mundo

Ola de calor pondría en peligro de extinción a esta especie de tortugas

El sexo de las crías de este animal es determinado por la temperatura de la arena donde se incube el huevo.


Un estudio publicado hace cuatro años estaría dando pistas sobre el futuro de las tortugas marinas en el mundo. Al parecer, el sexo de las crías de esta especie estaría ligado a la temperatura de la arena donde es incubado el huevo, por lo que las actuales olas de calor desatadas en extensas regiones del mundo amenaza con el nacimiento de cerca de un 99 % de solo las hembras.

El estudio denominado Calentamiento ambiental y feminización de una de las poblaciones de tortugas marinas más grandes del mundo, publicado en la revista Current Biology, explica que cuando la arena en la que permanecen los huevos de tortuga en su incubación aumenta por encima de los 31 °C, entonces el embrión desarrollará el sexo femenino, de lo contrario, si la temperatura disminuye a menos de 27 °C, entonces el resultado será un macho.

Así entonces, además de dar un vistazo en el futuro sobre una gran población de tortugas hembras en el mundo, debido al calentamiento global, el estudio afirma que las cifras alertarían sobre el peligro de extinción de estos animales para el año 2100; sin embargo, con las olas de calor que se están propagando año tras año, esta fecha podría ser más temprano que tarde.

“Los científicos que estudian las crías y los huevos de las tortugas marinas no han encontrado ningún macho, así que solo ha habido tortugas marinas hembras en los últimos cuatro años... hay un estudio realizado en Australia que muestra lo mismo, que el 99 % de los nuevos bebés de tortugas marinas son hembras”, explicó en entrevista para la cadena estadounidense CNN, Bette Zirkelbach, gerente del Hospital de Tortugas de Marathon, Florida, explicando la gravedad del asunto.

Por otro lado, la funcionaria del hospital de tortugas de Miami, Melissa Rosales Rodríguez, afirmó para el citado medio que es alta la posibilidad de que en el futuro haya un “descenso” en la población de tortugas a nivel mundial, esto sumado a la falta de diversidad genética en la especie. “No tenemos la proporción de machos y hembras necesaria para poder tener sesiones de cría con éxito”, añadió, señalando las dificultades actuales en cuento a la persistencia de la especie.

Personas toman el sol en una playa en Chipiona, ubicado en la costa del Atlántico, en la provincia Cadiz, España, el viernes 9 de julio de 2021. (AP Foto/Emilio Morenatti)
Personas toman el sol en una playa en Chipiona, ubicado en la costa del Atlántico, en la provincia Cadiz, España, el viernes 9 de julio de 2021. (AP Foto/Emilio Morenatti) - Foto: AP

La ola de calor y la grave escasez de recursos hídricos en Francia

Las autoridades meteorológicas de Francia y algunas zonas de Inglaterra registraron el mes de julio más seco de la historia, lo que agrava la escasez de recursos hídricos y obliga a imponer algunas restricciones.

En Francia, donde una intensa sequía golpeó a los agricultores y provocó limitaciones del uso del agua, las precipitaciones del mes pasado ascendieron a solo 9,7 milímetros, según la agencia meteorológica Meteo France. Esta cifra es 84 % inferior a los niveles medios registrados en julio entre 1991 y 2022, y lo convierte en el segundo mes más seco desde marzo de 1961, añadió la agencia.

Mientras tanto, algunas zonas del sur y del este de Inglaterra registraron la menor cantidad de precipitaciones de la historia, según la Oficina Meteorológica de Reino Unido.

El conjunto de Inglaterra registró una media de 23,1 mm, la cifra más baja para el mes desde 1935, añadió. El organismo empezó a recopilar datos en 1836. A la falta de lluvias se sumaron las olas de calor que azotaron a ambos países, con récords de temperaturas. En Inglaterra, los termómetros superaron el mes pasado por primera vez los 40 °C.

Los científicos coinciden en que las emisiones de carbono procedentes de la quema de combustibles fósiles por los seres humanos están calentando el planeta, aumentando el riesgo y la gravedad de las sequías, las olas de calor y otros fenómenos meteorológicos extremos.

Podemos decir que en los últimos 35 años hemos tenido tres veces más olas de calor que los 35 años precedentes”, según Long, quien augura un alza de su intensidad y frecuencia “en los próximos años”.

*Con información de la AFP.