Tendencias

Home

Política

Artículo

Veronica Alcocer, Sofia Petro, familia presidencial
Verónica Alcocer junto a su familia y su esposo, Gustavo Petro, el día de la posesión presidencial, el 7 de agosto. - Foto: Presidencia

política

Verónica Alcocer, la primera dama de Colombia, cuenta el motivo de su más reciente viaje a Noruega

Brindó detalles de la reunión que tuvo en la Casa de Derechos Humanos, con la directora del centro de crisis de Oslo, Lise Walmsness Larsen.

La primera dama de Colombia, Verónica Alcocer, blanco de críticas la última semana de septiembre tras ser designada como embajadora de Misión Especial para asistir a algunos eventos de relevancia mundial, uno de ellos el funeral de la reina Isabel II, dio a conocer este 5 de octubre que estuvo en Noruega.

La visita al país nórdico –uno de los garantes de los diálogos de paz entre el Gobierno nacional y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), reestablecidos el pasado 4 de septiembretuvo como objetivo ahondar en la forma en que se aborda la violencia contra la mujer para tomar como ejemplo sus estrategias y llegar a implementarlas en Colombia.

Mediante un video en redes sociales, la primera dama compartió algunos fragmentos de las conversaciones adelantadas en Oslo, la capital de Noruega.

“Estamos en la Casa de Derechos Humanos mirando las realidades de este país con respecto a la violencia contras las mujeres y sus niños”, explicó Alcocer en la presentación del video. Ya en la reunión, con algunas profesionales del Centro de Crisis de Oslo, planteó el siguiente interrogante para comenzar la conversación: “¿Por qué en un país, donde se supone hay garantías, todavía existe el temor de la denuncia?”.

Quien le respondió a la primera dama de Colombia fue una de las técnicas, Julie Haatuft, afirmando que obedece al sentimiento de vergüenza que implica ser violentada.

“Es una buena pregunta, creo que se trata de sentir culpa y vergüenza por haber terminado en una situación donde fue violada o abusada. Muchas veces sientes una especie de ambivalencia, o sea, sentimientos encontrados por estar con una persona que te ama, quizá su marido, que es el padre de tu hijo, con quien compartes la economía, también tu vida, entonces no es tan simple irse”, expresó Julie Haatuft.

Haatuft también se refirió al éxito que han representado los centros de crisis o casas de refugio para brindar apoyo a las mujeres víctimas de la violencia.

“Es importante decir que hablamos con muchas que todavía no están listas para pedir ayuda en un centro de crisis, pero que tienen la necesidad de ordenar sus pensamientos, contar su experiencia y recibir información o apoyo”, explicó. Así mismo, indicó que dichos lugares de atención se establecieron a finales de los 70, gracias al trabajo de un equipo de voluntarios con orígenes en movimientos de mujeres en Noruega.

Por su parte, la directora general del centro de crisis de Oslo, Lise Walmsness Larsen, afirmó que fueron las organizaciones de mujeres las que “trataron de que los políticos entendieran la importancia de ayudarlas”.

Entretanto, Verónica Alcocer se refirió al reto de Colombia de trabajar para acabar con la violencia contra la mujer. “El trabajo que llevamos a cuestas nosotros es brutal, pero sí se puede, uno tiene que ser muy optimista, yo pienso que las sociedades tenemos que cambiar y juntarnos, un movimiento global de mujeres”.

Y al final del video, añadió: “Este es un símbolo que me acaban de regalar, que es a nivel mundial, para quienes luchamos contra la violencia, así que todas unidas y mirando procesos interesantes y aprendiendo”.

La defensa de Juanita Gómez a la primera dama

Juanita Gómez, en un video para la cuenta en YouTube de SEMANA, defendió a Verónica Alcocer tras las críticas en su contra por los viajes. Así mismo, informó que, contrario a lo que se cree, la primera dama no estaba suplantando al canciller de Colombia, Álvaro Leyva, o a la vicepresidenta, Francia Márquez.

“Todas estas designaciones no quieren decir que la primera dama esté suplantando al canciller o a la vicepresidenta. De hecho, la primera dama, por ser la esposa del presidente de la República, está autorizada a participar en tareas protocolarias, en estos viajes y, por supuesto, en temas de asistencia social”, expuso.