nación

“La paz no se consolida ni se fortalece desde una centralidad, ni desde Bogotá”: comisionado de Paz

El Gobierno nacional señaló que más de la mitad de Colombia cuenta con Consejos Territoriales de Paz.


El alto comisionado para la Paz, Juan Camilo Restrepo, señaló que con la instalación de los Consejos Territoriales de Paz de Tunja y Villa de Leyva, en Boyacá, el país logra la cifra de 638 de estas instancias, lo que implica, según el funcionario del Gobierno nacional, que más de la mitad de los 1.122 municipios y 32 departamentos del país cuentan con este órgano.

Sobre la implementación de los acuerdos de paz que firmó el Gobierno anterior con la extinta guerrilla de las Farc, el comisionado fue tajante en indicar que la paz no se logra desde Bogotá y que se debe pasar del escritorio al territorio con metas claras en pro de la reinserción.

“En nuestro Gobierno, recibimos 60 Consejos Territoriales de Paz. En Tunja, consolidamos el número 637 y en Villa de Leyva, el 638. La paz no le pertenece a un solo sector de la sociedad; la paz no debe estar trazada por ideologías. Por eso queremos que esta instancia, que es la más diversa de la democracia y la sociedad colombiana, ayude a prevenir conflictos y a acabar con los que se están presentando. Son fundamentales en la consolidación de la Paz con Legalidad”, sostuvo Restrepo.

Así mismo, el comisionado indicó que el compromiso del Gobierno Duque con los acuerdos está intacto, al insistir que las autoridades tienen la tarea de dejar la línea base de implementación de los mismos y que le corresponderá a las dos siguientes administraciones culminar los objetivos.

“Después de cinco años de la firma prefiero venir con un espíritu de esperanza. La paz no se consolida ni se fortalece desde una centralidad, ni desde Bogotá; se hace del escritorio al territorio. Por eso hablamos de acciones fundamentales de nuestra oficina, centradas en el accionar integral contra las minas antipersonal, verificamos las reales intenciones de paz de los grupos armados ilegales, y trabajamos por la paz con legalidad”, recalcó.

Por otro lado, el comisionado de Paz reveló que sobre la lucha en contra de las minas antipersonal en noviembre desarrollará una agenda de trabajo en La Haya, en donde según el Gobierno nacional, por primera el país podría tener la presidencia de la Convención de Ottawa, instancia activa desde 1997 para la prohibición de la adquisición, producción, almacenamiento y utilización de minas antipersonales, y de la que hacen parte 156 países.

“Esto se da gracias al esfuerzo que se adelanta como Estado, y que ha permitido que el Gobierno supere la meta prevista de 180 municipios libres de Minas Antipersonal (hay 184), y hoy el 77 % del territorio esté libre de esa amenaza”, dijo.

¿Proceso de paz frágil?

Esta misma semana el presidente de la República, Iván Duque, recibió en la Casa de Nariño al mandatario de Guatemala, Alejandro Giammattei, en cuyo encuentro de alto nivel se abordaron varios temas en común, como la política de Paz con Legalidad del Gobierno nacional y la lucha contra el crimen organizado.

No obstante, en su intervención, Giammattei resaltó el papel que ha venido desempeñando el gobierno Duque en la implementación de los acuerdos de paz que se firmaron con la extinta guerrilla de las Farc y advirtió que el mandatario colombiano había recibido un proceso frágil que lo fue fortaleciendo conforme iba avanzando su administración.

“Realizamos una reunión de trabajo, en la cual sellamos varios acuerdos que beneficiarán a ambos países [...] Duque recibió un proceso de paz frágil y lo convierte y solidificará en un proceso de paz que se convierte en un proceso de los cuales muchos países deberían aprender”, puntualizó el presidente de Guatemala.