deportes

“La violencia no justifica nada”: Jhon Ortiz, técnico del Deportivo Cali Femenino

El entrenador vallecaucano hizo un llamado a tomar medidas más drásticas contra agresores.


El pasado miércoles, el fútbol se vio empañado por causa de varios hinchas que ingresaron a la cancha del estadio Doce de Octubre, en la ciudad de Tuluá (Valle del Cauca), para agredir a los jugadores del Deportivo Cali y quien fue su técnico hasta este jueves -22 de septiembre-, Mayer Candelo; por los malos resultados que ha venido presentando el conjunto azucarero en lo que va de este semestre en la Liga Betplay.

El acto vandálico generó pánico dentro y fuera de la cancha al minuto 83, cuando el equipo caleño iba perdieron 2-0 contra Cortuluá. Después de todo el alboroto, con la ayuda de la Policía, el plantel del Deportivo Cali logró salir del campo de juego hacia los camerinos.

Luego de lo acontecido, este jueves, tras las respectivas conversaciones entre cuerpo técnico y directivos, el club comunicó que Mayer Candelo no seguirá siendo el entrenador del Deportivo Cali.

“La Asociación Deportivo Cali informa a sus asociados, hinchas, medios de comunicación y opinión pública en general que, de mutuo acuerdo, el profesor Mayer Andrés Candelo ha dejado de ser el director técnico de nuestro equipo profesional”, inicia el comunicado.

En su lugar, “Sergio Angulo estará a cargo del equipo profesional” como entrenador interino mientras el “comité ejecutivo elige el director técnico en propiedad”. Según el periodista Diego Rueda, los directivos tienen en carpeta a Harold Rivera, Jaime de la Pava y Guillermo Sanguinetti.

Los actos de violencia por parte de los hinchas del Cali han generado todo tipo de comentarios en las redes sociales, la mayoría en apoyo a las personas que se vieron afectadas por las agresiones. Precisamente, el técnico del Deportivo Cali Femenino, Jhon Albert Ortiz Arce, habló con SEMANA y dijo que “la violencia no justifica nada”.

“Primero que todo, esto en los estadios ya no puede ser más con paños de agua tibia. Pienso que ya es hora de tomar medidas y cartas fuertes sobre el asunto porque estamos hablando de un hecho que más adelante se pueda lamentar. Segundo, solidarizarme con Mayer Candelo, con el mismo Chusco Sierra, compañeros que algún día enfrenté a nivel deportivo, con algunos jugamos en el mismo equipo y hoy son colegas. No se puede ser indiferente al tema porque todos estamos y vivimos de esto”, dijo y agregó que más allá de los aciertos y desaciertos que se hayan podido tener, es algo deportivo que no se puede manchar de esa manera.

Cabe recordar que el pasado lunes 19 de septiembre, en el clásico vallecaucano femenino se registró una agresión entre hinchas en el costado oriental del estadio Olímpico Pascual Guerrero, donde estaban jugando el Deportivo Cali y el América de Cali, en el marco del torneo amistoso Copa Ídolas, la cual se creó como preparación para la Copa Libertadores Femenina que van a disputar ambos equipos en el mes de octubre.

“Nada justifica la violencia. Ya se está viviendo en el fútbol femenino, lo vimos en el clásico. Yo le hago el llamado a los directivos porque nos la vamos a pasar de medidas en medidas: cámaras para identificar a los agresores, reconocerlos por medio del documento de identidad, revisar un castigo ejemplar; pero esto que ocurrió en el estadio Doce de Octubre pasó a mayores, ya se metieron a una cancha y hubo agresiones. Por eso digo, el momento en que esto Dios no lo quiera, podemos llegar a registrar un hecho lamentable de un jugador o técnico. Las medidas se deben tomar ya”, insistió Ortiz Arce.

Asimismo, hizo un llamado a la hinchada para que su comportamiento mejore. “El tema es más con las barras porque cuando decimos hinchas generalizamos, pero yo creo que son las barras y no podemos darle más espacio a ese tipo de comportamiento”, recalcó.

Finalmente, dijo que el torneo Copa Ídolas ha sido el punto de partido para llegar desde lo competitivo a la Copa Libertadores Femenina 2022 que se va a disputar en la ciudad de Quito, Ecuador.

“Desde la parte de preparación nosotros ya veníamos trabajando. Hicimos un total de ocho microciclos, en cada uno jugamos un partido amistoso. Aparte que llegaron algunos refuerzos que creo que sincronizaron bien en el grupo desde lo personal y deportivo. Y ya en esta última instancia lo que nos queda para Quito, es más desde la parte táctica afianzar algunos movimientos y la pelota quieta que siempre hay que trabajarla. Tenemos toda la expectativa y las ganas del mundo para llegar a la Copa Libertadores”, concluyó.