deportes

“No comparto las ideas de Egan Bernal, pero reconstruiré su mural”, artista de la obra

Daniel Nocua hace parte del colectivo que creó el mural con la imagen del campeón del Tour de Francia y fue vandalizado.


Daniel Nocua hace parte del colectivo que pintó el mural de Egan Bernal cuando el ciclista zipaquireño quedó campeón del Tour de Francia. Sin embargo, las posiciones políticas que ha expresado en sus redes sociales han causado, tantos adeptos como críticas.

La obra de arte fue vandalizada con grafitis insultantes y otras personas se acercaron hasta los murales que rinden homenaje a lo logrado en el ciclismo para mostrarle gestos obscenos.

SEMANA habló con uno de los artistas, quien piensa recuperar el espacio del mural, pero necesita los recursos económicos. Lo hará pese a tener posiciones políticas contrarias a las del deportista.

SEMANA. ¿Qué sentimiento los embarga al ver que el mural de Egan está lleno de insultos?

Daniel Nocua (D. N.), artista del mural. Nosotros como los artistas y el colectivo que gestionó estas obras en Zipaquirá, por un parte, lamentamos que estas situaciones pasen, aunque no es la primera vez que sucede con este mural. En el fondo nos parece que es una oportunidad para comenzar a dialogar por medio del arte y vemos que estas personas lo que están haciendo es dialogando por medio de muros y comenzando una conversación. Queremos abrir estos espacios de diálogo, recordando que hace unos años algunas personas que intentaron contar y expresar su opinión fueron asesinadas. No queremos violencia.

SEMANA. ¿Cuándo fue la primera vez que pasó y cómo pasó?

D. N. Fue hace tres años, fue por las dinámicas que se presentaban en este parque, pues había mucho consumo de sustancias de licor y por eso nosotros decidimos por medio del grafiti, del arte y la cultura intervenirlo, y empezar de mano de la comunidad la recuperación de estos espacios. Las personas que antes lo tenían y lo usaban de esta manera inadecuada, realizaron la primera intervención sobre el mural, después contando su desacuerdo con que eso estuviera pasando y por eso se renovó y hemos estado constantemente trabajando con esta comunidad del barrio San Carlos.

SEMANA. Hablemos precisamente de la ubicación del mural que se había convertido en un sitio turístico...

D. N. El mural queda en el barrio San Carlos y se ha vuelto un atractivo turístico, puesto que por ahí pasa la ciclovía del municipio. Entonces, los fines de semana pasan por el mural y este es uno de los puntos que utilizan las personas que van a entrenar cerca, se toman fotos, activan la economía de los que venden jugos y eso es lo que se ha generado alrededor de estas piezas de arte.

SEMANA. Hablemos del tiempo, los materiales, las personas que participaron en el mural.

D. N. Nace como un proyecto que tenemos varios jóvenes de Zipaquirá con espacios para contar lo que pensamos y expresarnos, sino para trabajar y empezamos a desarrollar una industria creativa. En este caso, es el arte y el deporte lo que unimos. Tenemos intervenciones en varias partes de Zipaquirá, recuperando espacios que antes eran de consumo, de basuras o partes que estaban abandonadas.

SEMANA. ¿El mural es recuperable después de los grafitis con los insultos?

D. N. Eso es lo que nos parece positivo de que pasen estas cosas. Es decir, la discusión se está dando por medio de la intervención. No creemos que la persona que hizo eso llegó en medio de un acto violento, solo vemos que está interactuando con nuestras obras de arte. Es recuperable porque estábamos planeando renovarlo, simplemente es retocar una obra, esto no tiene mayor complicación. La idea es darle otro contexto a la obra, incluyendo a Egan.

SEMANA. ¿Saben quién lo hizo?

D. N. Es muy difícil dar con el paradero de esta persona y, obviamente, esto se volvió viral. Aunque las autoridades de Zipaquirá han salido frente a los medios a decir que lo están buscando con policía para hacerlo pagar, pero a mí no me parece que sea la manera. Creo que es una persona que está expresando su opinión. Queremos incitar al diálogo, que es lo que el país busca en estos momentos. No queremos más polarización, más de estos temas.

SEMANA. ¿Cuál es su posición política?

D. N. Yo llevo una manera de pensar política contraria a la de Egan, pero no quiere decir que entremos en conflicto. Mi posición política es otra y opino que el país necesita un cambio. Amamos el lugar de donde somos y por eso llevamos a cabo todas estas obras artísticas y culturales. Respetamos totalmente la posición de Egan Bernal frente a la política, y hacemos homenajes a sus actos y a muchas personas que han sido parte de la historia de él. Queremos exaltar más que las cosas que nos dividen, son las cosas que nos unen. La gente se imagina que somos los más indignados y no es así realmente. Queremos llevar un mensaje de amor, de reconciliación, de que sigan estos espacios de opinión, donde todos nos expresamos. No son solo porque sea Egan, como comunidad, necesitamos estar en paz.

SEMANA. ¿Qué necesitan para restaurar el mural y están dispuestos a hacerlo pese a pensar diferente a Egan?

D. N. Sí, claro, esto requiere una logística muy grande. Estamos en la búsqueda de recursos por todas las partes que podamos. Con la misma comunidad, con la alcaldía. Calculamos que, restaurando y reconociendo la labor de los artistas, más o menos unos seis millones de pesos, que no creemos que sea algo imposible, entonces estamos trabajando para encontrar estos recursos y por eso invitamos a las personas que nos quieran colaborar a que lo hagan por medio de nuestras redes sociales.