nación

Estudiantes serían instrumentalizados por jíbaros para ingresar estupefacientes a colegios de Bucaramanga

Al parecer, por cuidar la reputación de las instituciones educativas, los directivos no denuncian este tipo de casos.


Jaime Andrés Beltrán, concejal de Bucaramanga, lanzó una alerta en las últimas horas por la modalidad en la que se estaría camuflando las drogas al interior de los colegios de la capital del departamento de Santander, poniendo en riesgo la salud de los menores.

Los delincuentes y expendedores estarían camuflando las drogas, como marihuana, pepas, sintéticas e incluso pastillas para tratamiento psiquiátricos, dentro de brownies, dulces y forros de los celulares, para evitar ser descubiertos por los directivos de los planteles educativos.

“Lamentablemente las redes de microtráfico hoy no solo merodean las instituciones educativas de Bucaramanga, sino que utilizan a los jóvenes para comercializar droga de diferentes tipos al interior de los colegios. Son varios padres de familia quienes han denunciado estas situaciones”, dijo el concejal Beltrán.

Todos elementos son muy fáciles de vender y de adquirir al interior de las instituciones, por lo cual tanto niños de primaria como de bachillerato se están viendo afectados. Inclusive uno de los casos revelados por el funcionario da cuenta cómo un estudiante terminó en el hospital tras recibir un dulce, el cual consumió sin saber que estaba mezclado con una droga sintética.

“Una niña se le acercó a brindarle su amistad, ella lo incitaba a consumir drogas pero como no quiso, intentó convencerlo a la fuerza. La niña le regaló en el colegio una colombina, la cual estaba mezclada con una sustancia que hasta el momento no hemos sabidos qué era, mi hijo llegó en mal estado a la casa y nos tocó llevarlo a la clínica”, contó la madre de un estudiante según reveló el concejal.

De acuerdo con Jaime Beltrán, más allá de que los microtraficantes hayan penetrado los colegios, preocupa que los directivos de los colegios estaría “ocultando estas situaciones para no poner en riesgo el nombre la institución”.

“Los chicos que denuncian luego terminan siendo amenazados y esto representa deserción escolar. Hoy salen del colegio no los que venden la droga sino los que denuncian al vendedor, porque muchas son víctimas de agresiones”, agregó Beltrán.

En cuanto a los drogas sintéticas o papeletas, el concejal, aseguró que los jóvenes que están siendo instrumentalizados deben esconderlas en los forros del celular y venderlas cuando los docentes no los vigilan.

“Este año nosotros conocemos de más de cinco denuncias ante el CEPSPA que mencionan que han sido inducidos en el tema de la droga, porque otro compañero le dio o le ofreció la droga, pero dentro del mismo salón”, dijo.

Ante este tipo de situaciones, el concejal Jaime Beltrán hizo un llamado a las autoridades tanto de la Secretaría de Educación como Policía, Instituto de Bienestar Familiar y Fiscalía para que tomen cartas en el asunto y evitar que la problemática se salga de control.

“Les hago un llamado para que podamos entrar a investigar de fondo, porque si seguimos tapando los casos de drogadicción o la red de microtraficantes al interior de los colegios, los únicos perjudicados serán los mismos estudiantes. También el llamado es para los padres de familia, para que acompañen a sus hijos y así cuando se presente un problema pueda ser atendido a tiempo, no cuando sea demasiado tarde”.

Por su parte, la Secretaría de Educación de Bucaramanga indicó que cuando han recibido el reporte de este tipo de situaciones entro de los colegios, han actuado de acuerdo a los estamentos de las autoridades de la Policía Nacional.