Home

Salud

Artículo

Foto de referencia sobre tapabocas
El tapabocas es uno de los elementos de protección personal más importantes para protegerse de la covid-19. - Foto: Getty Images

coronavirus

¿Cómo funcionará la medida del tapabocas para los no vacunados? Esto dijo la ministra Carolina Corcho

La jefa de la cartera de Salud, además, indicó que estuvieron evaluando la posibilidad de que regresara el uso del carné de vacunación, pero fue descartada.

El Ministerio de Salud está alistando un paquete de cambios para el uso de tapabocas en Colombia, que hoy en día solo es obligatorio para el transporte público y recintos cerrados como centros de salud y hogares geriátricos.

Según reveló la ministra de Salud, Carolina Corcho, el Ministerio de Salud está evaluando la posibilidad de emitir una nueva normativa para que el tapabocas vuelva a ser obligatorio en recintos abiertos y cerrados donde haya aglomeraciones. La medida aplicaría en todas las personas mayores de dos años.

No obstante, la ministra Corcho dio indicaciones sobre otras poblaciones específicas. “Además, debe usarse el tapabocas quirúrgico en personas que no tienen vacunación, personas con sintomatología respiratoria, comorbilidades y otras enfermedades que nos han demostrado que aumentan el riesgo de hospitalización, sobre todo en personas mayores de 60 años que no tienen los refuerzos ni la vacunación completa”, aseguró la ministra Corcho durante una rueda de prensa que se llevó a cabo en las instalaciones del Ministerio de Salud.

Es decir, que la misma sugerencia aplica tanto para los no vacunados como para las poblaciones vulnerables a la covid-19. Vale aclarar que mientras no se expida un marco normativo, como por ejemplo una resolución, las declaraciones de la ministra Corcho seguirán siendo una recomendación a la ciudadanía.

La funcionaria, además, dijo que se habían barajado otras medidas sanitarias, como volver a pedir el carné de vacunación contra la covid-19 para ingresar a algunos establecimientos y eventos de asistencia masiva. Sin embargo, la ministra advirtió que evaluaron las medidas que estaban vigentes en otros países y constataron que el certificado de vacunación no se estaba exigiendo en la mayoría de ellos.

Por eso, prefirieron descartar esa decisión. “Preferimos apelar a medidas persuasivas y pedagógicas”, aclaró la funcionaria y señaló que las políticas públicas sanitarias de orden punitiva podrían no ser tan eficaces. En esa medida, también indicó que es clave que los ciudadanos se vacunen y les pidió a las EPS y a las autoridades de salud locales que aumenten los porcentajes de vacunación.

Esta petición no solo se limitó a las dosis anticovid, sino que también se extendió a las vacunas contra la influenza. Según el Ministerio de Salud, el país también está atravesando por un complejo pico respiratorio que requiere el autocuidado de la ciudadanía.

Hay un nuevo incremento en los contagios

De acuerdo con la ministra, este ajuste normativo se está considerando a raíz del incremento constante de los casos de covid-19 a nivel nacional. Según el último reporte del Ministerio de Salud, el país ya lleva cinco semanas consecutivas registrando un crecimiento sostenido en los casos de covid-19. En el último reporte, este indicador rompió el umbral de los 3.000 contagios en una sola semana, algo que no sucedía desde finales de agosto, cuando el país estaba atravesando el quinto pico de la pandemia, fuertemente impulsado por las subvariantes de ómicron BA.4 y BA.5, que hoy son menos frecuentes que entonces.

De hecho, hace dos semanas el Instituto Nacional de Salud (INS) compartió nuevos datos sobre las mutaciones que ha tenido el coronavirus en Colombia, lo cual les ha permitido a los expertos en epidemiología explicar a qué se debe el incremento en las infecciones.

Todo apunta a que la culpable es la subvariante BQ.1 del coronavirus, que ha sido apodada por los medios de comunicación como ´perro del infierno’. Pese a su alarmante nombre, las autoridades sanitarias han insistido en que no hay evidencia científica de que provoque efectos más nocivos para la salud.

De acuerdo con el INS, la vigilancia epidemiológica que se ha llevado a cabo en otros países ha mostrado que la circulación de ‘perro del infierno’ no ha implicado un aumento en las tasas de hospitalización y muerte por covid-19. También se registraron 16 fallecimientos.