nación

Pastor Alape reconoce “uso de cadenas” para los secuestrados

En medio de la sesión se le hizo un llamado de atención a los exintegrantes del Secretariado por los “comentarios ofensivos”.


La magistrada Julieta Lemaitre le pidió a los siete exintegrantes del Secretariado de las las Farc que amplíen su reconocimiento de responsabilidad frente al secuestro de civiles e integrantes de la Fuerza Pública para forzar el “intercambio humanitario” por guerrilleros que se encontraban presos.

En este sentido señaló que es necesario que profundicen y reconozcan los actos de tortura durante los secuestros, indicando que según los tratados de derechos humanos, el acto de aislamiento físico que narraron varios de los plagiados representa en sí mismo una tortura “pues cuando no se tiene contacto humano la afectación a la salud humana es tremenda”.

Tras escuchar la intervención de las víctimas en la primera parte de la audiencia que se adelantó este lunes, la magistrada le solicitó que profundicen frente a la mirada que ustedes tuvieron sobre las víctimas como enemigos por su orientación política y de clase”.

La togada, que hace parte de la Sala de Reconocimiento de la JEP, reprochó la posición del excomandante Pablo Catatumbo que indicó que le cuesta imaginarse el sufrimiento de las víctimas del secuestro.

“En parte el reconocimiento es poder imaginar lo que se siente estar en el lugar del otro y en parte lo que hacen las víctimas en este momento es darnos la oportunidad de imaginarnos estar en el lugar del otro”, manifestó.

Frente a esto pidió que se profundicen los actos que detallaron las víctimas frente a las torturas que vivieron durante su cautiverio. El excongresisra Oscar Tulio Lizcano, por ejemplo, detalló que durante su secuestro fue asilado, hecho por el cual “para mantener la cordura” le hablaba a los árboles, puesto que ninguno de sus secuestradores le dirigía la palabra.

Frente a este tema, Pastor Alape le pidió excusas a Lizcano, señalando que el secuestro de dirigentes políticos hizo parte de una estrategia ciega que se implementó durante el conflicto armado. “Reconocemos que se utilizaron las cadenas”.

Consideró que se atacaron varios sectores “porque en nuestra ceguera a los políticos los veíamos que legislaban en contra del pueblo, y a los que tenían capital como los que le quitaban la plusvalía al pueblo y así nos fuimos encegueciendo”.

Por su parte, Milton de Jesús Toncel Redondo explicó los hechos que rodearon el secuestro de la candidata presidencial, Ingrid Betancourt y su fórmula vicepresidencial Clara Rojas, en febrero de 2002, cuando se movilizaban en San Vicente del Caguán (Caquetá).

El excomandante guerrillero aseguró que él mismo hizo gestiones para mejorar las condiciones de cautiverio de Betancourt. Sin embargo, frente a esta aclaración, la magistrada Lemaitre le pidió que no hiciera comentarios ofensivos a las víctimas.

Igualmente, Milton de Jesús Toncel desconoció haber tenido conocimiento sobre los malos tratos a los secuestrados. “Yo asumo responsabilidades pues era el jefe y tengo que responder”.

¿Qué sigue en la audiencia?

El presidente de la JEP, Eduardo Cifuentes calificó como “trascendental” la audiencia que inició este lunes, destacando que el otrora máximo comandante de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko reconociera la responsabilidad grupal de el extinto grupo guerrillero en el secuestro extorsivo y con fines para presionar al Gobierno para que avalara el intercambio humanitario.

El hecho que aceptara de manera libre y voluntaria los crímenes de guerra y los delitos de lesa humanidad asociados con “ese gravísimo crimen” representan un paso más a la obtención de la verdad y la reparación de las victimas. “La Sala de Reconocimiento entrará a continuación a determinar si es un reconocimiento fue genuino o si se ha hecho un aporte de verdad e igualmente tomará en consideración las demandas de las víctimas. Si esto es así, dictará entonces una resolución de conclusión en un término aproximado de tres meses”.

Cifuentes indicó que en esta audiencia no se podía exaltar a los victimarios puesto que ellos son los máximos responsables de estos crímenes de guerra y deben ser sancionados, teniendo en cuenta para esto sus aportes a la verdad y la reparación de las víctimas. “Se pone de presente como los secuestrados fueron tratados como cosas e instrumentos, ellos han aceptado ese reconocimiento y eso es muy importante para los fines de la jurisdicción que es buscar la verdad y recuperar la dignidad de las victimas”, precisó el presidente de la JEP.