alimentación

¿Las redes sociales pueden definir la alimentación de los animales de compañía?

Las personas que alimentan con carne cruda a sus mascotas argumentan que lo hacen para ofrecerles una dieta “más natural”.


Uno de los temas más importantes para las personas que tienen animales de compañía es la alimentación para sus perros o gatos. La elección de la comida se convierte, mes a mes, en una especie de ritual con el que se define cuál es más beneficiosa. En ese sentido, el internet, y por defecto, las redes sociales, se han convertido en un paradigma.

Pese a que los alimentos completamente cocinados que se comercializan en el mercado son los que más se venden, existe una tendencia que gana fuerza: darle a las mascotas ingredientes naturales y crudos.

Al respecto, una investigación de la Universidad de Liverpool señaló que la elección de la carne cruda para la dieta de las mascotas está condicionada por las redes sociales.

“Hemos observado que los propietarios que eligen carne cruda buscan información dietética de fuentes distintas a su veterinario, siendo cruciales recursos como las redes sociales. Las razones para la elección de la dieta parecen ser multifactoriales, sin embargo, la falta de confianza en ciertos alimentos y el deseo de una elección de dieta aparentemente más natural fueron importantes, con un énfasis en la ‘buena calidad’ y los ingredientes ‘naturales’”, destacó el estudio.

Las personas que alimentan con carne a sus animales de compañía argumentan que lo hacen para ofrecerles una dieta “más natural” pese a que no hicieron la consulta previa con un profesional veterinario.

Además, destacó el portal Animal’s Health, “los propietarios que alimentaban con carne percibían que esa dieta proporcionaba una amplia gama de beneficios para la salud, incluyendo la salud del pelaje, la higiene oral, la salud general del sistema digestivo, la movilidad, el rendimiento y el comportamiento, y percibían el alimento no basado en carne cruda como un riesgo para la salud”.

El estudio se llevó a cabo con una encuesta en línea con más de 1.800 propietarios de perros del Reino Unido. Los investigadores encontraron que el pastor alemán, el border collie y los perros mestizos fueron los que recibieron mayor alimentación con carne cruda. Mientras que los labradores fueron la raza que más consumió alimentos convencionales.

“Los perros más jóvenes y aquellos que están esterilizados completamente estaban asociados con una alimentación de carne cruda, y sus propietarios tendían a tener más de un can”, concluyó Animal’s Health.

En este contexto, es importante señalar que brindar carne cruda a las mascotas no es la mejor idea. De hecho, Ingrid Hansson, experta del Departamento de Salud Pública Veterinaria de Universidad de Ciencias Agrícolas de Suecia, destacó que la dieta BARF (Biologically Appropriate Raw Food) “se basa en los despojos que no se han sometido a ningún tipo de tratamiento para reducir el contenido microbiano, por lo que hay un riesgo de que existan patógenos”.

Es sabido que las carnes crudas no se tratan con calor, ni se liofilizan, ni se pasteurizan, todos estos son procesos fundamentales para matar a los patógenos.