judicial

Terminó juicio contra Santiago Uribe Vélez, solo falta el fallo

Al hermano del expresidente se le acusa de concierto para delinquir agravado y homicidio agravado. El juez evaluará las pruebas y todo el material para luego remitir su decisión a las partes.


Terminó el juicio que se adelantaba contra el ganadero Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Después de cuatro años en sesiones, se puso el punto final en esta parte del proceso que se adelanta contra Uribe Vélez por la presunta participación y financiación del grupo denominado los 12 Apóstoles, además del delito de homicidio agravado.

Ahora lo que se espera es la decisión del juez, quien evaluará las pruebas y los argumentos presentados por las partes para dictar un fallo.

Este proceso se inició en firme en 2017, cuando la Fiscalía llamó a juicio al hermano del expresidente, detenido en 2016 por los delitos de concierto para delinquir agravado y homicidio agravado. Al ganadero también se le responsabiliza del asesinato del conductor Camilo Barrientos en Yarumal, Antioquia, en 1994.

Entre los argumentos presentados por el ente investigador se señala que el ganadero fue auspiciador de grupos paramilitares, específicamente el de los 12 Apóstoles. En 2018 fue dejado en libertad por vencimiento de términos, pero el proceso continuó su curso.

Entre los delitos que se le señalan a Santiago Uribe está la conformación de grupos paramilitares, específicamente el denominado los "doce apóstoles".
Entre los delitos que se le señalan a Santiago Uribe está la conformación de grupos paramilitares, específicamente el denominado los "doce apóstoles". - Foto: archivo SEMANA

Durante los alegatos de defensa, el abogado de Uribe Vélez, Jaime Granados Peña, detalló que no había certeza de la existencia del grupo y menos de que su defendido hubiera participado en este. Por esta razón pidió la absolución de su cliente al considerar que no incurrió en ningún delito.

El proceso contra el hermano del expresidente lleva 25 años y la etapa final, que culminó hoy, arrancó el pasado 26 de enero. Entre los contratiempos que han alargado su avance se cuentan el cambio de fiscales, abogados, modificaciones en las fechas de las audiencias, enfermedades del acusado y otros que han generado que se prolongue por más de dos décadas.

Tras la última audiencia, las partes –especialmente Fiscalía y Procuraduría– hicieron el llamado al juez para que no tome una decisión apresurada y evalúe todas las pruebas y testimonios recibidos.

Y apegado a esto, el mismo juez confirmó que esta requerirá tiempo para revisar toda la documentación y dijo que la decisión, en primera instancia, probablemente se conocerá este año. Como es un proceso que se adelantó por el viejo sistema penal acusatorio, no se tendrá audiencia y las partes serán notificadas por escrito con la decisión que se tome.