orden público

“Otoniel es un desgraciado que tiene que pagar”: hermana del policía que murió por capturarlo

Mientras el país celebra la captura de Dairo Úsuga, alias Otoniel, la familia del intendente Edwin Guillermo Blanco Báez llora su partida.


“Se me fue mi chicuelo”, dijo Sandra Blanco, la única hermana del intendente Edwin Guillermo Blanco Báez. Este sábado viajó durante más de ocho horas para recorrer los 387 kilómetros que separan a Bogotá de Güicán de la Sierra, en Boyacá, donde serán entregados los restos del héroe que dio su vida por lograr la captura del temido jefe del Clan del Golfo, alias Otoniel.

“Mis padres, con esfuerzo, le entregaron su hijo a la patria y ahora se lo van a devolver en un cajón”, dijo la mujer que confiesa que sintió un sinsabor cuando el presidente Iván Duque, manifestó que este sábado era un día para celebrar, por la captura de uno de los narcotraficantes más buscados en el mundo. “Al decir eso no pensó que para nuestra familia es el día más amargo de nuestras vidas. Murió un ser maravilloso”.

En Boyacá, junto al Nevado del Cocuy, están sus padres, don Guillermo Blanco y la señora Lucía Báez, junto a un altar que armaron con fotografías del uniformado y con una vela encendida a la Morenita de Güicán, la virgen patrona religiosa del municipio. “Solo pido justicia, investigación a fondo y que esta muerte no quede impune”, dice la señora con el poco aliento que le queda, tras llorar por horas la partida de su único hijo varón.

Policía asesinado en Antioquia
Policía asesinado en Antioquia - Foto: Suministrada por la Policía

“Otoniel es un desgraciado delincuente, ojalá la Morenita de Güicán le tenga su merecido. Acabó con la felicidad de una familia. No nos merecíamos eso. Mi hermano era muy consagrado a Dios y a la patria. Otoniel es un desgraciado, que tiene que pagar”, dice Sandra, quien espera la máxima pena para quien no solo causó daño a su familia, sino a miles más en Colombia.

Arribo de alias Otoniel a Bogotá
Arribo de alias Otoniel a Bogotá - Foto: Suministradas a Semana

Asegura que su hermano siempre fue un hombre honesto que nunca se dejó permear por la corrupción y por eso todas las operaciones que lideraban terminaban victoriosas. Sandra había invitado a su hermano para el bautizo y la confirmación de sus hijas, pero él le dijo que entraría a una misión importante y no podría asistir. Le prometió que tan pronto saliera de esta operación le dedicaría tiempo a la familia porque le darían unos días de descanso. Pero, contrario a eso, el mismo día que alistaba todo para la ceremonia religiosa, recibió la fatídica noticia.

“Ahora tengo que escuchar a mi hija de tres años decir a media lengua: tranquila mamá, mi tío nos cuida desde el cielo”, dice Sandra devastada por el asesinato de su hermano. “Por más homenajes que le hagan, nada me lo devolverá”, puntualizó.

Intendente Edwin Blanco Báez, asesinado en operativo contra el alias Otoniel
Intendente Edwin Blanco Báez, asesinado en operativo contra el alias Otoniel - Foto: Suministrada por la familia

Sus papás estaban esperando que su hijo cumpliera el tiempo para pensionarse. Les había prometido que se irían a vivir juntos a Medellín y les estaba construyendo un apartamento. Tenía pensado casarse con su novia de más de una década. Le prometió a su hermana que después de esta operación pasarían más tiempo juntos, pero la guerra absurda del narcotráfico acabó con los sueños de una familia. “No tengo palabras para el dolor tan grande que nos causaron, era mi niño”, dijo ahogado en llanto su padre, don Guillermo Blanco.

Intendente Edwin Blanco Báez, asesinado en operativo contra el alias Otoniel
Intendente Edwin Blanco Báez, asesinado en operativo contra el alias Otoniel - Foto: Suministrada a SEMANA por la familia

Detalles del asesinato

Los compañeros del uniformado le aseguraron a SEMANA que su superior, el intendente Blanco, siempre fue un líder nato que pensaba primero en proteger a los demás; por eso él tomó la delantera y, como ya había ido en dos oportunidades como apoyo a la operación conjunta Armagedón y conocía —no solo el terreno, sino la estrategia de Otoniel para huir—, entonces lideró cada paso que daban “sus muchachos”.

De ese primer enfrentamiento salió victorioso. Así que avanzaron, alrededor de tres kilómetros del punto de donde se presentó ese. Y en ese momento empezaron los disparos de nuevo. Estaban más cerca del objetivo, eso lo tenían claro, y por eso Blanco no cedió terreo. La Policía le disparó a alias el Indio, el jefe militar del cerco que custodiaba a Otoniel. El Indio fue dado de baja.

Blanco y sus hombres sostenían el enfrentamiento, con el intendente siempre delante de ellos. Mientras tanto, los otros miembros de la fuerza pública alcanzaron a recuperar agendas, apuntes y las rutas de evacuación que tenían programadas pasa sacar a Otoniel. En medio del agitado combate se ve caer al intendente Edwin Guillermo Blanco Báez: dos de los tantos disparos impactaron su cuerpo. Uno en el pecho y otro en el cuello. Una aeronave evacuó a Blanco, para llevarlo de urgencia al hospital de Apartadó, pero llegó sin signos vitales.

Intendente Edwin Blanco Báez
Asesinado en operación contra alias Otoniel - Foto: Suministradas a SEMANA por la familia

“Murió como un verdadero héroe”, dicen quienes lo vieron combatir sintiéndose orgulloso de ser policía. Su muerte no fue en vano, el enfrentamiento que lideró permitió, no solo identificar las dos rutas por donde estaría escapando alias Otoniel, sino que hizo que los hombres de confianza del narcotraficante huyeran cada uno por diferente lado, traicionando a Otoniel, dejándolo solo.

La valentía y estrategia de Blanco hizo que Otoniel quedara, desde las cinco de la tarde de ese viernes, solo, durmiendo a la intemperie, bajo la lluvia y sin probar bocado de comida. “Quizá siempre oramos para que todo saliera bien y la Morenita le cumplió al país porque capturaron a ese hombre tan peligroso, pero se nos llevó la vida”, dijo uno de los familiares del Blanco.