El limón protege el sistema inmune y nervioso
El limón protege el sistema inmune y nervioso. - Foto: Depositphotos

vida moderna

Té de jengibre para bajar el colesterol y regular la presión arterial: así se prepara

Este tallo posee propiedades antibacterianas, antioxidantes, entre otras, que benefician al organismo.

El colesterol es una sustancia cerosa presente en la sangre y que el cuerpo necesita para formar células sanas. Se trata de un tipo de grasa indispensable para la vida, que ayuda a dar estabilidad a las membranas de las células; a sintetizar la vitamina D y es imprescindible en la producción de la bilis, necesaria para digerir los alimentos.

Sin embargo, cuando sus niveles se elevan demasiado, puede resultar peligroso para el organismo. El portal de salud Cinfasalud, de España, indica que los mayores riesgos se pueden dar a nivel cardiovascular.

Cuando hay mucho colesterol en el cuerpo, esta sustancia puede provocar que se formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos, los cuales con el paso del tiempo crecen, dificultando el fluido normal de la sangre a través de las arterias. Según información de la compañía de salud Sanitas, siete de cada diez personas mayores de 45 años tienen el colesterol alto.

Existen dos tipos de colesterol. El HDL y el LDL, dos lipoproteínas producto de la combinación de grasas (lípidos) y proteína. Los lípidos necesitan unirse a las proteínas para poder moverse en la sangre.

HDL significa lipoproteínas de alta densidad en inglés. Normalmente, se le conoce como colesterol “bueno” porque ayuda a eliminar parte del colesterol del torrente sanguíneo llevándolo hacia el hígado para que sea metabolizado o eliminado.

De esta manera, evita que el colesterol LDL (malo) se deposite en exceso en el interior de las arterias, contribuyendo así a reducir los ataques al corazón y derrames cerebrales, entre otras afecciones.

El jengibre es un termogénico que acelera el metabolismo. Por su parte, el limón es uno de los mayores antioxidantes para purificar el organismo. Foto: Getty Images.
El jengibre es un termogénico que acelera el metabolismo. Por su parte, el limón es uno de los mayores antioxidantes para purificar el organismo. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

Para ayudar a mantener regulado el colesterol y evitar que este tenga niveles muy elevados en la sangre, se recomienda una dieta equilibrada y hacer ejercicio, además, se recomienda acudir a un especialista y seguir las indicaciones dadas.

No obstante, existen remedios naturales que pueden ayudar a mantener los niveles de colesterol al margen, de acuerdo con expertos el té de jengibre ayuda a impedir la peroxidación lipídica. Este mecanismo reduce de forma significativa los niveles de colesterol bueno, razón por la cual se requiere controlarlo. De igual forma, al ingerir jengibre de manera regular, se impide que el hígado sintetice el colesterol malo proveniente de los alimentos.

El portal de salud Healthline cita varios estudios que prueban los beneficios del jengibre en este sentido. En uno de ellos, las personas que recibieron tres gramos de polvo de jengibre (en forma de cápsula) cada día vieron reducciones significativas en la mayoría de los marcadores de colesterol. El LDL (malo) cayó un 10 % en 45 días.

Por esta razón, la mezcla de estos dos productos naturales puede resultar favorable para controlar esta sustancia en el cuerpo. Para preparar la bebida solo se requiere de un limón, un vaso de agua, dos cucharadas de jengibre rallado y de manera opcional media cucharadita de miel y un ramito de canela.

Se pela el jengibre y se ralla, se exprime el limón y luego se lleva todo a la licuadora y se añade el vaso de agua. Se procesa hasta homogeneizar, se sirve y está listo para consumir. En caso de que la persona desee añadirle miel, lo ideal es hacerlo con moderación.

Este remedio también ayuda a mejorar la presión arterial, pues al evitar que se altere el colesterol en la sangre, el tránsito sanguíneo fluirá sin dificultad alguna. De acuerdo con Healthline, el jengibre también ayuda a eliminar las toxinas que no son necesarias para el cuerpo.