vida moderna

Mucosidad en el oído: consejos caseros para tratarla

Esta afección puede producir la pérdida de audición durante un tiempo determinado.


Después de tener un cuadro de gripa, un resfriado o una sinusitis aguda, puede quedar atrapada en el oído una secreción líquida que es conocida como mucosidad, procedente de la nariz. Por lo general, ese líquido se queda flotando en el interior del oído y se forma un tapón en el canal auditivo.

Técnicamente, la mucosidad en el oído se le denomina otitis seromucosa u otitis media serosa. Según explica a Infosalus Constantino Morera, presidente de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL-PCF) y jefe de Servicio de esta especialidad en el Hospital La Fe de Valencia, esta infección auditiva “puede aparecer hacia los tres años sin que los niños lo refieran. El problema real no se nota más que en una falta de atención, ya que el niño no responde a lo que se le dice. La dificultad en la respiración nasal y los catarros de repetición son síntomas que acompañan y favorecen el trastorno”.

Entre otros síntomas comunes de la otitis seromucosa está la sensación de tener los oídos tapados, vértigo, picor o dolor de oído, escuchar pitidos con frecuencia, mareos o desarrollar una infección auditiva.

Para tratar esta afección, el portal web UnCómo da a conocer algunas técnicas útiles que se puede hacer desde casa para eliminar la mucosidad auditiva:

  • Una forma sencilla de eliminar la otitis seromucosa es colocándose de pie con el apoyo de un solo pie y la cabeza inclinada hacia el lado en el que se presenta la congestión. Después, debe subir un poco la cabeza sin bajar el pie. Con frecuencia, cuando la mucosidad tiene una consistencia líquida, este ejercicio puede eliminar la congestión del oído medio, eliminando así el exceso de moco en el oído.
  • Reposar el cuerpo es una de las maneras más efectivas de disipar la mucosidad auditiva. Expertos aconsejan colocar la cabeza sobre una almohada del lado del oído que presenta la infección. Por lo general, si el moco está líquido, este irá saliendo por sí solo.
Existen diferentes métodos para llevar de forma adecuada la limpieza en los oídos.
La mucosidad auditiva puede producir la pérdida de audición durante un tiempo determinado. - Foto: Getty Images
  • Entre los remedios caseros que más se aconsejan, el vapor es uno de los aliados para tratar esta afección. Solamente debe agregar agua caliente en un recipiente y dejarla hervir, cuando esté en su punto de ebullición, se debe colocar la parte del oído afectado sobre el vapor que emana el agua. Esto permite que la mucosidad ablande y se vuelva líquida para así eliminarla. Cabe mencionar que esta agua se puede preparar con distintas hierbas medicinales como la menta, el eucalipto o la manzanilla.
  • Otra técnica que puede aliviar los síntomas que genera la otitis seromucosa, es utilizar una compresa tibia en el oído afectado. Esto permitirá aflojar los mocos haciéndolos líquidos, para luego poder drenarlos.
  • La solución salina es un aliado principal para tratar esta afección; pero a diferencia de las anteriores técnicas, esta se debe aplicar directamente en la nariz por medio de la inhalación del vapor. Únicamente necesita mezclar media cucharada de sal molida gruesa y ocho onzas de agua destilada y luego ponerla a hervir. Cuando la mezcla esté lista, acerca la punta de la olla a una de las fosas nasales y deja que el líquido entre de forma natural, sin aspirar y respirando por la boca. Por la otra fosa nasal debe ir saliendo la solución salina.
  • Otro remedio casero consiste en frotar sobre el pecho una crema mentolada o de alcanfor para descongestionar las vías respiratorias y ayudar a drenar el líquido acumulado en los oídos.
  • Aparte de estas técnicas y remedios caseros, las infusiones no solo alivian los síntomas de la mucosidad auditiva, sino que calma la congestión nasal. Los expertos del portal UnCómo aconsejan tomar infusiones de jengibre, hinojo, salvia, tomillo, boldo, canela o enebro.