debe dedicarse a fortalecer el mensaje de unidad.

Aceptó el pedido de sus compañeros para que asuma la jefatura de la campaña y a eso se va a dedicar a partir de ahora.

En solo dos semanas esta convergencia tuvo la baja de dos de sus precandidatos: Íngrid Betancourt y ahora Juan Fernando Cristo.

En la contienda por la candidatura de esta alianza quedan Sergio Fajardo, Juan Manuel Galán, Jorge Enrique Robledo, Carlos Amaya y Alejandro Gaviria, quienes se enfrentarán el próximo 13 de marzo en las urnas por la candidatura única del centro.

SEMANA: ¿Por qué renunció a su aspiración presidencial?

Juan Fernando Cristo (J. F. C.): Primero que todo, por el momento que está viviendo la coalición Centro Esperanza. Lo he dicho estos días, requiere la comprensión de que tenemos que dar ejemplo de unión, de fortalecer lo colectivo por encima de lo individual.

Las últimas dos semanas no fueron buenos tiempos para unión, nos debilitaron las diferencias.

Encontré un camino para fortalecer la coalición y su mensaje de unidad y es dando un paso al lado, pero trabajaré por su fortalecimiento.

SEMANA: ¿Cuál será su papel ahora en la coalición?

J. F. C.: Seré el soldado incondicional, apoyando las listas al Congreso y al candidato que salga ungido en la consulta el próximo 13 de marzo.

También trabajaré en la defensa de las propuestas que hemos venido construyendo en la campaña, ya hace dos años, dirigidas a tener un Estado que les sirva a todos y no a unos pocos, y sin privilegios.

SEMANA: ¿La renuncia a su candidatura puede interpretarse como un mayor debilitamiento de la coalición?

J. F. C.: Quien interprete eso piensa con el deseo. Por el contrario, esta decisión envía un mensaje de fortaleza colectiva de la coalición, por encima de los intereses particulares, que es lo que estamos trabajando de fondo.

SEMANA: ¿No es que se sigue desmoronando la coalición?

J. F. C.: La coalición está muy sólida. Tenemos una agenda conjunta. Hemos decidido que los precandidatos van a emular de manera fraterna y a tramitar las diferencias internas con todo el respeto. Tenemos que dejar atrás las vanidades. El objetivo es el país.

SEMANA: ¿Qué le hace pensar que la coalición se alcanza a recuperar en estos últimos 40 días de campaña?

J. F. C.: Tenemos las mejores propuestas y el mejor equipo, sabemos que este camino es el que les conviene a los colombianos. Tenemos una visión conjunta de país y un liderazgo colectivo superior a las individualidades.

SEMANA: ¿Es posible que la próxima baja en la coalición sea Humberto de la Calle por sus dudas sobre la lista para Congreso?

J. F. C.: No. Hablé con él y está muy contento, está haciendo campaña y sigue adelante. Yo le aseguro que Humberto será el candidato al Senado más votado del país.

 La Coalición Centro Esperanza es una convergencia diversa de fuerzas liberales que profesan convicciones que consideran patrimonio del centro ideológico.
La Coalición Centro Esperanza es una convergencia diversa de fuerzas liberales que profesan convicciones que consideran patrimonio del centro ideológico. - Foto: guillermo torres

SEMANA: ¿Cuál es el contradictor del centro más duro a derrotar hoy, la izquierda o la derecha?

J. F. C.: Hay que derrotar a los dos. No se puede acudir al odio, al miedo, a la rabia. Los colombianos deben decidir en virtud de las propuestas y no de los temores. El país tiene que superar esta pelotera de agresiones permanentes. Ojalá se dé el debate de las propuestas y las ideas. El centro tiene un gran desafío: conquistar con ideas.

Por lo general en política los radicales son los que levantan las emociones, las peleas, los sentimientos. Pero el centro tiene que acudir a las propuestas.

SEMANA: ¿Entonces hay que aceptar que el centro es tibio?

J. F. C.: No podemos aceptar que haga carrera eso de que el que no agrede y el que no insulta, pero defiende una economía sostenible, defiende el derecho a la paz, una intervención del Estado dirigida a corregir desigualdades y el desmonte de un país de privilegios, sea el tibio. Las defensa de las ideas no es una actitud tibia, es una decisión respetuosa y responsable.

SEMANA: ¿Centro Esperanza va a llevar a sus candidatos a Roma?

J. F. C.: No tengo información que haya candidatos de Centro Esperanza pidiendo audiencia en el Vaticano.