Home

Deportes

Artículo

Ivana Knoll es la sexy croata que sorprende en Catar 2022
Ivana Knoll es la sexi croata que sorprende en Catar 2022. - Foto: Tomado de Instagram knolldoll

qatar 2022

“Puedo ponerme lo que quiera”: reapareció Ivana Knoll, la sexi croata que se roba las miradas en Qatar

La aficionada ha desafiado las estrictas normas de Qatar, pero asegura que los locales aprueban su vestimenta.

Ivana Knoll se ha convertido en una de las aficionadas que más llama la atención en el marco del Mundial de Qatar 2022 por sus atrevidos atuendos, algo que desafía las normas de los cataríes.

Desde que comenzó el Mundial, las organizaciones religiosas hicieron un llamado a los turistas asistentes al encuentro futbolístico a que respetaran sus creencias y usaran la vestimenta adecuada, lo que significa usar la mayor cantidad de ropa posible.

Los hinchas han sido, en su gran mayoría, respetuosos de la norma, pues se ha dicho que quien no las cumpla podría ir a la cárcel y ser deportado.

Sin embargo, hay una aficionada de Croacia que no ha querido tomar en cuenta las normas que establecieron las autoridades cataríes y ha llegado a los estadios a alentar a su selección, usando escotes, faldas cortas y crop tops que despiertan más de un suspiro.

Ivana Knoll es una modelo y empresaria croata de 30 años que tiene una marca de trajes de baño y lencería, la cual promueve a través de sus redes sociales.

Desde un principio, la joven afirmó que llevaría algunos outfits que podrían ser mal vistos por los cataríes, pero que estaba segura de que no habría problema.

Ahora, ha asistido a los partidos de su selección, que clasificó a los octavos de final, con sexis trajes que podrían ser tildados por los cataríes como irrespetuosos.

En redes sociales, la mujer ha sido catalogada como la ‘fanática más caliente de la Copa Mundo’ y, en entrevista con TMZ Sports, afirmó que ha sido muy prudente a la hora de acatar las normas y que las mismas autoridades de Qatar le dieron el aval para usar prendas provocativas. “Los locales me confirmaron que puedo usar lo que quiera”, dijo.

Además, aseguró que la llenó de sorpresa la acogida del video que subió en vestido de baño caminando junto al mar en Qatar. “No sabía que mi video en bikini caminando junto al mar sería tan importante. Todo el país está hablando de eso. Todos me conocen aquí y vi que me aceptaron”.

Finalmente, dijo en la entrevista que no tenía temor de ser arrestada por lo que ella es y no lastima a nadie posando en bikini. ”Y si eso merece ser arrestado, luego arrestarme a mí”, finalizó.

Vale la pena recordar que existe una serie de recomendaciones para los hinchas que estén en Qatar, que tienen que ver con consumo de alcohol, sexualidad, vestimenta y comportamiento. Los visitantes presentes en el emirato (20 noviembre-18 diciembre) deberán seguir ciertas reglas al respecto.

El velo no es obligatorio para las mujeres. Lo que sí se recomienda a todos es vestir “púdicamente” en público, cubriendo de hombros a rodillas. En los edificios oficiales se aplica esta norma. En los lugares frecuentados por los expatriados y visitantes esa norma es poco respetada.

Teniendo en cuenta las temperaturas (de 15 a 30 grados) y el uso frecuente de la climatización, se recomienda llevar también ropa de abrigo.

Las relaciones sexuales por fuera del matrimonio están prohibidas en teoría, pero los servicios de salud no preguntarán a las mujeres que necesiten un tratamiento médico si están casadas o no, incluso aunque estén embarazadas.

Las embajadas recomiendan a las víctimas de agresiones sexuales contactar con los servicios consulares ante las autoridades.

A pesar de las leyes que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, la web de la tarjeta Hayya asegura que no hay “ninguna restricción” que les impide a “las parejas no casadas de sexos diferentes o a las parejas (incluyendo las LGBTQ+) alojarse en la misma habitación”.

“La vida privada en Qatar se respeta ampliamente”, destaca la embajada del Reino Unido. Avisa, sin embargo, igual que los organizadores, que las muestras de afecto en público, sin importar el sexo o la orientación sexual, “pueden ser consideradas como ofensivas”.