política

Presidente Petro reveló que el crimen del fiscal paraguayo Pecci fue cometido por el narco uruguayo Marset

El jefe de Estado señaló que el problema de los capos del narcotráfico se convirtió en una problemática mundial.


El presidente de la República, Gustavo Petro, reveló que el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, que se registró en Colombia (en una isla de Barú) el pasado 10 de mayo, fue cometido por el narcotraficante uruguayo Marset. La conclusión de la autoría del crimen la citó Petro de un portal denominado Rebelion.org.

“El uruguayo Sebastián Marset fue señalado como quien ordenó la muerte del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, asesinado en mayo en la isla de Barú, en el Caribe colombiano, durante su luna de miel en mayo pasado. Uno de sus asesinos confesó el origen del crimen”, señala ese portal.

Y va más allá: “Marset, de 31 años, asociado al Primer Cartel Uruguayo y jefe de una organización criminal en Paraguay dedicada al narcotráfico y al lavado de activos, uno de los autores intelectuales del crimen, se encuentra prófugo de la justicia uruguaya y paraguaya desde que recibió un pasaporte del Gobierno uruguayo”.

Además, por medio de su cuenta de Twitter, el mandatario colombiano alertó que los capos del narcotráfico han aumentado su nivel criminal al sobrepasar fronteras y convertirse en un problema de índole ya no regional, sino mundial.

De la misma manera, el jefe de Estado indicó que hace muchos años dejó de ser un evidente problema binacional entre Colombia y Estados Unidos, para convertirse en un dolor de cabeza en otras latitudes, pendiendo de ejemplo el caso puntual del homicidio del funcionario judicial de Paraguay, Pecci.

“La investigación sobre el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci cometido por el narcotraficante uruguayo Marset en territorio colombiano demuestra que hace mucho el narco dejo de ser un problema bilateral colombo-estadounidense y es hoy un problema americano y mundial”, trinó Petro.

Y agregó, en otro mensaje, sobre el proceso de indagación que adelantaron las autoridades judiciales de Colombia: “La estrategia antidrogas utilizada hasta ahora, ha fortalecido, en vez de debilitar, las fuerzas de las mafias. La fiscalía colombiana aquí logró mostrar eficacia investigativa. Felicitaciones”.

Más detalles del caso Pecci

“Ya hicimos la vuelta”. De esta manera, Francisco Luis Correa Galeano les comunicó vía telefónica a sus compañeros sobre el homicidio del fiscal paraguayo, Marcelo Pecci, quien se encontraba en la isla de Barú, muy cerca de Cartagena, disfrutando de su luna de miel junto a su esposa, la periodista Claudia Aguilera.

Se trata de la prueba que se encuentra en el escrito de acusación que ya radicó la Fiscalía General en contra de Correa Galeano, quien, según la evidencia, fue el encargado de coordinar los seguimientos, la entrega de armas, el crimen y la fuga de todos los implicados en el asesinato.

En el documento de 27 páginas se detalla el encuentro que sostuvo Correa el 7 de mayo con los otros integrantes de la organización en la Plaza Minorista de Medellín. Dicha reunión tuvo una duración de tres horas y en la misma participaron Wendre Still Scott Carrillo, Eiverson Adrián Zabaleta Arrieta, Gabriel Carlos Luis Salinas Mendoza y Cristian Camilo Monsalve Londoño.

Durante la reunión se asignaron roles específicos y se entregó información sobre el objetivo. Los integrantes de la organización viajaron hasta Cartagena para poner en marcha el plan de seguimiento al fiscal paraguayo.

Capturados por el asesinato del fiscal Marcelo Pecci: Marisol Londoño, Cristian Camilo Monsalve Londoño, Wendre Still Scott Carrillo y Eiverson Adrián Arrieta Zabaleta.
Capturados por el asesinato del fiscal Marcelo Pecci: Marisol Londoño, Cristian Camilo Monsalve Londoño, Wendre Still Scott Carrillo y Eiverson Adrián Arrieta Zabaleta. - Foto: Fiscalía

Durante días, e instalados en el mismo hotel, siguieron cada uno de sus movimientos y reseñaron sus actividades. Todo esto le fue reportado al coordinador de la “operación”.

El 9 de mayo, con una información recopilada importante, un grupo de la organización llegó a Barú para hospedarse en el Hotel Decameron, el mismo al que iba a llegar Pecci con su esposa.

“(...) Francisco Luis Correa Galeano, desde su celular, (...) llamó 32 veces a Gabriel Carlos Salinas Mendoza, conductor de la moto acuática color rojo usada para cometer el homicidio y también, este último, llamó en cuatro oportunidades a Francisco Luis”, concluye la acusación.

Noticias relacionadas