nación

“Monsalve no es testigo, es un secuestrador”: Jaime Granados sobre caso Uribe

La defensa del expresidente Álvaro Uribe aseguró que no hubo soborno a testigo, porque simplemente Juan Guillermo Monsalve no es testigo de nada.


En el marco de la audiencia de preclusión que solicitó la Fiscalía en favor del expresidente Álvaro Uribe por el presunto fraude procesal, el abogado Jaime Granados hizo una advertencia clara respecto a la calidad de testigo que tiene Juan Guillermo Monsalve, el falso paramilitar que le dijo la Corte Suprema de Justicia tenía información sobre el exmandatario y su hermano.

Para el abogado Granados es importante dejar sentado en la audiencia que Monsalve no es ningún testigo en este proceso, al contrario es una persona condenada en dos oportunidades por secuestro extorsivo, de ahí que la solicitud de la Fiscalía, apoyada por la Procuraduría, de precluir la investigación, es una ruta acertada para la justicia.

“Juan Guillermo Monsalve no es testigo porque aparece condenado por autoridad judicial competente en dos casos, por secuestro extorsivo, porque es un secuestrador, él no perteneció a los paramilitares, ni al bloque Metro, sino a los Rastrojos”, dijo el abogado Granados sobre Monsalve.

Para la defensa del expresidente es claro que sí Juan Guillermo Monsalve no ostenta la calidad de testigo, pues no existió nunca el delito de soborno en actuación penal. Porque al no tener la calidad que señala el tipo penal, simplemente la conducta es atípica y ahí la necesidad de precluir la investigación en contra del exmandatario.

“El hecho que se ha presentado ante la opinión pública en este proceso y ante país que Juan Guillermo Monsalve es el testigo estrella en contra de Álvaro Uribe y sobre eso se ha construido todo: un trato privilegiado en las cárceles, se ha construido todo el protagonismo que ha tenido, que incluso cuando lo van a trasladar interviene el senador Cepeda”, señaló el abogado.

Jaime Granados insistió que la parodia de testigo a Juan Guillermo Monsalve le sirvió para recibir beneficios en sus sitios de reclusión, garantizar el ingreso de lujos, licores y comodidades que no tienen otros internos en las cárceles, además de aparatos para grabar conversaciones que luego manipuló y presentó ante la Corte Suprema.

“Poder introducir clandestinamente equipos de grabación por no hablar de otros elementos de prueba. Entonces es el gran testigo contra Álvaro Uribe Vélez esto lo desvirtuó el fiscal en su brillante intervención o investigación desarrollada por la Fiscalía y que desde el punto de vista dogmático lo acompañó el Ministerio Público”, advirtió Granados.

En la audiencia de preclusión el abogado Granados insistió que la posición de la Fiscalía y de la Procuraduría es acertada, tras considerar que si Juan Guillermo Monsalve no es testigo de un proceso, no existe el soborno a testigos. Las pruebas indicaron algo completamente diferente: Monsalve le mintió a la Corte diciendo que pertenecía a grupos paramilitares, cuando su pertenencia solo se pudo probar en un grupo de delincuencia común como Los Rastrojos.

La defensa del expresidente lleva tres días en su argumentación explicando porque la tesis del ente acusador, sobre la tipicidad de la conducta y que fue acompañada por el ministerio público, se configura en su totalidad en esta etapa del proceso, por eso le insiste a la juez en la preclusión de la investigación.