video

Tik Tak: ¿A dónde va el informe de la Comisión de la Verdad?

María Isabel Rueda cuenta que se va el comisionado Carlos Ospina, un mayor retirado del Ejército que ocupó el cargo por cuatro años en la Comisión de la Verdad. ¿Y por qué se va? Según él, porque en su interior lo estigmatizaron por sus posiciones. Dice que teme que el informe, que la comisión está a dos meses de entregar, le apunte a una sola verdad que prolongue la venganza y el odio en el país.


Suena el segundo Tik Tak de este martes 3 de mayo en SEMANA y suena por los lados de un incidente que empaña aún sin explicación, por parte del padre De Roux, la misión de la Comisión de la Verdad.

El lunes hizo pública su renuncia uno de sus miembros, Carlos Ospina, un mayor retirado del Ejército, abogado y especialista en seguridad e inteligencia militar. Como defensor de derechos humanos de las víctimas de la Fuerza Pública y las violaciones del DIH contra ese sector de la población, su presencia era importante en la Comisión de la Verdad para balancear con sus puntos de vista el informe sobre la verdad que prepara la Comisión acerca del conflicto armado en el país.

Con frecuencia, la integración de la misma Comisión ha sido cuestionada por la metodología e ideología de sus miembros y, por ello mismo, son importantes los matices entre la gente que lo compone. ¿Por qué renuncia el comisionado Ospina?

Textualmente, asegura que porque ya en la Comisión de la Verdad no hay espacio para él y luego hace una acusación muy delicada que interiormente lo han estigmatizado por sus posiciones y lo han acusado de estar detrás de un complot para dañar a la Comisión de la Verdad. Y todo porque él quiere hacer un contra informe para equilibrar el informe que prepara la Comisión de la Verdad.

Cuenta que no le permitieron tres asesores que tenía él de origen militar, pero que, en cambio ―en sus propias palabras al director de RCN Noticias José Manuel Acevedo―, otros miembros de la Comisión y sus asesores vienen de sectores guerrilleros. Según Ospina, su misión era que la Comisión no contara la verdad de un solo lado; señala al padre De Roux de no haberlo apoyado en la estigmatización que le aplicaron o cuando uno de sus asesores tuvo que salir del país por amenazas de muerte.

Y termina el comisionado Carlos Ospina con una de aspiración que desde luego debemos compartir todos los colombianos, de que ojalá ese informe que se entregará en alrededor de dos meses por parte de la Comisión de la Verdad no esté buscando la verdad solo de un lado, o sea, solo una verdad que induzca al país a 60 años más de venganzas y de odios.