Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 12/14/2019 12:00:00 AM

Sybil: drama, comedia, erotismo y los límites de la moralidad

La frontera entre lo real y la ficción es el punto de partida de esta exuberante película francesa acerca de una psicóloga que aprovecha la vida de una paciente para escribir una novela. Calificación: Muy buena (*** ½ estrellas).

Sybil, una película francesa de drama, comedia y erotismo dirigida de Justine Triet Virginie Efira es Sibyl, un personaje que salta por encima de la moralidad.
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

País: Francia

Año: 2019

Directora: Justine Triet

Guion: Arthur Harari, Justine Triet

Actrices: Virginie Efira, Adèle Exarchopoulos, Sandra Hüller

Duración: 100 min

Calificación: Muy buena (3½ estrellas).

A finales de octubre reseñé en esta página Dobles vidas, de Olivier Assayas, y aunque no lo dije entonces, pensé que en su mediocridad y planura, en lo que tenía de rutinario y hasta de tedioso, había una señal de que estaba llegando a su fin esa oleada de películas, sobre todo francesas, dedicadas a escudriñar esa frontera porosa entre lo vivido y lo inventado.

Pero no. Sybil, mucho más vital, entretenida y llena de incidentes e historias, deja ver que aún hay novedades por explorar en las fisuras que existen entre la experiencia y su relato.

El personaje central, Sibyl (Virginie Efira), es una psicóloga que ha decidido retomar la escritura diez años después de publicar una novela exitosa. Y como no puede concentrarse en escribir y tratar sus pacientes al mismo tiempo, a la mayoría de ellos los está remitiendo a otros doctores.

En la primera escena alguien que parece ser su editor le dice que el mundo ha cambiado mucho desde su libro anterior, que la gente ahora está saturada de información y que no pueden leer ni concentrarse como antes. Y da la sensación de que la película misma le hace caso a esa advertencia y, para prevenir de distracción o aburrimiento, llena su trama de incidentes, líneas argumentales y planos temporales.

Es como si fuera un ejercicio barroco que amenaza con desbordarse, aunque nunca lo hace del todo, y, de esa manera, alcanza a transmitir el gozo que produce la elasticidad de la narración, que acá se desdobla y repliega vertiginosamente.

El eje de estos juegos de espejos es Margot (Adèle Exarchopoulos), una joven actriz que pasa por una crisis y que Sibyl acepta como paciente con una mezcla de curiosidad, compasión y oportunismo. La muchacha está embarazada por un amorío con el coprotagonista de una película en proceso, que además es el compañero sentimental de la directora (Sandra Hüller), y no sabe si tener su hijo o no.

Las resonancias del drama de la actriz se extienden a la novela en proceso, a la trama de la película que están rodando y también a un episodio amoroso del pasado de Sibyl que resultó en una de sus dos hijas, que está criando sin que conozca a su padre, y al que ella regresa mentalmente por no poder entender lo que pasó.

En el centro de estos juegos de espejos está la certeza de que hay una conexión emotiva entre el sentido de identidad de las personas y las historias que cuentan de sí mismas. Esta idea sirve de hilo conductor para saltar entre preguntas diversas, que van desde la moralidad de usar la vida de un paciente como punto de partida para una novela, hasta lo que implica tener hijos y la contradicción que hay entre la inestabilidad de las relaciones pasionales y la estabilidad que requiere una familia.

La directora Justine Triet logra una película compleja, que en su profusión resulta difícil de clasificar —hay drama, comedia y erotismo—, pero que deja ver que esa tensión entre lo que sucede y lo que se cuenta, lejos de haberse agotado, aún ofrece resultados urgentes y vitales.

En cartelera de cine

Border - *** ½ estrellas

Película sueca con toques grotescos, humorísticos y horrorosos, centrada en una guardia fronteriza que puede oler los sentimientos de la gente que pasa frente a ella.

El misterio del faro - ** ½ estrellas

Filme de suspenso y desesperación sobre tres hombres encargados de cuidar un faro en una isla desierta.

Sin opciones - ** ½ estrellas

Dramatización del escándalo del diseñador de autos John DeLorean en el que se mezclan autos de lujo, sueños de emprendimiento e investigaciones del FBI.

Día de muertos - ** estrellas

Película animada mexicana en la que una muchacha huérfana y dos amigos pasan al mundo de los muertos para averiguar por sus padres.

EDICIÓN 1979

PORTADA

SOS a la economía

La crisis del coronavirus tiene a la economía colombiana en emergencia. Se requiere pensar en fórmulas rápidas y drásticas para evitar un colapso. ¿Cuáles son las opciones?

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1979

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.