nación

La millonaria caleta que le encontraron a Carlos Mattos en su oficina

Agentes del CTI allanaron la misteriosa oficina donde fue grabado el empresario, confeso corrupto, y encontraron diez mil dólares, 150 millones de pesos en efectivo, y pruebas de millonarios movimientos financieros.


Los paseos que se daba el empresario Carlos Mattos por la ciudad mientras debía estar detenido en su celda en la cárcel La Picota le están pasando factura, no solo fue trasladado de centro de reclusión para ser enviado a la de máxima seguridad de Cómbita, en Boyacá, la Fiscalía llegó hasta la oficina en donde fue grabado “despachando”, y en la diligencia de allanamiento encontraron múltiple información y millones en efectivo.

En la mañana de ayer fue revelado el video en el que Mattos, aprovechando un permiso de salida, supuestamente para un tratamiento odontológico, estuvo paseando por la ciudad para finalmente llegar a su oficina en el norte de Bogotá, donde sostuvo reuniones con varias personas, entre ellos, su abogado Iván Cancino.

Ante la desfachatez que se ve reflejada en la imagen la Fiscalía General de la Nación tomó medidas rápidas y anoche mismo realizó un allanamiento, que dejó claro que la “oficina” de Mattos no era un sitio esporádico de reuniones, sino que, pese a que él está en la cárcel, hay constantes movimientos y flujos de dinero.

Los más de 30 agentes del Cuerpo Técnico Investigativo de la Fiscalía (CTI) que llegaron al lugar encontraron 10.000 dólares, 150 millones de pesos en efectivo, una amplia papelería con con títulos valores y lo que podría representar altas inversiones que no declaradas.

Se trata de una serie de registros de propiedades del confeso corrupto empresario Carlos Mattos que estarían domiciliadas en Panamá y Estados Unidos. Estos son solo algunos de los elementos encontrados en la misteriosa oficina del norte de la ciudad en donde Mattos estuvo despachando todo el día, recibiendo domicilios, usando a los miembros del Inpec como conductores y domiciliarios.

Por este escándalo se ordenó la destitución inmediata del director del Inpec, general Mariano Botero Coy y el director de la cárcel La Picota, coronel en retiro Wilmer José Valencia. En el caso de Botero, la Policía lo llamó a calificar servicios, esto representa una salida automática de la Institución.

¿Qué pasa con el preacuerdo de Mattos?

SEMANA conoció que el preacuerdo que firmó Mattos con la Fiscalía General -y que ya fue presentado ante un juez de conocimiento de Bogotá- para aceptar su participación en dos casos de corrupción que permearon la Rama Judicial está en la cuerda floja. Los fiscales analizan la actual situación y verifican si este comportamiento irregular afecta la negociación.

En el documento, firmado a mediados de enero, se establece una aceptación de los cargos y una condena de 56 meses de prisión (cuatro años y medio) para el empresario colombo-español por planear y poner en marcha un plan para direccionar una demanda en los juzgados civiles de Bogotá, con el objetivo de resultar beneficiado con unas medidas cautelares y así seguir vendiendo los carros de la marca coreana en Colombia.

Mattos se comprometió a pagar una indemnización de dos millones de dólares a la Fiscalía General y a la Rama Judicial por los daños y perjuicios causados con su acción. Igualmente, aceptaría su plena responsabilidad en el delito de cohecho por dar u ofrecer (entrega de sobornos).

Este proceso está relacionado con 100 millones de pesos que le habría enviado Mattos en una caja de zapatos a la jueza 16 civil municipal de Bogotá (quien ya fue condenada tras aceptar cargos), quien dejó en firme las medidas cautelares que beneficiaron al entonces presidente de la empresa encargada de vender los vehículos de Hyundai en Colombia.