nación

Otoniel se verá nuevamente cara a cara con la justicia de Estados Unidos

El exjefe del Clan del Golfo ya se declaró “no culpable” ante las autoridades estadounidenses que lo requirieron por delitos relacionados con el tráfico de drogas, armas y homicidio.


Este jueves 2 de junio, se reanudará la audiencia de Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, ante el tribunal de Brooklyn en Nueva York (Estados Unidos). El exjefe del Clan del Golfo enfrenta un proceso penal por delitos relacionados con el tráfico de drogas, tráfico de armas y homicidio selectivo.

En esta nueva diligencia judicial el narcotraficante contará con un nuevo abogado, esto después que Arturo Hernández retirara su representación. Debido a la complejidad y extensión del caso, la entrega de evidencia del Gobierno de Estados Unidos podrá retrasarse.

Entre los documentos recaudados se encuentran interceptaciones de comunicaciones, grabaciones y documentación sobre los movimientos del capo y el tráfico de cocaína a Estados Unidos durante casi una década. Igualmente, se cuenta con información clasificada que tiene unos requisitos especiales a la hora de presentarse.

La defensa de Otoniel -según reportó CNN- se quejó ante la jueza del tribunal, Dora Lizette Irizarry, sobre los malos tratos y condiciones que tiene el exjefe de la banda criminal en el centro carcelario en el que se encuentra.

En este sentido, se reclamó que se encuentra en una celda sin una sola ventana y únicamente puede salir a reunirse con su abogado. Frente a esta situación pidió que se le cambie de celda para que “al menos pueda ver el sol en algún momento del día” y reciba mejores tratos.

Frente a esto, se señaló que debe ser la Agencia Federal de Prisiones o la Fiscalía del Estado la que resuelva la petición. El narcotraficante se encuentra desde el pasado 5 de mayo en la cárcel de Brooklyn, uno de los penitenciarios de máxima seguridad en Estados Unidos.

Otoniel deberá permanecer privado de la libertad mientras se adelanta todo el juicio debido a la “peligrosidad” que representa y al alto riesgo de fuga o de rescate que existe.

El pasado 5 de mayo, en su primera audiencia, le imputaron cargos por “empresa criminal continuada” y “conspirar para manufacturar y distribuir cocaína” a Estados Unidos durante diez años. Según las cuentas oficiales, entre 2003 y 2021, el Clan del Golfo intentó exportar más de 90.000 kilogramos de cocaína a Estados Unidos, avaluada en 2.000 millones de dólares.

Tras su presentación ante la corte federal del Distrito Este de Nueva York, el narcotraficante no aceptó cargos. En una rueda de prensa, la jefe de la DEA, Anne Milgram, destacó que la organización que comandaba Otoniel distribuyó el 90 % de la cocaína que se traficaba en Estados Unidos, poniendo en riesgo la vida de millones de personas.

Otoniel habría conformado alianzas con los carteles mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación con el fin de llevar la cocaína a Estados Unidos. Esta organización también era la principal responsable del fentanillo, la cual generó una crisis de salud en EE. UU., en 2021, por las constantes sobredosis.

Durante diez años, Úsuga David fue el hombre más buscado del país. Después de no acogerse a la desmovilización de los grupos paramilitares, conformó junto al exjefe de las AUC, Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, la banda criminal de Los Urabeños, la cual buscaba manejar el tráfico de drogas en el Urabá antioqueño. Esta organización pasó luego a conocerse como el Clan Úsuga y luego como el Clan del Golfo.

De esta banda criminal formaban parte varias de sus hermanas y núcleo familiar. Durante años fueron las encargadas de manejar las finanzas y coordinar las acciones en contra de la población civil y la fuerza pública.

Las autoridades reseñaron que Otoniel ordenó los más escabrosos crímenes para tener el control territorial. En uno de los operativos más grandes, adelantados en contra de su estructura, encontraron documentación que revelaban que era un “depredador sexual”, esto mediante el reclutamiento de menores de edad de la zona, preferiblemente vírgenes, para saciar sus aberraciones.

Otoniel cuenta con siete sentencias condenatorias en Colombia por delitos relacionados con extorsión, secuestro, homicidio agravado, concierto para delinquir, terrorismo, hurto y narcotráfico.