bogotá

Millonario robo en la iglesia del padre Chucho; los delincuentes se llevaron hasta el cáliz

Las autoridades iniciaron una investigación para dar con los responsables del hurto.


Las autoridades iniciaron una investigación por el millonario robo que se registró en la iglesia del padre Chucho, ubicada en el occidente de Bogotá, en la zona de Castilla, los vecinos del sector se declararon indignados por el hecho.

De acuerdo con las primeras versiones de lo sucedido, se habla que el hurto de los elementos litúrgicos puede superar los diez millones de pesos, mientras que la Policía Metropolitana de Bogotá anunció que revisará las cámaras de seguridad del barrio para poder dar con los responsables. Se espera que la Fiscalía recopile los testimonios de los vecinos del sector.

Además, de manera preliminar se advirtió que los ladrones se llevaron el cáliz, varios electrodomésticos, computadores y celulares que estaban en el recinto.

A su turno habló de los detalles de la investigación el comandante de la Estación de Kennedy de la Policía Metropolitana de Bogotá, mayor Luis Acosta: “Estamos mirando las cámaras de seguridad que se encuentran instaladas en el sector que son de la Policía”.

Y agregó el oficial: “Hasta el momento sabemos de una pérdida de nueve millones de pesos en diferentes elementos, las personas ingresaron por una ventana, ingresaron solo a una habitación y esto es materia de investigación”.

El fenómeno del padre Chucho

El sacerdote Jesús Hernán Orjuela, más conocido como el padre Chucho, sacerdote autorizado por el Vaticano para realizar exorcismos, habló hace varios días con SEMANA sobre cómo cada día es más común que personas de diferentes edades lleguen buscado su ayuda. Al día atiende aproximadamente 30 citas y otras tantas se quedan agendadas para semanas después; no es suficiente para su equipo de trabajo atender a todos.

“En la actualidad, una de los problemas que más se está viendo en la guerra espiritual, son aquellos relacionados con la sujeción diabólica”, detalló en esa ocasión el sacerdote, que además, hace referencia a la posibilidad que le da el ser humano a las prácticas que se alejan del bien, teniendo en cuenta que él habla desde las creencias y costumbres católicas.

Añade también que una de esas malas prácticas a las que se refiere es el tarot, la lectura de la mano y a depositar la confianza en lo que depara el horóscopo. Ese tipo de actividades, que muchos creen inofensivas, desatan una sujeción diabólica, según el sacerdote.

Así mismo, explicó que aunque muchos de los chamanes, maestros, profesores, parapsicólogos, dicen ser seres de luz que trabajan de la mano de ángeles y santos, son de total cuidado.

“Hasta el mismo diablo cree en Dios y busca diferentes maneras de engañar y tratar de pasar desapercibido”, anotó. Uno de las modalidades de estafa y extorsión que más logran pasar desapercibida para las autoridades es la de los “brujos”, que prometen entierros para devolver al ser amando, rezos para encontrar guacas, hechizos para vencer enemigos, entre otros rituales para supuestamente liberar de maldiciones a sus clientes, que terminan convirtiéndose en víctimas.

Sin embargo, SEMANA recopiló varias historias que ya están en poder de las autoridades, en las que con la información que entregan las personas que llegan a donde estos falsos profetas buscando ayuda, son amenazados incluso de muerte y terminan como víctimas de extorsión, estafa, abuso sexual entre otros.

Hay, de hecho, personas que han perdido casas, fincas ahorros de toda su vida porque confiaron ciegamente en lo que estás personas inescrupulosas les decían. Es importante aclarar que no todos los que ofrecen esos servicios paranormales son mentirosos, hay otros que al parecer sí tienen lo que llaman dones, pero según el sacerdote, todo eso hace “que se abran puertas que desatan espíritus malignos que luego requieren de oraciones de liberación”.