nación

Nueva orden de captura contra Gentil Duarte, ¿por qué?

Alias Gentil Duarte, máximo cabecilla de las disidencias de las Farc en el oriente del país, ahora es buscado por desplazamiento forzado.


Como si el prontuario de Miguel Botache Santillana, alias Gentil Duarte, tuviese más espacio, la Fiscalía le suma un nuevo delito al máximo cabecilla de las disidencias de las Farc en el oriente del país. El guerrillero ahora tendrá que responder por el desplazamiento de 60 personas en el departamento del Guaviare.

Entre 2002 y 2004 Gentil Duarte amenazó, entre muchos otros municipios, a El Retorno en Guaviare y, paradójicamente con el nombre de esta población, obligó a sus habitantes a huir de su propia casa luego de una serie de confrontaciones que dejaron a la población en medio del fuego cruzado.

“Este hombre, como exjefe del frente séptimo de las extintas Farc, habría promovido una violenta confrontación en jurisdicción de El Retorno (Guaviare) entre 2002 y 2004, en la que se presentaron constantes enfrentamientos armados y otras acciones ilícitas que pusieron en peligro la vida e integridad de las comunidades”, dijo la directora especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, Deicy Jaramillo Rivera.

Como parte de los compromisos que adquirió la Fiscalía en el mismo proceso de paz con las Farc, que era continuar con las investigaciones por hechos cometidos en el marco o con ocasión al conflicto, máxime si incluye a un disidente de dicho proceso, el ente acusador encontró en los anaqueles una investigación que ahora se convierte en una nueva orden de captura contra el prófugo.

“La Fiscalía General de la Nación emitió orden de captura contra Miguel Botache Santillana, alias Gentil Duarte, máximo cabecilla de las disidencias de las Farc en el oriente del país, como presunto responsable del delito de deportación, expulsión, traslado o desplazamiento forzado de población civil”, dijo la funcionaria.

Las declaraciones y pruebas que recuperó la Fiscalía explican de qué forma los habitantes de El Retorno fueron obligados a dejar sus propiedades bajo la amenaza de ser asesinados, desaparecidos, reclutados, señalados de apoyar a las autoridades u otro grupo armado, además del pecado capital para la extinta guerrilla de las Farc: desatender sus instrucciones.

“El material de prueba da cuenta de que el actuar criminal de alias Gentil Duarte y sus hombres, al parecer, generó once hechos de desplazamiento, que comprometen cerca de 60 víctimas, la mayoría menores de edad y adultos mayores”, dijo la Fiscalía al explicar por qué se tomó la determinación de librar una orden de captura.

Como el caso o los hechos que aparecen en las denuncias son de 2004, la Fiscalía adelantó la investigación por la Ley 600 (anterior Sistema Penal), un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos se encargó de librar la orden de captura, porque de otra forma o con el nuevo sistema judicial, esa orden debería salir de un juez de garantías.

Alias Gentil Duarte se mantuvo en la clandestinidad, nunca se sumó al proceso de paz y fue promotor de las llamadas disidencias que actualmente libran sendas confrontaciones con otros grupos criminales como el Clan del Golfo, incluso contra sus exjefes en las Farc, entre ellos alias Iván Marquez, comandante de la llamada Segunda Marquetalia.

La lucha entre estas organizaciones criminales principalmente ocurre por el control del narcotráfico. En contra de alias Gentil Duarte hay una docena de órdenes de captura por un listado de delitos que incluye homicidio, secuestro, terrorismo y claramente tráfico de estupefacientes. Así que una nueva orden de detención seguramente no lo trasnocha, pero resulta relevante a la hora de avanzar en la investigación y obtener una condena por ese desplazamiento.