orden público

Macabro hallazgo en Buenaventura, aparece otra persona desmembrada

Las autoridades del Valle del Cauca trabajan en la identificación de los restos.


Un macabro hallazgo se presentó la mañana de este domingo en Buenaventura, Valle del Cauca, cuando un hombre que caminaba por el barrio Unión sintió un mal olor y al acercase al puente que hay en la zona notó que este provenía de un costal que estaba debajo de la estructura. Al revisar quedó sorprendido al encontrar el tronco de un ser humano.

La comunidad entró en alerta de inmediato y en medio del horror llamaron a la presidenta de junta del barrio y ella a su vez notificó a las autoridades de lo sucedido. En este momento se están realizando las pesquisas correspondientes. Por el estado de descomposición se dificulta identificar la identidad de la víctima.

Según las primeras versiones de los testigos, podría tratarse de una mujer por algunas de las prendas que fueron encontradas en el costal. Sin embargo, las autoridades aún no se han pronunciado de manera oficial sobre el caso.

Es de resaltar que el puerto de Buenaventura ha afrontado momentos crueles de las organizaciones criminales en la lucha del control del territorio. Hace algunos años las llamadas casas de pique –donde las autoridades identificaron que ajusticiaban a sus víctimas desmembrándolas para no dejar rastro de ellas– generó pánico en la sociedad, así que se teme que se esté de nuevo frente a esta conducta.

Durante 2010 y 2016, Buenaventura vivió uno de los peores flagelos de la historia reciente del Valle del Cauca e, incluso, de Colombia: la guerra emergente de estructuras dedicadas exclusivamente al narcotráfico, enfrascadas en una disputa a sangre y fuego por el territorio, y en el medio quedó la comunidad. Uno de los factores de esa lucha era el asesinato atroz de personas, a quienes secuestraban, las llevaban a casas cerca a la bajamar, las desmembraban y luego tiraban los restos a las fuentes acuíferas cercanas.

En esta oportunidad pareciera que las víctimas son del sexo femenino, pues el mes pasado fueron encontrados los restos de una mujer en precarias condiciones en el basurero principal. Los restos estaban divididos en al menos cuatro bolsas negras. La víctima era una mujer de apenas 22 años, identificada como Lina Liceth Rivas Caicedo, y se desconoce por qué la mataron.

Las alarmas se volvieron a encender, pues “aquí matan por cualquier circunstancia. No es necesario tener enemigos, solo basta con estar vivo y salir de su casa”, dice un líder bonaverense, quien pidió ocultar su identidad cuando fue consultado en su momento por SEMANA.

Y es que lo planteado por el líder comunitario no es una exageración. Tan solo en enero de 2022 asesinaron a 11 personas y hay reportes de cinco más desaparecidas. Eso dicen las cifras oficiales, pero según denuncias de varias organizaciones sociales, en Buenaventura hay un subregistro de asesinatos y desaparecidos, que no son reportados ni denunciados ante las autoridades por el miedo a retaliaciones de los grupos armados.

SEMANA conoció el caso de una familia que debió huir del barrio Juan XXIII, luego de que pistoleros asesinaron a uno de sus miembros. “Nos mandaron a decir que nuestro pariente no merecía ni ser enterrado, que teníamos tres horas para abandonar la ciudad (...) Nos tocó dejar el cadáver en la morgue”, cuentan.

A la gente de Buenaventura, en muchos casos, no se les permite llorar a sus muertos. El control de las estructuras delincuenciales es de tal magnitud que su palabra es ley, sus deseos son órdenes y, dependiendo del sector en el que vivan, la comunidad le debe lealtad al jefe de turno.

Se espera en las próximas horas el pronunciamiento de las autoridades frente a los últimos hechos presentados, en el puerto más importante de Colombia.