deportes

“Él decía que tenía que ser un jugador como Ronaldinho”: papá de Luis Díaz

Luis Manuel Díaz fue uno de los primeros entrenadores del ‘crack’ colombiano. Su sueño es verlo en Catar en 2022.


El papá de Luis Díaz fue el que inició y creyó que el sueño de un pequeño por ser un crack podría hacerse realidad. Poco importaron las condiciones en que tuviera que lograrlo en Barracas, La Guajira, y mucho menos los encontrones con su esposa que priorizaba el estudio del pequeño.

Hace 24 años, el papá más orgulloso de la Selección Colombia, por ver a su hijo como el mayor referente de la actual generación, creó una escuela después de ver a su hijo y sus amigos jugar en la calle. A SEMANA le confesó que la vida social de adolescente la cambió por horas frente al TV viendo videos de Ronaldinho, Ronaldo, Zidane y que dibujó muchas veces en los entrenamientos y en su mente el golazo que por Copa América ‘Lucho’ le marcó a Brasil. Cruz Valle Fútbol Club es la actual escuela del papá del jugador del Porto, donde todos los niños de la Guajira ven en Luis Díaz la motivación para alcanzar lo que la pobreza y la corrupción de los políticos les intentan arrebatar.

SEMANA: ¿Cómo fueron los inicios de Luis Díaz en el fútbol?

Luis Manuel Díaz (L. D.): A los 5 años Luis entrenaba con niños de su edad, comencé a llevarlo a las canchas, le gustaba. Cuando me iba sin él se ponía a llorar y la mamá le decía, “dedícate a estudiar”. Sin embargo, lo llevaba a los torneos y fui viendo el potencial. Porque después de los 6 años decía que iba a ser como Ronaldinho, era talentoso y el balón lo cogía para hacer pintas. A los 10 años, en un torneo aquí en Barranquilla, hizo un gol de la categoría de Messi.

SEMANA: ¿Se imaginó que lograría deslumbrar al mundo con su fútbol?

L. D.: Era un muchacho que poco le gustó salir, él lo único que me pedía era que le comprara videos de Ronaldo, Ronaldinho y Zidane. Y decía: “Yo tengo que llegar a ser como son ellos. Un jugador técnico, rápido de gambeta cortas, de pintas y jugaditas”. El día que le hizo el gol a Brasil en la Copa América me llamó y me dijo: “¿Te acuerdas, pá? Yo te dije que le hacía gol a Brasil de chilena. Lo hice”.

Hacer pintas como Messi y Neymar para que lo vean figurar, es parte de su categoría, y sirve mucho en un partido porque enredan a un contrario. Él lo tenía en su sueño y se le ha dado con entrega, sacrificio y disciplina porque es un jugador y como persona es muy disciplinado. No tengo queja de él y por eso está en el lugar en el que está.

SEMANA: ¿Usted se la cree y comprende que sea él ese gran referente de la Selección incluso por encima de James?

L. D.: A medida que avanza el tiempo y los consejos que le vamos dando, él sabe que si quiere ser el mejor, debe trabajar y sacrificarse. Hacer un esfuerzo, James es un jugador muy talentoso, pero ahora en este momento se le da la oportunidad a Luis y está sonando mucho, porque es un jugador referente y siempre decía que la camiseta de la Selección se representaba bien y así lo hace. Pienso que ese es el motivo por el que los clubes de Inglaterra e Italia le escriben, según los medios.

SEMANA: ¿Para Roger y Jesús, hermanos de Luis, la escuela Cruz del Valle qué ha significado?

L. D.: Los hermanos lo ven como el ejemplo. Él les habla mucho, les da el consejo y es a quien deben seguir. Sus hermanos van muy bien y con respecto a la escuela que en todos los procesos de La Guajira se han beneficiado los niños con su ejemplo, eso les sirve a los profesores para motivar a los niños a trabajar e ir a los entrenamiento. Hay más escuelas y se han interesado más para que crezcan con la idea del referente.

SEMANA: ¿Y qué tanta presión existe para sus hijos por ser el familiar del crack de la Selección?

L. D.: Me preguntan mucho eso y si bien es algo importante, porque seguro si habla en Junior o en Barranquilla será escuchado, nunca lo ha hecho. Pero si los pelados trabajan con amor y cariño –por eso los hijos míos Roger y Jesús les veo potencial– en un futuro no lejano yo creo que serán como Luis.

SEMANA: ¿Cuál es la motivación de la familia Díaz para ayudar a los niños de La Guajira a través de la escuela Cruz Valle Fútbol Club?

L. D.: La motivación es el crecimiento que ha tenido el departamento de La Guajira porque está en un lugar no tan especial para la gente, por las cosas que pasan con los administradores, y ha servido porque ayuda a que los alcaldes y gobernadores se esmeren más por el deporte. Ver a los niños así nos presionan con darles cupo y eso es un punto fuerte.

SEMANA: ¿Es cierto que Luis Díaz sufrió de desnutrición en sus inicios?

L. D.: La zona de la que somos, de la parte sur en el municipio de Barranca, no se ha reconocido un niño con desnutrición. Ha sido de contextura delgada y así se ha visto, era incluso más pequeño y algunos profesores en Barranquilla le decían que no alcanzaba por pequeño y delgado. Pero los sacrificios y esfuerzos son lo más importante de la vida.

SEMANA: ¿Qué sueño le falta cumplir con Luis Díaz?

L. D.: Mi sueño es ver a Luis en el Mundial. Que Lucho llegue a pelear la final es mi sueño más grande.