deportes

Carlos Antonio Vélez defendió a los directivos de Nacional y dio sermón a Gio Moreno

El periodista lanzó una crítica contra el jugador por sus palabras luego de ser descartada su renovación con el conjunto verdolaga


El divorcio de la larga relación entre Atlético Nacional y Giovanni Moreno todavía sigue generando polémica entre los hinchas, exjugadores y periodistas que han levantado su voz al respecto de las declaraciones que acabaron con la decisión de la cúpula del club de no renovar el contrato de uno de sus ídolos.

Gio ya había adelantado abiertamente que su retiro llegaría luego del primer semestre, pero el título conseguido en Ibagué cambió todo el panorama. Sus compañeros le pidieron que renovara y él, sin pensarlo mucho, aceptó que todavía tenía gasolina para disputar mínimo un semestre más con la camiseta del cuadro antioqueño.

En las cortas vacaciones que tuvo el plantel todo parecía encaminado a una negociación fácil para firmar el nuevo contrato, pero cuando los jugadores regresaron a entrenamientos, el Flaco brilló por su ausencia. En ese momento se activaron los rumores sobre el malestar de los directivos por las palabras de Moreno en la rueda de prensa posterior a la final, al respecto del salario que devengaba mensualmente el técnico Hernán Darío Herrera.

Giovanni Moreno y Daniel Mantilla fueron los autores de dos de los tres goles.
Giovanni Moreno regresó en enero procedente del fútbol chino - Foto: DIMAYOR

Aunque los hinchas y los jugadores convocaron reuniones para revertir la decisión, los dueños del equipo se pararon en la línea y reconfirmaron una vez más que la historia de Gio en Nacional estaba completamente sentenciada.

Luego de eso, el jugador concedió una entrevista a ‘Pipe Bandido’, líder de la barra principal, en la que expuso su parte de la historia y manifestó que su deseo era continuar. “Después del título fue mi cumpleaños, todo era celebración. No me fui a pasear, estaba listo para el equipo, pero me llamaron a decirme lo que pasaba. Todo fue muy rápido. Estaba triste, pero gracias a los mensajes de apoyó que recibí, estoy tranquilo”, precisó.

“Ojalá el profe (Herrera) pueda estar en la Copa Libertadores, porque todo el mundo sabe lo que le están haciendo. Es muy complicado. Yo no estaba jugando en un club de fútbol, yo estaba jugando en una empresa”, fue otra de las frases que dejó en el live de Instagram.

Se la cobraron

Al respecto de estas palabras, el periodista Carlos Antonio Vélez salió en defensa de los directivos de Nacional y le lanzó una dura crítica al futbolista. “Moreno, que resultó siendo el filósofo del pueblo, salió con unas bellezas para enmarcar”, arrancó el comentarista en su ya reconocida columna de Palabras Mayores.

“Dijo que no estaba jugando en el club más grande de Colombia, sino en una empresa. Vea papito, venga le digo: los grandes equipos son grandes empresas”, apuntó Vélez, aclarándole a Gio que mucho de ese éxito que a logrado Nacional pertenece a la inversión y el trabajo del grupo Ardila Lulle.

“Pregunte qué es Liverpool, qué es Chivas de México, qué es Manchester United. Son grandes empresas. No tenemos la culpa de que siempre haya jugado en ‘repichingas’. Cuidado con los verbos; una cosa es jugar y otra estar”, añadió.

El periodista comentó que lo había impresionado la parte en la que el jugador dijo que “directivos sin humildad siempre serán perdedores” y enumeró los títulos que ha ganado el cuadro verdolaga bajo el mando de dicho inversor. “¿Ustedes saben antes de que llegaran los actuales dueños cuántos títulos había ganado Nacional? 9 de los 31″, respondió.

Aún con estas críticas en su contra, Giovanni Moreno todavía tiene la ilusión de seguir jugando, sin importar que no sea en Atlético Nacional. Esta semana estuvo en las instalaciones de Envigado, su primer equipo a nivel profesional, intentando mantener la actividad física que le permita llegar a su nuevo club para jugar inmediatamente.

Junior fue una de las posibilidades que surgió esta semana, pero los valores están bastante lejos de lo que pueden ofrecer los barranquilleros. México y Argentina pueden ser otras opciones sobre la mesa.