bogotá

“Paralizar el Metro de Bogotá sería insensato”: director de Planeación Nacional del gobierno Petro

César Ferrari aseguró que el proyecto debe seguir contando con el apoyo de la nación porque Bogotá sola no podría sacar la obra adelante.


En las últimas horas, el presidente de la República, Gustavo Petro, siguió completando su gabinete y equipo de trabajo, anunciando a César Ferrari como nuevo director del Departamento de Planeación Nacional (DNP).

Este cargo es importante porque sobre el director del DNP recae la estructuración y defensa del Plan Nacional de Desarrollo. El documento que sirve de base y provee los lineamientos estratégicos de las políticas públicas del actual gobierno.

Así mismo, el DNP será fundamental para el futuro del proyecto del Metro de Bogotá en su primera y segunda línea. En ese sentido, en la mañana de este miércoles 10 de agosto, el nuevo director César Ferrari aseguró de manera tajante que frenar el proyecto sería completamente “insensato”.

“Bogotá es una de las pocas ciudades grandes del mundo que no tiene metro. Esta es una cuestión que debió hacerse hace muchos años, por no decir muchas décadas. Es importante para resolver el problema de la congestión que disminuye la productividad”, afirmó Ferrari en un primer momento en entrevista con Blu Radio.

Posteriormente, el nuevo funcionario dejó claro que el Metro de Bogotá “seguramente deberá seguir teniendo apoyo del Gobierno nacional porque la ciudad sola no lo puede hacer. Sería insensato paralizar una obra que realmente se necesita para resolver uno de los grandes cuellos de botella de esta ciudad”.

Las dudas o incertidumbre alrededor de la primera línea del metro en Bogotá cada vez han sido más latentes. En campaña, el entonces candidato del Pacto Histórico Gustavo Petro anunció que de llegar a la Presidencia conformaría una comisión para analizar en detalle el contrato del proyecto, a la vez que pediría al concesionario chino una explicación del por qué no se han completado los estudios y diseños de detalle de la obra.

Una vez ganó las elecciones, efectivamente el presidente Petro ordenó una comisión para estudiar este proyecto. En días pasados, el equipo de empalme del nuevo jefe de Estado reveló el informe sobre este proyecto en el cual se sugiere revisar la obra y el trazado de la primera línea.

El documento sugiere revisar los impactos que tendría una modificación del contrato, en materia legal, técnica, ambiental, urbanística, reputacional, predial y social. Y advierte además que se debe “explorar alternativas en el proyecto en cuanto a tipologías constructivas y de trazado sobre el borde oriental”.

La que ha tratado de salirle al paso a las dudas que hay sobre este proyecto es la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien en varias ocasiones ha dejado claro que el Metro de Bogotá no tiene reversa alguna e incluso mandó un mensaje al presidente Petro frente al tema.

Antes de la salida del gobierno del ahora expresidente, Iván Duque, López indicó: “En los próximos días firmaremos con el presidente Iván Duque el convenio de cofinanciación que le permitirá tener a Bogotá no solo su primera línea del metro, que no tiene ninguna reversa, sino empezar el año entrante la construcción de la segunda línea del metro, la primera subterránea que llegará a Suba y Engativá”.

Y agregó: “Nuestro país no solo quiere un cambio de rumbo, también quiere un cambio de protagonistas, y eso es legítimo, pero no será destruyendo lo poco que hemos construido de Estado, de sociedad, de mercado, como vamos a avanzar, será mejorándolo, perfeccionándolo, adicionándole cosas que seguramente hacen falta, pero también invirtiendo”.

El anuncio de Claudia López se cumplió y dos días antes de entregar el mando presidencial, Iván Duque, en representación de la nación, firmó con Bogotá el convenio de financiación para la segunda línea del metro de Bogotá y otros importantes proyectos de movilidad. En el marco del evento, la alcaldesa López volvió a señalar que el metro de Bogotá será una realidad.

Aunque no mencionó al presidente electo, ni a su equipo de empalme, López dejó claro: “La primera línea del metro no es una promesa, es una obra ejecutándose, que va casi al 20 % de ejecución, es un contrato en ejecución, es una enorme ilusión por la que hemos esperado más de 40 años”.