narcotráfico

La dinastía de Otoniel: la Negra, la temida hermana del jefe del Clan del Golfo

Era la encargada de manejar las finanzas del Clan del Golfo, movía millones de dólares para invertirlos en negocios y propiedades. Los ocultaba en caletas de diferentes apartamentos y los enterraba en fincas dentro de cantinas de leche.


Nini Johana Úsuga, alias la Negra, no portaba fusiles de largo alcance; tampoco estaba acostumbrada a patrullar ni a esconderse en las selvas, y poco contacto directo tenía con los hombres encargados de sacar toneladas de cocaína del Clan del Golfo hacia Estados Unidos y Europa. Sin embargo, era el anclaje de los movimientos financieros y el lavado de millones de dólares que se mueven en cabeza de su hermano, el narcotraficante más buscado del país: Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel.

La Negra era la persona de máxima confianza de Otoniel. Eso justifica que fuera quien tras bambalinas moviera los hilos de la estructura financiera del Clan del Golfo. Pero el poder que tenía se fue al piso cuando el miércoles, en una operación conjunta entre miembros de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía (Dijín) con el apoyo de funcionarios de la DEA, la capturaron en el municipio de Sabaneta, Antioquia.

El operativo

Nini Johana iba en una lujosa camioneta con vidrios oscuros, acompañada de su pareja sentimental, cuando fue abordada por las autoridades. No entró en pánico, pues estaba confiada en que luego de sus seis años de paso por la cárcel, al recuperar su libertad en diciembre del año pasado, había limpiado su prontuario delictivo (concierto para delinquir, porte ilegal de armas, fuga de presos, falsedad en documento público y fraude procesal).

Con tranquilidad mostró sus documentos, se identificó y aseguró que se trataba de una equivocación, porque todas sus deudas con la justicia en Colombia estaban saldadas. Para su sorpresa, la orden de captura venía de una corte del sur de Florida, Estados Unidos, que la solicitaba en extradición bajo cargos de narcotráfico.

Así lo dio a conocer el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, quien señaló que alias la Negra era “pedida en extradición por el distrito sur de la Florida; lo manifestado en el indictment (orden de extradición) indica que hay testimonios, elementos materiales de prueba y evidencia física que la relacionan con el narcotráfico del Clan del Golfo. Esta información fue aportada por las autoridades de los Estados Unidos, específicamente la DEA, que está colaborando con la Policía de Colombia y con las autoridades judiciales de nuestro país para dar captura a alias Otoniel”.

Según información de inteligencia, Nini Johana había continuado con el manejo financiero de la organización narcotraficante en los últimos años y las autoridades nunca le perdieron el rastro. Es más, miembros del Clan del Golfo que decidieron colaborar con la justicia de este país terminaron delatándola; contaron minuciosos detalles de la triangulación de los millones de dólares que manejaba directamente, y la manera como ocultaba el dinero con la adquisición de costosas propiedades en distintas zonas de Colombia.

Lo confirma el general Fernando Murillo, director de Investigación Criminal e Interpol de la Dijín, quien afirmó a SEMANA que “alias la Negra desde muy temprana edad ayudó a consolidar las finanzas de Otoniel con el fin de construir un imperio criminal que permitiera sustentar al grupo armado organizado Clan del Golfo. Es una mujer inteligente y sagaz, muy cercana a su hermano. Por esa razón manejaba sus finanzas personales y el inventario del dinero que encaletaban bajo tierra en sus mismas propiedades”.

Al recuperar la libertad, la Negra volvió a su vida de lujos. En el seguimiento de las autoridades se sabía de un suntuoso apartamento al que se iba a pasar en los próximos días en el exclusivo sector de El Poblado en Medellín. Andaba comprando muebles y artículos de diseñador para su nueva casa.

Su historia

Las andanzas de Nini Johana Úsuga, de 39 años, no eran nuevas para las autoridades. En 2013 había sido capturada por hombres de inteligencia de la Policía, que encontraron varias caletas, en diferentes propiedades, con 23.000 millones de pesos en efectivo. No era raro, pues en el mundo de la criminalidad el dinero se mueve en fajos, a tal punto que en este procedimiento fue incautada una máquina contadora de billetes. Para ese momento, coordinaba los pagos a los socios en actividades criminales de su hermano, alias Otoniel.

Era tanto el poder adquisitivo que, siguiendo los pasos del narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, mandaba el dinero en tulas hasta Sucre, donde lo escondían bajo tierra en cantinas de leche. Los miembros del componente financiero de alias Otoniel, coordinados por Nini Johana, eran Rafael Uribe, alias Flaco, alias Orejas, alias Rodrigo y alias Dani.

Con su pasaje a Estados Unidos, las autoridades de Florida esperan que ventile el funcionamiento financiero de la estructura del Clan del Golfo, pues es poseedora de los secretos y la forma como mueve el dinero alias Otoniel. Los primeros hallazgos han determinado que buscaba invertir en salones de belleza, gimnasios y centros de estética.

A la caída de la Negra se suma la extradición a Estados Unidos, el viernes, del primo de Otoniel, Harlison Úsuga, alias Orejas.
A la caída de la Negra se suma la extradición a Estados Unidos, el viernes, del primo de Otoniel, Harlison Úsuga, alias Orejas. - Foto: cortesía policía

A la caída de la Negra se suma la extradición, aprobada el viernes, del primo de alias Otoniel, Harlison Úsuga, alias Orejas, quien en el pasado también perteneció al bloque Mineros de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Fue detenido en 2015 y desde entonces la Justicia de Estados Unidos estaba buscando su envío a este país bajo los cargos de narcotráfico, lavado de activos y concierto para delinquir.

El cerco contra Otoniel parece estarse cerrando. En los últimos meses, murió en combates con la Policía Nelson Darío Hurtado Simanca, alias Marihuano, y fue capturado Juan Camilo Goes, alias Dimax. Ellos operaban las rutas de narcotráfico en el sur de Antioquia, Urabá, Norte de Santander y el Bajo Cauca.

La noticia de la captura de Nini Johana Úsuga, alias la Negra, fue incluso destacada por el presidente Iván Duque, quien, al conocer el éxito del operativo, recordó que tenía circular roja y felicitó a la Policía y a la Fiscalía por los resultados de la operación.