Home

Nación

Artículo

El voto útil se perfila como una opción desde la primera vuelta presidencial. - Foto: Guillermo Torres Reina

política

Voto útil: ¿la nueva estrategia para la primera vuelta presidencial?

Aunque falta que se decante el panorama electoral y las consultas para la Presidencia se definan, muchos ya piensan que el voto útil será protagonista desde el inicio. ¿Cambiará el escenario en esta elección?

Muchos dicen que, cuando se trata de escoger al presidente de la República, los colombianos votan en primera vuelta con el corazón. En segunda, con su candidato descartado, acuden a la razón. Los debates ya empezaron, y la ciudadanía comienza a empatizar con algunos aspirantes provenientes del progresismo, centro, centroderecha y derecha para apoyarlos en sus respectivas consultas. Sin embargo, por el mismo discurso de los protagonistas de la contienda, casi todos quieren ser el contrincante de Gustavo Petro, puntero de las encuestas, en segunda vuelta.

Con esta idea, los candidatos quieren venderse como quien puede vencer a Petro, buscando aglutinar sufragios que no necesariamente son a su favor, sino en contra del aspirante por el Pacto Histórico. Esto ha calado en muchos colombianos, quienes manifiestan que votarán por el más fuerte y opcionado en el momento para que el senador no se convierta en presidente.

Según el analista Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, este pensamiento que despierta la necesidad de votar en contra del senador tiene origen en los temores que suscitan su pasado y sus propuestas. “El voto en contra de Petro representa los miedos. Es muy difícil que una sociedad tan golpeada por el conflicto vote por alguien que tuvo un pasado como participante de él. Esa es una barrera mental muy difícil de sobreponer, aunque no es un descalificador”, argumentó, en conversación con SEMANA.

Esa misma campaña de siempre medirse con Petro y descalificar sus ideas, afirmó Guzmán, es justamente lo que podría estar conduciendo a que los electores piensen en el voto útil en su contra desde muy temprano en la contienda.

No obstante, todos los expertos indican que es muy pronto para saber quién será el que enfrente a Petro, respaldado por el voto estratégico, en primera vuelta. Incluso, muy pronto para saber si efectivamente el senador pasará a segunda vuelta. Con tres consultas interpartidistas, casi unas primarias, se sabrá qué respaldos electorales tiene cada una de las opciones. Pero, en una elección con este nivel de polarización y oposición al candidato progresista, se contempla como el escenario en el que tomaría lugar el voto de opinión.

La primera vuelta, que se llevará a cabo en mayo, podría estar regida por votos estratégicos.

Alejandra Barrios, directora de la MOE, aseguró que el voto en la consulta será con el corazón, mientras que en mayo y junio primará la razón. “Vamos a ver en la definición de las coaliciones mucho corazón, quién te gusta de verdad y cuál consideras que puede ser el mejor candidato en el espectro político. Ya va a ser más cerebral la votación, posteriormente en primera y segunda vuelta, a partir de la información de las consultas internas”, señaló.

Es después de las consultas cuando comienza el voto útil para incrementar la efectividad de los resultados, en contra de un candidato en específico. No obstante, este tipo de decisión, la cual parece normal en el panorama colombiano, podría ser perjudicial para la democracia por la no escogencia de aspirantes idóneos.

“Nos hemos venido encontrando con procesos administrativos en algunos casos muy precarios, por no decir desastrosos. Votar para que no gane el que no me gusta no significa que estoy escogiendo el mejor candidato para el país”, agregó Barrios.

Rodolfo Hernández, segundo en las encuestas, conversó con SEMANA sobre este fenómeno y aseguró que aún existirá el voto de opinión, especialmente a su favor, en la próxima contienda. Sin embargo, mientras se desmarca de la narrativa de medirse con Petro, aceptó que a su causa se han unido votantes que lo consideran fuerte para contrarrestar al senador en las elecciones. Incluso, aceptaría apoyos de otros aspirantes en una potencial segunda vuelta contra Petro.

Acepto todos los apoyos que estén convencidos de que soy capaz de cumplir con derrotar a los ladrones que administran a Colombia. A todos, sin discriminación de nada. Pero no les cambio el discurso”, argumentó.

Cuando se le preguntó sobre lo que él tenía que Petro no tiene, fue claro al decir que “toca preguntarles a los colombianos, quienes creen que soy capaz de hacer los cimientos de la salvación de Colombia”.

Aún no hay nada dicho y a la contienda le falta la fundamental consulta interpartidista, la que decantaría el panorama y permitiría que las encuestas mostraran una imagen real de la situación. Hasta el momento, el rasero, contrincante común y líder es Petro.