Tendencias
Vitaminas, suplementos vitamínicos, vitamina, cápsula, medicina, medicina alternativa, nutrición
Las vitaminas son suplementos importantes para el organismo y su sanidad. - Foto: Getty Images

vida moderna

Alimentos ricos en vitamina E para cuidar la salud de la piel

Mantener una piel sana ayudará a disminuir los signos de la edad.

La vitamina E es una de las más importantes para el funcionamiento óptimo del organismo. Su importancia radica en sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Según explica el sitio especializado Tua Saúde, también ayuda a prevenir enfermedades como la aterosclerosis y el Alzheimer.

Entre sus beneficios también están mejorar el sistema inmunitario, el cabello y la piel, pues ayuda a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres.

Los radicales libres son compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía. Las personas también están expuestas a los radicales libres presentes en el ambiente por el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y la radiación solar ultravioleta.

Así mismo, gracias a los antioxidantes que componen este nutriente disminuyen el proceso acelerado del envejecimiento.

Por ello, es necesario consumir productos ricos en vitamina E que ayuden a mantener una piel sana y rejuvenecida. Según los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), estos alimentos son:

  • Los aceites vegetales, por ejemplo, los aceites de germen de trigo, girasol y cártamo, se encuentran entre las fuentes más ricas de vitamina E. Los aceites de maíz y soja también aportan vitamina E.
  • Los frutos secos como maníes, avellanas y, en especial, almendras; y las semillas como las semillas de girasol, también se encuentran entre las mejores fuentes de vitamina E.
  • Las hortalizas de hojas verdes como la espinaca y el brócoli, contienen vitamina E.
  • Ciertos cereales para el desayuno, jugos de fruta, margarinas y productos para untar, entre otros alimentos, son fortificados con vitamina E agregada.

Cabe recordar que en la etiqueta del producto es posible saber si un alimento contiene vitamina E.

¿Qué cantidad se debe consumir?

La cantidad de vitamina E que se necesita por día depende de la edad, según el NIH. Las cantidades diarias promedio recomendadas aparecen a continuación en miligramos (mg):

  1. Bebés hasta los 6 meses de edad: 4 mg.
  2. Bebés de 7 a 12 meses de edad: 5 mg.
  3. Niños de 1 a 3 años de edad: 6 mg.
  4. Niños de 4 a 8 años de edad: 7 mg.
  5. Niños de 9 a 13 años de edad: 11 mg.
  6. Adolescentes de 14 a 18 años de edad: 15 mg.
  7. Adultos: 15 mg.
  8. Mujeres y adolescentes embarazadas: 15 mg.
  9. Mujeres y adolescentes en período de lactancia: 19 mg.

Otros efectos de la vitamina E en la salud

  • Cáncer:

Un estudio halló un vínculo entre el uso de suplementos de vitamina E durante 10 o más años y un menor riesgo de muerte a causa del cáncer de vejiga.

Los suplementos dietéticos de vitamina E y otros antioxidantes podrían interactuar con la quimioterapia y la radioterapia. Las personas que reciben tratamiento contra el cáncer deben consultar con su médico u oncólogo antes de tomar suplementos de vitamina E u otros suplementos de antioxidantes, en especial en concentraciones elevadas.

  • Trastornos oculares:

La degeneración macular relacionada con la edad o la pérdida de la visión frontal en las personas de edad avanzada, y las cataratas, se encuentran entre las causas más comunes de pérdida de la visión en los adultos mayores. Los resultados de los estudios de investigación acerca de si la vitamina E puede contribuir en la prevención de estas afecciones son contradictorios.

Entre las personas con degeneración macular relacionada con la edad que corren alto riesgo que empeore a una fase avanzada, un suplemento que contiene concentraciones elevadas de vitamina E, en combinación con otros antioxidantes, zinc y cobre mostró efectos prometedores para retrasar la pérdida de la visión. Cabe resaltar que, ante la señal de enfermedad, se debe consultar a un médico antes de tomar tratamientos o medicamentos.