nación

Menor de 11 años grabó a quien la agredió sexualmente; el acusado negó los cargos

El aberrante hecho ocurrió en el departamento del Huila.


Una menor de 11 años alcanzó a grabar con su teléfono celular las agresiones sexuales de las que, al parecer, estaba siendo víctima, según informó la Fiscalía General de la Nación. Esta acción de la menor de edad se convirtió en pieza fundamental para que una fiscal delegada ante jueces penales de Pitalito, Huila, imputara a Humberto Narváez Ribera el delito de actos sexuales con menor de catorce años.

Esto ayudó también para que un juez con función de control de garantías acogiera la solicitud de la Fiscalía y enviara a la cárcel al presunto agresor.

Según comunica el ente acusador, los hechos ocurrieron en una vereda de San Agustín, Huila, en el inmueble donde vivía la menor. El imputado, quien trabajaba en una finca del sector, se habría ganado la confianza de la familia por lo que pudo ingresar fácilmente a la casa donde estaba sola la niña para realizarle, al parecer, tocamientos indebidos, informó de manera oficial la Fiscalía.

Esta situación presuntamente se habría presentado entre septiembre y diciembre de 2021, hasta que la niña logró grabar al agresor y mostrarle a sus padres lo sucedido. Unidades del CTI de Pitalito, en coordinación con el Ejército Nacional, se desplazaron al municipio de San Agustín donde hicieron efectiva la orden de captura en contra de Narváez Ribera.

La Fiscalía comunicó que el capturado no aceptó los cargos por el delito que se le imputó a pesar de las pruebas que quedaron grabadas en un teléfono celular.

Caso Karina Blanco: encuentran carta de la joven violada y asesinada

Otro caso de abuso sexual a una menor de edad se presentó en el departamento de Norte de Santander. “Mi proyecto a largo plazo sería ser una gran psicóloga”, fueron las palabras que escribió Ana Karina Blanco Durán, quien en días pasados fue violada, asesinada y lanzada al río Cáchira.

Este trágico hecho tiene consternada a la comunidad del departamento de Norte de Santander, pues Karina, quien tenía 15 años, era la mayor de tres hermanos, se caracterizaba por ser una joven ejemplar y estudiaba en el colegio San Francisco de Asís, en un corregimiento del municipio de Santander en donde cursaba undécimo grado. El pasado lunes 2 de mayo sus compañeros de clases la vieron por última vez.

Esta menor debía recorrer a pie todos los días aproximadamente 40 minutos desde su casa ubicada en la vereda La Sardina, perteneciente al municipio de Cáchira, Norte de Santander, hasta la carretera principal, donde tomaba el autobús que la llevaba al instituto educativo, pero en la mañana del pasado martes 3 de mayo, Karina no llegó al salón de clases.

Según las autoridades, la estudiante se habría percatado de que un hombre sospechoso la venía persiguiendo mientras ella caminaba. Fue entonces cuando Karina alcanzó a enviarle una fotografía a un familiar alertando que ese sujeto la venía siguiendo. Tras el aviso, los familiares de la menor alertaron a la Policía sobre la desaparición de su hija y, sobre el mediodía, la Defensa Civil encontró a la orilla del río Cáchira el bolso que la menor llevaba para el colegio; luego fue hallado el cuerpo de Karina sin vida con signos de violación, debajo de un puente del río, en el sector conocido como La Primavera.