música

Sinfónico de Fonseca: un canto por la niñez de Colombia

Uno de cada 100 niños nacidos en Colombia sufren de una cardiopatía congénita estructural, siendo la segunda causa de muerte en niños menores de un año. El artista bogotano dedicó un concierto para recolectar fondos en pro de esta causa.


El pasado martes, el galardonado y uno de los más queridos cantautores Colombianos, Fonseca, anunció su nuevo video musical titulado Besos en la frente. Un tema que forma parte de su más reciente álbum, VIAJANTE.

Lo que muchos no saben es que esta canción tiene un significado que va más allá de una letra bonita y que, sin duda, es muy especial y personal para su autor.

Besos en la frente se convierte además en el tema oficial para la campaña Emma Brilla de la Fundación Cardioinfantil de Colombia, una iniciativa que fue oficialmente lanzada el mismo 24 de mayo en el Teatro Colón de Bogotá, con un impactante show sinfónico en beneficio de esta causa.

Uno de cada 100 niños nacidos en Colombia sufre de una cardiopatía congénita estructural, siendo esta la segunda causa de muerte en niños menores de un año en el país. Estas afecciones son enfermedades de nacimiento, en su mayoría no se identifican a tiempo y afectan el corazón de muchos niños y adolescentes.

De ahí la creación del fondo Emma Brilla, en el cual los interesados pueden donar el dinero que consideren para atender y diagnosticar esa enfermedad a tiempo en las poblaciones menos favorecidas.

Además, la organización quiere crear conciencia de su prevención, teniendo como base el lanzamiento de la canción Besos en la frente, que Fonseca dedica a su sobrina Emma.

Besos en la frente nace desde lo más profundo debido a una situación familiar. Es la muestra de que la música muchas veces viene para sanar y para iluminar después de la oscuridad. Hoy existe un angelito en el cielo que se llama Emma y que su luz siempre brillará. Esta canción va para todos esos ángeles que siempre nos acompañan en el camino. Tu memoria brilla y siempre brillará”, comentó el cantautor.

Juan Gabriel Cendales, director ejecutivo de la Fundación Cardioinfantil, contó a SEMANA que “este es un programa que la Cardio lleva hace 25 años, se llama ‘Regala una vida’ y se basa en buscar recursos para operar niños con enfermedades cardiovasculares, aproximadamente un niño de cada 100 embarazos tiene algún problema cardiovascular, y solamente el 50 %, de esos niños tiene posibilidad de acceder a un servicio de alta calidad y tecnología, lo que busca el programa es recaudar fondos para darle acceso a estos niños”.

En estos 25 años, la fundación ha visto casi 50.000 niños recuperados y ha operado a más de 16.000 con cirugías sin costo para las familias y pacientes, de lo cual se hace cargo esa organización.

Por esta razón, junto a la Fundación Gratitud de Fonseca, se unieron para buscar recursos y operar más niños. La meta del pasado martes fue recaudar 1.000 millones de pesos y justo antes de empezar el concierto ya tenían la mitad de recursos.

Sinfónico de Fonseca

El Teatro Colón se vistió de gala y recibió a los románticos de la capital para cantar en un solo acorde Te mando flores, Prometo, Besos en la frente, Eres mi sueño y otras canciones emblemáticas de Fonseca, y para que en una sola voz resonando a través de las paredes del recinto se entonaran coros por la memoria y vida de miles de niños en Colombia.

La velada comenzó con un coctel de bienvenida al cual asistió un grupo selecto de invitados especiales, como celebridades y empresarios, entre ellos, su gran compadre Andrés Cepeda, quien no podría faltar. Nicolás de Zubiría, Alejandro Santamaria, Felipe Arias, algunos medios de comunicación, periodistas especializados, personajes socialité y la revista SEMANA estuvieron en el evento en el Teatro Colón.

Sinfónico Fonseca
El cantante empezó con la canción Corazón, a la cual le siguió Enrédame, que en esta ocasión, tuvo un ritmo más suave, romántico y cálido. Foto: Sinfónico Fonseca - Foto: Sinfónico Fonseca

Luego, cada persona se ubicó en su silla correspondiente del histórico recinto, el cual abrió su telón con la presentación de Carolina Cruz. Minutos después empezó a tocar la orquesta sinfónica y, en un solo acorde con fondo de luces en tonos fucsia y azul, dio inicio la presentación a cargo de Fonseca.

El cantante empezó con la canción Corazón, a la cual le siguió Enrédame, que en esta ocasión tuvo un ritmo más suave, romántico y cálido. Los aplausos, por supuesto, no se hicieron esperar. Otra de las canciones que conmovió al público fue Estar lejos, la cual llevó a más de uno a conectarse de nuevo con ese amor de lejos o la persona que no han podido olvidar, todo acompañado de instrumentos de la Sinfónica de fondo.

El artista también hizo una pausa en medio del show y recalcó que era la primera vez que tocaba con el maestro Ricardo Jaramillo y la nueva orquesta. “Ha sido todo un privilegio”, comentó.

Por si fuera poco, minutos después, el salón se inundó de un aire aún más romántico, que se asemejó a una escena sacada de una película clásica. Las luces, la orquesta y Fonseca se fusionaron para interpretar la canción My Valentine, la cual cantó en inglés y llevó el concierto a otro nivel.

Para finalizar la noche, llegó la tan esperada canción Besos en la frente: “Cómo hacemos para que esto sea un legado de Emma, para poder replicarlo y que genere bienestar y que haga latir los corazones. Quiero decirles que no solamente es el concierto que estamos viviendo hoy acá, sino de aquí para adelante, queremos cambiarle la vida a muchos niños alrededor del país, así que un aplauso grande para ustedes por estar aquí”.

El cantante también destacó que justo ese día se estrenaba el video de dicha canción, dirigido por Felipe Ibargüen, y afirmó que era la primera vez que cantaba la letra en vivo. “Cantando esta primera vez en vivo a la memoria de Emma, a la memoria de sus sueños y esto que se llama: Besos en la frente”, dijo un emotivo Fonseca.

Para cerrar con broche de oro, interpretó Prometo, canción que se ha destacado por ser una de las más dedicadas entre sus fans hasta el día de hoy. Acompañado por la orquesta sinfónica y unos exquisitos acordes de estilo mariachi, concluyó una de las veladas más emotivas y con más sentido social del artista.