Home

Ciclismo

Artículo

Egan Bernal. Foto: AFP/Bo AMSTRUP/Ritzau Scanpix//Captura de pantalla Twitter @Eganbernal.
El pedalista zipaquireño se prepara para la temporada 2023. - Foto: AFP/Bo AMSTRUP/Ritzau Scanpix//Captura de pantalla Twitter @Eganbernal.

ciclismo

“Si tienen un objetivo, lúchenla”: el emotivo mensaje de Egan Bernal, a quien ni la lluvia lo detiene

El ciclista colombiano está recuperando su nivel para volver a ser protagonista.

Egan Bernal ha llenado de incertidumbre y emoción al país en menos de un año. Primero hubo preocupación por el accidente que sufrió el pasado 24 de enero, en el que por poco pierde la vida, y después generó todo tipo de sensaciones con su recuperación y el regreso a la competencia ciclística.

Considerado un milagro, además de todo el esfuerzo médico que hubo detrás de la rehabilitación física, el ciclista colombiano volvió a correr de manera profesional en el mes de agosto en el Tour de Dinamarca y días después en el de Alemania. Además, a finales de septiembre, le puso fin a su temporada deportiva en Giro della Toscana y la Coppa Sabatini, esta última siendo ganada por su compañero de equipo y compatriota Daniel Felipe Martínez.

Estas cuatro carreras fueron muy importantes para el ciclista zipaquireño y el Ineos Grenadiers, sirviendo como punto de partida para empezar a diseñar el calendario para el 2023.

La nueva temporada iniciará antes de lo esperado para Egan Bernal, así lo confirmó el italiano Matteo Tosatto, director deportivo del Ineos Grenadiers; lo ve pedaleando desde enero en busca de la mejor forma para afrontar una de las grandes después de mitad de año.

En ese orden de ideas, finales de enero sería la fecha elegida para que el zipaquireño, de 25 años inicie la competencia en 2023. “Es casi seguro que Bernal comenzará en la Vuelta a San Juan, en el calor de Argentina”, contó el director en conversación con Gazetta dello Sport.

Y mientras llega el día de competir, el ganador del Tour de Francia 2019 y Giro de Italia 2021 pasa en Colombia sus vacaciones, pero sigue trabajando a tope para estar en el mejor nivel posible.

Constantemente, el propio Egan sube contenido a sus redes sociales y aprovecha para dejar mensajes positivos para sus seguidores. Sin duda alguna, el ciclista zipaquireño es un ejemplo a seguir en lo deportivo y en la vida, pues siempre tuvo en su mente el objetivo de volver a pedalear y así lo logró.

En su más reciente publicación, el pedalista cafetero compartió un video en el que se le ve entrenando bajo una lluvia torrencial y dando su mejor esfuerzo. Además, dejó un mensaje de motivación con el que invitó a sus seguidores a luchar por sus objetivos sin importar las condiciones en las que se encuentren.

“Yo no soy nadie para decirles esto, pero… si tienen un objetivo, no importan las condiciones, ni que tan abajo o arriba estén… Lúchenla!! Por mal que les vaya, quedarán tranquilos con ustedes mismos, y eso es lo más importante”, escribió Egan en su cuenta de Twitter oficial.

La misma motivación

Flor Marina Gómez, mamá de Egan Bernal, ha entregado el detalle a detalle de su proceso tras ser diagnosticada con cáncer de seno. El 11 de mayo, le detectaron la dura enfermedad justo después del accidente de su hijo y desde entonces no ha ocultado los cambios físicos provocados por las quimioterapias.

Aunque siempre ha sido positiva, el pasado mes de noviembre entregó a través de redes sociales una lamentable noticia que recibió con respecto a una patología que le realizaron. Flor reveló que debía someterse a un nuevo procedimiento quirúrgico, debido a que el examen le salió positivo.

Pero el pasado 3 de diciembre, con una imagen fresca, vistiendo una falda, camisa negra y tenis, reapareció anunciando una buena noticia.

“Cada día es una oportunidad para agradecer a Dios, sonreír, amar, compartir con nuestros seres queridos, todo esto, sin duda es lo que nos da hoy este resultado tan favorable que lo recibo desde la gratitud y el amor”, expresó, dejando claro que, así como su hijo, el único camino es la recuperación sin importar que tan inclinada sea la pendiente.